El amigo Irlandés


Un viaje en bici por las masías solitarias de Morella

Gerald es un buen amigo de origen irlandés. Desde muy joven había abandonado su país en busca de mejores condiciones de vida. Llegó a España y, como tantos otros vecinos del norte, se afincó en La Marina como profesor de ingles. Sus salidas en bici siempre se habían limitado a pasear por Les Rotes, con el cálido sol mediterráneo y la brisa del mar como aliados en sus excursiones. Fue a mediados de febrero cuando decidimos recorrer durante varios dias la comarca dels Ports. Necesitaba completar información para mi próximo libro cuyo trabajo de campo resultaba imprescindible y completar además, una serie de fotografias en las distintas estaciones del año.

IMG_9884

La primera noche la pasamos junto al fuego que Miquel, el masover del Ermitori, nos había preparado. El Santuari de la Mare de Deu de la Font era tan austero que el saco de dormir sobre las frias losas no era suficientemente cálido para pasar de una forma confortable la noche. A la mañana siguiente un cielo gris plomizo cubría las montañas y barrancos que rodean el santuario. No era precisamente una invitación a conocerlos sobre una bici pero, a pesar de todo partimos hacia la Llacova. Al llegar a la solitaria aldea comenzó la lluvia. Bien protegidos con impermeables decidimos continuar hacia el Muixacre bordeando la mola de Fustés. La niebla se extendía como un espeso manto a medida que ganábamos altura y el frio era tan intenso que apenas nos quedaba fuerza para agarrar el manillar. Gerald murmuraba quejas en gaélico y yo prefería ignorar sus pensamientos. Tras algunas horas de esfuerzo, más por las condiciones que por el desnivel y con la única orientación del sonido de las vacas que pastaban dispersas, comienzo a dudar. No hay pérdida posible -me repito a mi mismo-, no hay más opción que seguir. El mas del Muixacre debe quedar muy cerca según mis cálculos pero no hay forma de verlo.

Photo02_2A

Continuamos empujando la bici sobre el barro hasta que el ladrido de unos perros me tranquilizan. La aparición repentina del viejo mas entre la niebla despeja mis dudas y supone un alivio para Gerald que comenzaba a desconfiar. Una veintena de gatos se esconden al vernos llegar y una pequeña con la cara sucia nos mira sorprendida. Los últimos masoveros dels Ports conservan todavía la hospitalidad heredada tras siglos y siglos de rogativas y peregrinaciones. Es la soledad de las masias y su ubicación lo que mas impresiona al viajero cuando recorres estas montañas. Me asaltan a la mente las palabras que una noche escribí en mi cuaderno de viajes mientras cruzaba en bici el Alto Atlas “ cuando lleguéis a alguna de las tantas y tantas masias abandonadas, orientadas al sol de medio dia, colgadas al vacío en las laderas de algún barranco casi inaccesible donde el bosque ha recubierto de nuevo los bancales, y no encontréis explicación a como pudieron subsistir allí sus habitantes, preguntad a los pastores del Achal N’Deram. Aunque nos cueste creerlo la vida allí, en el Maestrat, Els Ports o la Vall de Gallinera también fue algún dia muy intensa. Aquí, en estos poblados beréberes anclados en la historia he aprendido como sería la vida en el interior valenciano hasta su completo abandono, y como vivían aprovechando los escasos recursos que las altas y frias tierras del interior les eran capaces de dar”

Vilafranca 017
Tras agradecer su amabilidad continuamos hacia la vega de Torre Segura. El camino hacia Els Llivis ya no planteó problemas pero el frio y el cansancio hizo que apenas pudiesemos hablar. Ni en Irlanda -siguió protestando Gerald- hace tanto frio como aquí.
Muelas uniformes encierran la vega del Moll. Dejan entrever un paisaje hecho por, y para el hombre, un paisaje humanizado salpicado de masias, rodeadas de robles y carrascas en plena recuperación. Cruzamos a buen ritmo el rio Caldés y tras pasar junto a Sant Pere ascendemos hacia la sierra del Aguila. Dudo que algún dia se le borre a Gerald de la memoria la imagen de Morella cuando la vio por primera vez desde lo alto de la cuesta del Bosc. Su imponente ubicación y la elegancia de sus murallas cubiertas en parte por la nieve encierran una parte importante de nuestra historia y descubrirla es como retroceder en el tiempo.

Vilafranca 002

Trato de convencer a Gerald, mientras cenamos en el Cardenal Ram ,como no podía ser menos tras el esfuerzo, que recorrer estas montañas sin prisa y descubrir en soledad este paisaje duro y difícil, a veces hostil, con sus aldeas, santuarios y masias todavía con vida, es una satisfacción indescriptible y culturalmente, enriquecedora. Que si existe algún lugar donde el hombre y el medio, la historia y el paisaje se conjugan con más fuerza, es la comarca dels Ports. Y que no olvide que estas montañas, aunque no lo parezcan, también forman parte del Mediterráneo.

Els Llivis Morella 002
El Irlandés no ha vuelto nunca más a acompañarme en bici por nuestras montañas. Mi relación con él sigue siendo como antes, largas conversaciones en inglés mientras saboreamos una Guinness y escuchamos música celta. Recuerdas -me comenta a menudo- aquel viaje. Jamás olvidaré aquel inmenso lugar que me trajo a la mente imágenes de mi tierra; campos abandonados, niebla, casas dispersas y largos muros de piedra en seco delimitando los pastos. Es curioso -pienso- els Ports también es una isla, una isla cultural y etnográfica en los confines de un mundo rural que va desapareciendo. Hace setenta millones de años también tuvo mar y al igual que en la vieja Irlanda, la emigración ha sido una constante en su forma de vida.

Texto y fotografías: José Manuel Almerich

Del libro “Sin Brújula y sin Prisa. Crónicas de viaje por un paisaje cercano“.

VN:F [1.9.3_1094]
Valoracion: 0.0/5 (0 votos)
Categorías: Comunitat Valenciana, Excursiones, Grandes travesías, Lugares con encanto, Nuestros protagonistas
Temas: , , , ,




Comentarios

  1. 01 19 diciembre, 2014 | Noah Jenkins |

    I returned from twitter well done on an outstanding social media campaign

    VA:F [1.9.3_1094]
    Rating: 0 (from 0 votos)



Comentarios

Puedes utilizar las etiquetas más habituales de XHTML en tu comentario.

Formulario para comentar

Loguearme con Facebook

Nombre
Email (no será publicado)
Sitio web
Comentario

Suscribirse a la los comentarios (recibirás un mail cada vez que alguien responda).


Suscripción

Suscripción RSS - Icono RSS Suscribirse RSS / Feed

Suscríbete a través de tu dirección de correo electrónico.

José Manuel Almerich

José Manuel AlmerichEscritor, geógrafo y ciclista de montaña, José Manuel Almerich es un apasionado de la bicicleta por caminos forestales y divulgador por naturaleza del patrimonio rural valenciano. Viajero incansable, ha publicado [...]

leer más