La olivera del Diluvi


Bosques, fincas y árboles milenarios bajo la sombra de Torrecarrals

Entre los términos municipales de Ondara, Dénia y el Verger, se abre un paisaje agrícola tapizado de naranjos, colinas cubiertas de bosques, casas de campo de porte señorial y mansiones que dominan fincas inmensas salpicadas de palmeras. Es la otra cara del mar, la que tuvo su origen en las villas rústicas romanas y se convirtieron, con los siglos, en tierras cultivadas cuyos propietarios heredaron de aquellos nobles que acompañaron a los monarcas cristianos en la conquista del Reino Taifa de Dénia.

WEBDSC_0405

La abundancia de agua hizo posible el milagro, y ríos como el de la Alberca, junto con los manantiales surgen de la Marjal de Pego, así como los barrancos de Gallinera y Vall d’Ebo, permiten el regadío de estas tierras, antaño de secano. El desnivel respecto al mar hace que algunas de estas mansiones de corte modernista, tengan una situación privilegiada a estar elevadas sobre el resto del territorio y disfruten de unas vistas definidas por las siluetas de Segària, el Montgó y la sierra de la Solana en Pedreguer. También los amplios valles de la Rectoría y Laguar, se elevan progresivamente hacia poniente mientras que hacia el este, son una prolongación aluvial ganada al Mediterráneo a lo largo de milenios, un paisaje marinero con aromas de romero y azahar.

WEBDSC_0455

Cuenta la tradición que la olivera del Diluvi, entre el Riu de la Alberca y Torrecarrals, sobrevivió al diluvio universal, y de ahí su nombre. No sabemos si en él se refugiaron las últimas aves de Noé, pero lo que sí es cierto es que este árbol centenario ya estaba en pie cuando Jaime I conquistó el Reino Taifa de Dénia.

WEBDSC_0461

Junto al antiguo camino de Alfafara, en un delicioso rincón muy cerca de la casa fortificada de Torrecarrals, este ejemplar de olivo tiene una altura de casi diez metros y un tronco cuyo diámetro alcanza el metro y medio. Por su antigüedad es un árbol único en Dénia y su tronco, retorcido por la fuerza de la supervivencia, presenta un gran hueco central, con dos ramas que impresionan por su aspereza y rugosidad.

WEBDSC_0457

Torrecarrals es una torre vigía protectora que veló, durante siglos también, por los campesinos de Ondara y el Verger cuando peligraban sus vidas por los ataques de piratas y corsarios que asediaban los pueblos cercanos al mar. Adosada a una casa fortificada, levantada entre los siglos XVI y XVII, sirvió de refugio también a las revueltas sociales. Su ubicación estratégica permitía la vigilancia de una gran amplitud de territorio, desde la costa hasta Segària.

WEBDSC_0401

El conjunto arquitectónico se compone además de una pequeña capilla con campanario y arco de medio punto construido en piedra tosca sobre pilares de ladrillo. En la actualidad forman parte de una gran finca agrícola y en uno de sus laterales también puede observarse un almez enormes proporciones. Este mismo camino de tierra que bordea la propiedad, nos lleva en suave descenso hacia la Mota, el último retazo de bosque autóctono mediterráneo que se conserva, como una isla verde en un mar de naranjales.

WEBDSC_0477

Nuestra propuesta para recorrer este precioso paisaje rural parte del Hotel Port Dénia, junto a la Marineta Cassiana y al comienzo de les Rotes, aunque podemos comenzar la excursión desde el inicio de la Vía Verde, la plataforma acondicionada del antiguo trenet de Carcaxent-Dénia. Justo en el comienzo de la Vía Verde, seguiremos por el Antiguo Camino a Pego, una estrecha carretera asfaltada que se adentra entre fincas rurales y grandes mansiones que quedan a un lado y otro del viejo camino.

WEBDSC_0414

Pronto nos desviaremos hacia la izquierda para seguir por el Assagador de San Pere, una antigua vía pecuaria que asciende en ligero ascenso y que toma claramente dirección sur para pasar junto a un conjunto de viviendas chalets junto a lo que fue la vereda.

WEBDSC_0421

Llegaremos al Hotel Buenavista, una tradicional casa solariega de finales del S.XIX que se levanta sobre una pequeña colina y que tiene unas vistas magníficas y frondosos jardines con olivos, pinos y algarrobos, donde se celebran eventos de cierto nivel. Desde aquí ahora seguiremos un corto tramo por la carretera CV-724 que viene de la Xara y Pedreguer y se dirige hacia el camino de Gandía y Els Poblets, para seguir por el camino de Alfafara. Es un delicioso tramo que nos lleva finalmente a Torrecarrals y la Olivera del Diluvi. Un pequeño circular nos permitirá cruzar el rio de la Alberca y tras rodear la casa fortificada, seguiremos en dirección hacia Dénia y les Marines para enlazar con la Vía Verde y volver por ella de nuevo a Dénia

WBDSC_0408

Una sencilla excursión en bicicleta, apta para todos los públicos, que nos permitirá descubrir deliciosos rincones y casas solariegas en un entorno único. Una geografía donde se mezcla la historia y la naturaleza transformada y adaptada por el hombre a lo largo de los siglos.

WEBDSC_0426

Texto y fotografías: José Manuel Almerich

                                                           Ver ruta completa

Sin título-1

VN:F [1.9.3_1094]
Valoracion: 4.0/5 (1 voto)
La olivera del Diluvi, 4.0 out of 5 based on 1 rating
Categorías: Comunitat Valenciana, Excursiones, Lugares con encanto
Temas: , , , ,




Comentarios

  1. 01 29 julio, 2017 | Pedro |

    Se podría mejorar la ubicación de la ruta,gracias

    VA:F [1.9.3_1094]
    Rating: 0 (from 0 votos)



Comentarios

Puedes utilizar las etiquetas más habituales de XHTML en tu comentario.

Formulario para comentar

Loguearme con Facebook

Nombre
Email (no será publicado)
Sitio web
Comentario

Suscribirse a la los comentarios (recibirás un mail cada vez que alguien responda).


Suscripción

Suscripción RSS - Icono RSS Suscribirse RSS / Feed

Suscríbete a través de tu dirección de correo electrónico.

José Manuel Almerich

José Manuel AlmerichEscritor, geógrafo y ciclista de montaña, José Manuel Almerich es un apasionado de la bicicleta por caminos forestales y divulgador por naturaleza del patrimonio rural valenciano. Viajero incansable, ha publicado [...]

leer más