Secretos para hacer grandes fotos…en bici


Los ciclistas de montaña tenemos el privilegio de descubrir lugares extraordinarios no siempre al alcance de todos. Dominar la técnica de la fotografía nos ofrece la oportunidad única de plasmar en imagen la fuerza del paisaje.

No es necesario ser un profesional para hacer buenas fotografías, pero si pasar mucho tiempo con la cámara y llevarla a todos lados. Los ciclistas de montaña somos, junto con los senderistas, un ejército de fotógrafos en potencia, un colectivo sensible y apasionado que puede dejar constancia histórica y documental del paisaje, de un lugar, un pueblo o simplemente un árbol o un ecosistema en un momento determinado.

El valor que puede llegar a tener nuestras imágenes con el tiempo es incalculable. Con la bici llegamos a rincones escondidos, anclados en el tiempo donde a pie nos costaría mucho tiempo alcanzar y en bici quizás, en una mañana o un fin de semana nos adentramos en ellos.

Dejar testimonio de estos lugares y su patrimonio, es un eslabón que en un momento dado puede ser útil para investigadores, historiadores o antropólogos. Inevitablemente me viene a la mente el libro que publiqué en el año 2007, Pueblos Abandonados, los Paisajes del Olvido con el periodista Agustí Hernàndez

y que se agotó en apenas dos semanas, las fotos con las que pude ilustrar sus capítulos de pueblos que desaparecieron por completo, de gentes que emigraron y de escuelas perdidas en lo más profundo de los barrancos fueron realizadas durante mis excursiones en bici de montaña. Aquel libro no hubiese sido posible sin la información añadida de las diapositivas realizadas con una Nikon réflex, analógica, cuya incomodidad no quiero ni recordar mientras la llevaba colgada a la vez que pedaleaba. Poco práctica e incómoda, pero gracias a ella conseguí un fondo fotográfico importante, material de primera mano que ha servido para ilustrar numerosos libros.

Con unos breves y sencillos consejos podemos hacer extraordinarias fotos que serán en un futuro, un testimonio de gran valor además del grato recuerdo de excursiones inolvidables.

En primer lugar debemos llevar la cámara siempre encima. Del tamaño que más cómodo nos resulte, incluso el móvil. Una pequeña compacta es la solución ideal, sobre todo si la llevamos a mano en una funda sujeta a la mochila, tanto en la cintura como en las cintas frontales.

Lo importante es poderla sacar con rapidez sin descolgar la mochila y hacer fotos incluso sin desprenderse de la bici ni bajar de ella. Con el tamaño de las cámaras ya no hay excusa para dejarla en casa, y más si tenemos el privilegio de acceder en nuestras excursiones a lugares alejados y solitarios donde quizás no volvamos. También recordemos que aunque sea un lugar al que hayamos ido varias veces, el paisaje cambia según la época del año y por tanto, un día de lluvia, una nevada importante, o una primavera florida pueden ser irrepetibles.

En segundo lugar tengamos en cuenta la luz. En bici, y más si vamos en grupo, no podremos parar mucho tiempo porque el resto se desespera. Hay compañeros que sí lo entienden, incluso que están dispuestos a pasar, una y otra vez frente a nosotros, pero otros van más a su rollo y nos costará luego cogerlos. Por tanto, pongamos un programa automático en función de las condiciones de luz (Paisaje, Nublado, Nieve, Montaña, Movimiento, etc.) y la cámara calculara ella sola las mejores condiciones. El automático puro y duro ofrece pocas alternativas y tratará de compensar la que se supone falta de experiencia del fotógrafo haciendo fotos a velocidades altas para evitar que la imagen salga movida. En este caso si la luz es buena, quedarán bien, si es floja, seguramente saldrán con mucho ruido.

En tercer lugar, procuremos siempre tener en una foto de paisaje, una referencia humana. En este sentido busquemos la colaboración de nuestros compañeros y que se sitúen en el lugar elegido: junto a un árbol, al centro del camino, en lo alto de un collado… las imágenes de ciclistas son, en el paisaje, estéticamente perfectas. Una silueta a contraluz, de un hombre u su máquina, tiene una fuerza mágica, una integración perfecta.

En cuarto lugar y si no disponemos de elementos humanos, busquemos elementos naturales. El tronco retorcido de un árbol, una flor en primer plano, una masía abandonada, unas paredes de piedra seca o un pueblo en la lejanía. Cualquier elemento le dará fuerza al paisaje y reforzará la profundidad de campo.

En quinto y último lugar, tengamos en cuenta la composición. La distribución de los distintos elementos que forman parte de la imagen le dará vida, sensación de movimiento, estética.

No está de más recordar la regla de los tercios, en los que la imagen debemos dividirla imaginariamente en dos líneas paralelas verticales y dos líneas paralelas horizontales, y en los puntos de intersección es donde, teóricamente, deben ir los elementos principales. El ojo humano tiende a fijarse en estos tercios, superior, lateral, destacando más así las figuras. Nunca, excepto retratos, los elementos deben estar centrados. En fotos donde el horizonte se vea en la lejanía, debemos procurar que esté sobre el tercio superior, y si el cielo merece nuestra atención, en el tercio inferior.

Pero las reglas, en fotografía siempre tienen excepciones, y están para saltárselas porque lo importante es la calidad y el impacto. Si se recomienda que un elemento de perfil deba mirar hacia la parte de la foto más amplia, si se hace a la inversa, mirando hacia fuera de la foto, puede tener un impacto visual que responda a una calidad artística propia del que la crea.

Por tanto, y esta es una regla universal, la experiencia, ver y ver muchas fotos, leer libros sobre fotografía, asistir a cursos para aprender las técnicas, y hacer varias tomas de la misma imagen con distinta velocidad y obturación nos dará una mayor variedad de tonalidades y luminosidad. Un pequeño trípode de bolsillo que podamos llevar en la mochila, tampoco nos irá mal para el recuerdo de grupo o para realizar fotos en penumbra (anochecer, refugio, interior de lugares, bosques oscuros) e incluso dejar la cámara fija para captar a los ciclistas en movimiento, con velocidades bajas.

Somos, no lo olvidemos nunca, un ejército de fotógrafos en potencia y unos privilegiados por saber disfrutar de este deporte. Si conocemos las técnicas y tenemos sensibilidad, podemos llegar a la gente orgullosos de compartir parajes extraordinarios.

Texto y fotografías: José Manuel Almerich

www.almerich.net

VN:F [1.9.3_1094]
Valoracion: 0.0/5 (0 votos)
Categorías: Comunitat Valenciana, Excursiones, Grandes travesías, Lugares con encanto, Material deportivo, Nuestros protagonistas, Sugerencias y consejos
Temas: , , , ,




Comentarios

  1. 01 12 julio, 2014 | payne hicks beach marketing manager |

    It’s getting harder to keep an audiences attention online because everyone is competing for it.
    When something is free people tend to be influenced way beyond what
    makes sense. You have to treat this with the respect it deserves.
    Our approach shows that we’re proactive and prepared to help with queries It’s very satisfying when we’re able to deal
    with an issue that someone has, and they then they change from negative
    to positive. Look at their work so you will know
    how they’re doing ask them to email it to you
    if possible before posting it. Some corporate brands
    here seem to hinge non-participation in online community building on such excuses that individuals are not yet online, neither is there
    recognized consumer fora which have major convergence of shoppers online.

    And if you think the social networking trend is going away or limited in commercial applications, think again. Be
    seen to be helping people though educating and informing them.

    Understanding the each side of social media promotes a responsible use of
    social networking sites. Schedule time to attend Chamber of
    Commerce functions, attend trade shows, go to networking or mastermind
    group meetings, join appropriate professional organizations, and get involved in civic groups in your community.

    VA:F [1.9.3_1094]
    Rating: 0 (from 0 votos)



Comentarios

Puedes utilizar las etiquetas más habituales de XHTML en tu comentario.

Formulario para comentar

Loguearme con Facebook

Nombre
Email (no será publicado)
Sitio web
Comentario

Suscribirse a la los comentarios (recibirás un mail cada vez que alguien responda).


Suscripción

Suscripción RSS - Icono RSS Suscribirse RSS / Feed

Suscríbete a través de tu dirección de correo electrónico.

José Manuel Almerich

José Manuel AlmerichEscritor, geógrafo y ciclista de montaña, José Manuel Almerich es un apasionado de la bicicleta por caminos forestales y divulgador por naturaleza del patrimonio rural valenciano. Viajero incansable, ha publicado [...]

leer más