Prefiero subir…


Subir o sufir, como disfrutar en las subidas

Yo prefiero sufrir. Me repongo en la montaña y busco las cuestas para disfrutar del dolor. Eso para mí es el ciclismo. Cuando comenzamos un puerto, una cuesta interminable, una subida larga y prolongada, hemos de armarnos de valor y de paciencia. Y no me refiero a los repechos que son frecuentes en cualquier salida, sino a esas subidas que hay que llegar y sabemos que nos van a llevar tiempo. Y más que estar en forma, es una actitud mental. Si la vertiente no es tan brutal que nos obligue a bajar de la bici, los consejos para afrontarlas pasan todos por nuestra cabeza y la actitud frente a ella. A veces la montaña es más mayor de lo que parece, y a veces, y esto ocurre con frecuencia en la montaña valenciana, es menos de lo que aparenta y estamos arriba antes de lo pensando.

WEBP1000923
En primer lugar debemos tener más información y saber sobre todo, cuantos kilómetros de subida tenemos. En el peor de los casos bajaremos de la bici e iremos a pie. Así hemos de calcular de cuatro a cinco kilómetros a la hora si vamos junto a la bici. Sobre unos seis si vamos sobre ella, pero este no será e, cuenta así, cuatro o cinco kilómetros a la hora si arrastramos la bici, pero este no será el caso por lo general. Si no tenemos información previa, podemos calcularlo si vemos la altura del collado o de la cumbre, en función de nuestro avance. En las montañas mediterráneas es raro que una subida prolongada tenga más de doce o catorce kilómetros.

mod08061520088

Una vez frente a la cuesta, respira hondo, sonríe y prepararte para disfrutar. En las subidas también puedes disfrutar, y mucho, del deporte de la bici. Fíjate en el paisaje, y olvídate del esfuerzo. Verás como todo cambia y como gana en intensidad y variedad. Con la altura la vegetación también es diferente, y los panoramas se van abriendo cada vez más. Si vamos por bosque, disfrutemos de la sombra y la frescura de los árboles.
Piensa en todo lo que te venga a la cabeza, menos en la pendiente. Deja que afluyan como golpes de pedal todo los pensamientos que te lleguen pero descarta los pensamientos negativos, si nos viene a la mente algún problema, lo notaremos inmediatamente en el rendimiento y nos cansaremos más.

14122009520528web

Haz caso a lo que te pida el cuerpo menos parar. Bebe, tómate alguna barrita, cambia de postura los brazos, levántate de la bici y estira las piernas, mueve la cabeza, relájate en la medida de lo posible sin parar de pedalear.

Busca una cadencia adecuada. Ni muy duras las piernas, ni muy flojas. El músculo debe ir pedaleando sin excesiva dureza pero con un puntito de resistencia para que se note el esfuerzo. Es más corazón y respiración que músculo. A no ser que tengamos unas piernas de profesional, el excesivo cargo sobre las piernas nos agotará y podrá producirnos alguna lesión sobre todo si no hemos calentado antes

Ten siempre la cabeza fría, con un objetivo claro y único.

Lo vamos a conseguir

VN:F [1.9.3_1094]
Valoracion: 0.0/5 (0 votos)
Categorías: Comunitat Valenciana, Excursiones, Material deportivo, Sugerencias y consejos
Temas: , ,




Comentarios


Comentarios

Puedes utilizar las etiquetas más habituales de XHTML en tu comentario.

Formulario para comentar

Loguearme con Facebook

Nombre
Email (no será publicado)
Sitio web
Comentario

Suscribirse a la los comentarios (recibirás un mail cada vez que alguien responda).


Suscripción

Suscripción RSS - Icono RSS Suscribirse RSS / Feed

Suscríbete a través de tu dirección de correo electrónico.

José Manuel Almerich

José Manuel AlmerichEscritor, geógrafo y ciclista de montaña, José Manuel Almerich es un apasionado de la bicicleta por caminos forestales y divulgador por naturaleza del patrimonio rural valenciano. Viajero incansable, ha publicado [...]

leer más