El camino del Faro


OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Corta pero intensa excursión en bici por el antiguo camino al faro desde la playa de l’Albir

Hace más de cien mil años, cuando el nivel del mar estaba más bajo que el actual, comenzaron a formarse en la Serra Gelada las dunas fósiles rampantes, fenómeno geológico consideradas como de las mayores del mundo.

webMAPADERUTASerra GeladaLas dunas rampantes de la Serra Gelada están consideradas como de las mayores del mundo

Durante la última glaciación, un gran volumen de agua en forma de hielo se acumuló en los continentes, tanto en forma de glaciares, como en los círculos polares. Los fondos marinos cercanos a la costa eran entonces grandes extensiones de arena que, transportada por el viento, se iba acumulando en las bases de los acantilados. Así, la fuerza del viento y la erosión las fueron compactando y empujando hacia arriba, formando dunas trepadoras que ascendían por las paredes de las montañas.

WEBDSC_0743 - copiaEnsenada donde se embarcaba el mineral de ocre

Este singular fenómeno geológico, que alcanza en los acantilados de la Serra Gelada los doscientos metros de altura sobre el nivel del mar, cuyas arenas fosilizadas se denominan “eolianitas”,  puede observarse desde el mar, al igual que las  minas de ocre, el embarcadero abandonado y el antiguo camino al faro del Albir o la Punta Bombarda, durante una corta pero intensa excursión a pie o en bici desde la playa del Albir, en Alfaç del Pi.

WEBDSC_0728 - copiaEntrada al Parque Natural. Alfaç del Pi

La excursión en bici parte desde el final del paseo de la playa del Albir, en ascenso hacia la entrada al Parque Natural, por la calle del camino del Faro, hasta adentrarnos por ese mismo camino entre vegetación mediterránea, calas y acantilados junto al mar. El recorrido apenas tiene seis kilómetros entre ida y vuelta, pero durante el recorrido podremos disfrutar de un entorno único, un paisaje donde se funden mar y montaña, con vistas a la bahía de Altea que queda enmarcada entre el Penyal d’Ifach, la sierra del Mascarat, la sierra de Bernia y la propia Serra Gelada donde nos encontramos.

WEBDSC_0749 - copiaUno de los miradores antes de llegar al faro

A lo largo del camino del Faro tendremos una serie de miradores, tanto hacia la vertiente norte como hacia las vertientes sur y este. Una serie de paneles informativos nos indican los puntos de interés entre los que destacan las minas de ocre, explotadas hasta los años cincuenta, el antiguo fondeadero donde cargaban el mineral, junto con los restos de las casas de los mineros, el capataz del negocio y un aljibe donde se recogía el agua de lluvia para su almacenamiento. De este mismo aljibe se nutría también el farero que pasaba sus días al cargo del funcionamiento del faro y su vigilancia, puesto que era un cargo de gran responsabilidad.

webDSC_0886 - copiaFaro de l’Albir, pozo y patio interior

Una vez llegamos al final del camino, y tras rebasar una puerta metálica,  accedemos el recinto del Faro cuyas instalaciones han sido acondicionadas como un centro de interpretación. En su interior podemos visitar dos salas, así como el patio central. Una de las salas, la vivienda del farero, donde se ubicaba la cocina, el comedor y su escritorio, está decorada con fotos antiguas algunas de ellas muy curiosas, de la vida cotidiana del farero y su familia, así como una imagen donde se observa una cría de foca monje capturada en la playa. Esta especie era frecuente hasta mediados del siglo XX en la Serra Gelada y en algunas áreas marítimas como la Isla de Tabarca.

WEBDSC_0736 - copiaCala y antiguo embarcadero

En la segunda sala, dedicada al Parque Natural podemos ver en fotografías actuales y de gran tamaño, las especies submarinas, la vegetación y sobre todo la geología donde se puede observar con detalle, en imágenes aéreas, el fenómeno geológico de las dunas  rampantes. En los alrededores del faro, con impresionantes vistas sobre el mar abierto y los acantilados, también suelen verse con frecuencia delfines mulares que acuden, a buscar comida, a las piscifactorías de lubinas y doradas que están en mitad del mar.

WEBDSC_0733 - copiaVista de la sierra de Bernia, el Mascarat i el Peñón de Ifach

La vuelta es por el mismo camino, un sendero hoy amplio y asfaltado, pero que hasta hace apenas una décadas era un camino peligroso y donde su acceso sólo era posible bordeando los acantilados y la carga para el suministro del faro era llevada a lomos de mulas. En la sala de exposiciones puede verse una carta a la Comandancia de Marina, informando del peligro del trayecto y de algunos accidentes acaecidos.

WEBDSC_0739 - copiaIdeal para realizarla en familia

Hoy es un privilegio rodar en bici por este camino, disfrutar del sol y del viento en un entorno mediterráneo por los cuatro costados. Una ruta sencilla, ideal para realizarla con niños, donde interpretar como fue la vida en este rincón del litoral valenciano, una fusión de mar y montaña que el hombre supo, en perfecto equilibrio, explotar sus recursos sin alterar el paisaje.

webRuta del AlbirVista aérea del recorrido hasta el faro de l’Albir

Texto y fotografías: José Manuel Almerich/Vistas aéreas por Google Earth

VN:F [1.9.3_1094]
Valoracion: 0.0/5 (0 votos)
Categorías: Comunitat Valenciana, Excursiones, Lugares con encanto
Temas: , , ,




Comentarios


Comentarios

Puedes utilizar las etiquetas más habituales de XHTML en tu comentario.

Formulario para comentar

Loguearme con Facebook

Nombre
Email (no será publicado)
Sitio web
Comentario

Suscribirse a la los comentarios (recibirás un mail cada vez que alguien responda).


Suscripción

Suscripción RSS - Icono RSS Suscribirse RSS / Feed

Suscríbete a través de tu dirección de correo electrónico.

José Manuel Almerich

José Manuel AlmerichEscritor, geógrafo y ciclista de montaña, José Manuel Almerich es un apasionado de la bicicleta por caminos forestales y divulgador por naturaleza del patrimonio rural valenciano. Viajero incansable, ha publicado [...]

leer más