El calor, nuestro principal enemigo


El calor y el viento son los principales enemigos del ciclista. Evitar salir en estas condiciones es la mejor recomendación posible.

Según la mayor parte de los estudios científicos, la temperatura óptima para practicar cualquier deporte aerodinámico al aire libre estaría en torno a los 10,5 grados centígrados. El ciclismo y el running son los deportes habituales en los que más aumentamos la temperatura corporal, por eso para mantener la temperatura estable a 37 grados mientras practicamos la bicicleta, es necesario tener estos mínimos. Por supuesto podemos salir a una temperatura más elevada, pero en ningún caso debe sobrepasar los 35 grados y en estos casos con muchas precauciones

Estas condiciones son casi imposibles de mantener en nuestro territorio, excepto en algunas franjas horarias (por la mañana temprano o al caer la tarde) y en las zonas de interior a partir de mil metros, pero algunos deportistas se atreven a salir en momentos de mucho calor y hay veces que esto puede tener consecuencias serias. Por ejemplo, estos días que hemos alcanzado temperaturas muy altas, los síntomas que pueden ocurrir son agotamiento, calambres por la pérdida de electrolitos, síncope de calor, y lo que es más grave, un golpe de calor. Mientras en el síncope podemos recuperarnos con cierta rapidez buscando un lugar fresco, aireado y con una buena hidratación, en caso de un golpe de calor, puede peligrar nuestra vida porque eso significa que la temperatura de nuestro cuerpo ha sobrepasado los cuarenta grados y esto puede llegar a dañar los órganos vitales y precisar, con carácter de urgencia, hospitalización.

bici-derretida
Por eso, podemos daros una serie de consejos para pedalear con calor, aunque sigo insistiendo que lo mejor en los días que el mercurio sobrepasa los treinta o treinta y cinco grados, lo más prudente es quedarse en casa.
En primer lugar, debemos llevar el equipo adecuado, ropa de colores claros y tejidos transpirables, además de utilizar casco que nos mantendrá aislados, reducirá la temperatura corporal al menos en dos grados, evitará insolaciones y por supuesto, nos protegerá la cabeza en caso de accidente. En segundo lugar utilizar a discreción crema solar con un elevado factor de protección y llevar siempre puestas las gafas de sol.

11667512_720560448066829_849661103563456310_n

En tercer lugar, y esto lo hemos apuntado antes, salir por la mañana temprano, o por la tarde. En cuarto lugar, evitar las zonas más calurosas y los barrancos donde no hay corriente de aire. En quinto lugar, hidratarse antes, durante y después de la salida. El Camelback es la mejor solución porque podemos beber a sorbos durante la marcha sin necesidad de detenernos, y además de la capacidad para un par de litros, podemos introducir cubitos de hielo y llevarlo en la mochila. El bidón es del todo insuficiente y el agua se calienta con mucha rapidez. En sexto lugar evitemos subidas prolongadas, competitividad con los compañeros por encima de nuestras posibilidades, y elegir rutas que exijan el menor esfuerzo posible, a fin de no sudar en exceso provocando transpiraciones innecesarias o evitar generar más calor del que podamos sudar. Y por último, no hacer comidas pesadas que aumentarían el calor corporal y llevar barritas energéticas, frutos secos o alguna pieza de fruta fresca que podemos consumir sobre la marcha y evitará las temidas pájaras.

11665703_720560471400160_6655648755257107547_n
Y si aún a pesar del calor decides salir, al menos planifica la ruta saliendo mas temprano o con más tiempo, dejando para el final, las pendientes en descenso. Pero si ocurre y alguien se ve afectado por un síncope de calor, hay que llevarle a la sombra o a algún lugar fresco, y trataremos de bajarle la temperatura corporal con paños húmedos, mojarle con agua que no esté fría y pasado un rato, hacer que beba agua con moderación o que ingiriese algún tipo de alimentos salados.

11707850_720560484733492_1552363079481258791_n
En la Comunitat Valenciana podemos practicar ciclismo durante todo el año, pero hay algunos días del verano que lo mejor es quedarse en casa o pasarlo si se puede, junto al mar o en la piscina.

d37feed1ae279f046c0f6a70670012af
Las bicicletas no siempre son para el verano. Tradicionalmente se han asociado a los días de vacaciones en el pueblo o junto con nuestros amigos cuando éramos niños, pero el uso de la bicicleta hoy en día, bien como medio de transporte, o bien como actividad deportiva, pueden no ser compatibles con las altas temperaturas.

Texto: José Manuel Almerich
Fotos: Todomountainbike.es, la Verdad, Angel Vives y José Manuel Almerich

VN:F [1.9.3_1094]
Valoracion: 0.0/5 (0 votos)
Categorías: Comunitat Valenciana, Material deportivo, Sugerencias y consejos
Temas: , , ,




Comentarios

  1. 01 8 julio, 2015 | El calor, nuestro principal enemigo |

    […] El calor, nuestro principal enemigo […]



Comentarios

Puedes utilizar las etiquetas más habituales de XHTML en tu comentario.

Formulario para comentar

Loguearme con Facebook

Nombre
Email (no será publicado)
Sitio web
Comentario

Suscribirse a la los comentarios (recibirás un mail cada vez que alguien responda).


Suscripción

Suscripción RSS - Icono RSS Suscribirse RSS / Feed

Suscríbete a través de tu dirección de correo electrónico.

José Manuel Almerich

José Manuel AlmerichEscritor, geógrafo y ciclista de montaña, José Manuel Almerich es un apasionado de la bicicleta por caminos forestales y divulgador por naturaleza del patrimonio rural valenciano. Viajero incansable, ha publicado [...]

leer más