Gordas, gordas. Un nuevo concepto de bicicleta


Desarrolladas en los años ochenta, la bicicleta de ruedas gordas ha entrado con fuerza en el mercado

No hay lógica que valga, estas bicicletas diseñadas en los años 80, dan la sensación de desplazarse sobre una alfombra mágica. No se trata de correr, sino de divertirse, de pedalear sobre las hojas en otoño, sobre la nieve recién caída, o circular por la misma orilla de la playa. Un placer como pocos sobre terrenos inestables, aunque por terreno liso no se nota apenas la diferencia con una bicicleta de montaña de montaña normal, ya que la huella de una rueda ancha es más transversal, ofreciendo menos resistencia a la rodadura. De hecho, la superficie de la cubierta que toca el asfalto es la misma porque depende del peso sobre la rueda dividido entre la presión de aire.

11071207_768478639902691_377673862_o

Si el terreno está en malas condiciones, las ruedas gordas son la mejor solución pero eso sí, este concepto de bicicleta es para tenerlo como alternativa divertida, y contar además con una bicicleta normal. De hecho no llevan ningún tipo de suspensión, sólo el aire a baja presión actúa como amortiguador del cuadro. En cuanto la pruebas, te das cuenta inmediatamente que las ruedas absorben todas las vibraciones, y a veces incluso, más que una horquilla de calidad media en bicicleta de ruedas finas.

KHS-159-ATB5000_02_LOW

Las fat bikes, también denominadas wide tire bikes o winter bikes aparecen por primera vez como concepto en el año 1900, pero las primeras fat bikes son desarrolladas técnicamente en la década de los ochenta. El primer modelo de bicicleta moderna de este tipo fue diseñada por el ciclista francés Jean Naud, y logró hacer la travesía desde Zinder, en Nigeria, hasta Tamanrasset en Argelia. En 1986 cruzó el Sahara utilizando neumáticos Michelin. También algunos mecánicos de Alaska construyeron por aquel entonces otro prototipo, a la vez que en Nuevo Méjico se utilizaron neumáticos de 3,5. Allí se utilizaron por parte de una empresa para viajar por las interminables playas del sudoeste mejicano entre dunas, arena y pequeños ríos que desembocaban en la orilla del mar. El fabricante de bicis en Alaska, Mark Gronewald se encontró con el mejicano Ray Molina en la feria de Interbici y, adaptando los neumáticos de Ray, comenzaron a utilizarse sobre la nieve.

Asset_261855

La fuerza con la que se ha introducido esta nueva tendencia de bicicletas gordas es algo que ha sorprendido hasta los fabricantes mas escéepticos. Jamás imaginaban que una bicicleta que se diseñó para transitar por la nieve y la arena, fuese a globalizarse tanto. Hoy, las grandes marcas como Specialized o Trek ya la fabrican y apoyándose en la multitud de puntos de venta que poseen, la han comercializado por todo el mundo.

WEB3DSC_0373

Quizás la razón del éxito ha sido la versatilidad de su utilización, ya que funcionan igual sobre la nieve, que en barro, arenales o playas con dunas. También su originalidad atrae a muchos seguidores como una opción mas en nuestro deporte.

En cuanto la pruebas, te das cuenta que el balón de la cubierta te permite tomar curvas muy pegadas y tumbarse hasta donde la prudencia te lleve. Dicen que son muy divertidas, e incluso más rápidas en la carretera, ya que en una pendiente llana, la rueda de 29”avanza más rápido que una de 26”.

11065149_768478709902684_421404771_o

El peso puede rondar entre 13 y 15 kg y en contra de lo que parece, el comportamiento es ágil, respondiendo con rapidez al golpe de pedal. Aunque las ruedas absorben perfectamente los baches, al no llevar horquilla hay que ir con cuidado puesto que se castigan mucho los brazos, por eso se recomienda llevar unos puños de espuma y reducir la presión de los neumáticos. También se recomienda utilizar tubeless ya que sólo las cámaras puden pesar cada una medio kilogramo, así la podemos bajar de peso, además de olvidarnos de los pinchazos.

trek-farley-fat-bike-review-and-riding-action01

En fin, una bicicleta para divertirse, como hemos dicho al principio, y no para correr ni competir. No puede encajarse, de momento, en ninguna especialidad deportiva concreta, pero podrás estar en todas y llamar la atención. Un paseo por la nieve, o una gran travesía siguiendo la línea de playa, así como los bosques húmedos del norte e interior de Castellón, son el escenario privilegiado donde podremos adentrarnos, siempre con respeto, con esta nueva modalidad de bicicleta.

Texto: José Manuel Almerich, Fotos: ruedasgordas.es, José Manuel Almerich

VN:F [1.9.3_1094]
Valoracion: 0.0/5 (0 votos)
Categorías: Comunitat Valenciana, Material deportivo, Noticias
Temas: , ,




Comentarios


Comentarios

Puedes utilizar las etiquetas más habituales de XHTML en tu comentario.

Formulario para comentar

Loguearme con Facebook

Nombre
Email (no será publicado)
Sitio web
Comentario

Suscribirse a la los comentarios (recibirás un mail cada vez que alguien responda).


Suscripción

Suscripción RSS - Icono RSS Suscribirse RSS / Feed

Suscríbete a través de tu dirección de correo electrónico.

José Manuel Almerich

José Manuel AlmerichEscritor, geógrafo y ciclista de montaña, José Manuel Almerich es un apasionado de la bicicleta por caminos forestales y divulgador por naturaleza del patrimonio rural valenciano. Viajero incansable, ha publicado [...]

leer más