Primeros auxilios en BTT (II Parte)


Consejos sobre como actuar en caso de accidente en Mountain Bike

Tanto si pensamos que va a llegar pronto la ayuda como si no, hay algunas medidas que podemos aplicar. En caso de heridas leves primero las lavaremos con abundante agua o suero fisiológico si tenemos, intentando arrastrar la suciedad de dentro a fuera. Protegeremos la herida con gasas pero si la herida es mayor, deberemos ejercer presión para detener la hemorragia y la iremos envolviendo con gasas, sin retirar nunca las gasas empapadas, hasta que ésta deje de sangrar. En cuanto volvamos debemos ir a un centro médico para su cura definitiva, si hay necesidad de puntos, y la valoración por parte del médico de la vacuna antitetánica.

 Photo19_18

Si se trata de fracturas, la rotura de clavícula suele ser la más frecuente en los ciclistas de montaña, sobre todo porque solemos caer sobre los hombros. En este caso sentaremos al herido y si el accidentado tiene mareos, lo tumbaremos. Evitaremos los movimientos innecesarios haciendo un cabestrillo con vendas. Si no disponemos de ella se puede hacer con la propia ropa del accidentado o incluso con una cámara de repuesto. El objetivo es que mueva el brazo lo menos posible. En cuanto se pueda, hay que trasladarlo a un centro sanitario lo más rápido posible.

728px-843627-14-1

En caso de fractura de muñeca el accidentado deberá estar en una posición cómoda y le quitaremos lo que pueda llevar como los guantes, anillos o reloj. Mientras no llega la ayuda, se puede intentar una inmovilización transitoria en la posición más cómoda y menos dolorosa para el herido. Intentaremos acolchar el interior y encima pondremos algo rígido como una rama o el mismo bombín de la bici para sujetar la continuación con una venda sin apretar demasiado. La muñeca deberá estar en posición superior al nivel del corazón para evitar la inflamación y disminuir el sangrado hasta que reciba la atención sanitaria.

34-inmovilizar-i-15-638

Ante un traumatismo de cráneo no hay que mover a la víctima hasta que llegue la ayuda, si está consciente, convencerle de que no se mueva. Por ello nunca retiraremos el casco a no ser que sea necesario para realizar maniobras de reanimación. En algunos casos, y si está tumbado boca arriba, podremos alinear el cuello con la columna y estabilizarlo con objetos blandos y pesados como mochilas a ambos lados que restrinjan sus movimientos hasta que llegue la ayuda.

En muchas ocasiones nos indican los pasos a seguir por teléfono hasta que vengan al rescate, pero como premisa principal no hay que hacer nada que no sepamos puesto que podemos empeorar la situación.

13062011 338

Una vez más recordemos que la prudencia es la mejor vacuna contra los accidentes. Adecuar nuestra velocidad al entorno, bajar de la bici si es necesario ante un descenso en mal estado, entrenar con frecuencia y disponer siempre de la forma física necesaria nos hará controlar mejor las situaciones. Tampoco confiarnos en exceso porque a veces esto también es motivo de accidentes, muchos de ellos se dan en los lugares más conocidos y a cercanos que es donde menos precauciones tomamos, como salir una tarde a dar una vuelta sin casco, no coger el material necesario como el botiquín o las herramientas, no llevar ropa de abrigo, elementos que sí que tenemos en cuenta en los lugares más largos y alejados.

maxresdefault

Y ya como último consejo, evitar salir en solitario. A mi mejor amigo, con el que he recorrido el territorio valenciano palmo a palmo en bicicleta, lo encontré en un lugar poco frecuentado del macizo del Caroig, tumbado en un camino forestal con la cadera rota y casi seminconsciente. El destino y la casualidad hizo que pasase por allí en bici, un camino por el que a buen seguro pueden pasar semanas sin que circule nadie, a más de veinte km de la población de Bicorp y en uno de los parajes más solitarios de España. Cuando le encontré, le ayudé a incorporarse y le apoyé en el tronco de un pino a la sombra, puesto que se mareaba del dolor. Fui a buscar ayuda, en aquel momento no existían todavía los móviles, y mucho menos hubieran tenido cobertura, y encontré a un guarda forestal en su Land Rover, unos kilómetros más abajo, que vino en nuestra ayuda.

IMG_8405FOTO11

Desde entonces Luis y yo hemos sido amigos de montaña inseparables, a él le dediqué el primer volumen de la colección “Rutas en bicicleta de montaña por el Patrimonio Cultural y Natural Valenciano” y juntos hemos descubierto lo mejor de nuestro territorio. El destino hizo posible este encuentro. Nos quedó claro a ambos que no se debe salir nunca en solitario, y que nuestras montañas, por cercanas y humanas que parezcan, son lugares a veces solitarios e inaccesibles, donde nosotros, los ciclistas de montaña, somos simples invitados a conocerlas con respeto y prudencia.

Texto e imágenes: José Manuel Almerich

VN:F [1.9.3_1094]
Valoracion: 0.0/5 (0 votos)
Categorías: Comunitat Valenciana, Sugerencias y consejos
Temas: , , ,




Comentarios


Comentarios

Puedes utilizar las etiquetas más habituales de XHTML en tu comentario.

Formulario para comentar

Loguearme con Facebook

Nombre
Email (no será publicado)
Sitio web
Comentario

Suscribirse a la los comentarios (recibirás un mail cada vez que alguien responda).


Suscripción

Suscripción RSS - Icono RSS Suscribirse RSS / Feed

Suscríbete a través de tu dirección de correo electrónico.

José Manuel Almerich

José Manuel AlmerichEscritor, geógrafo y ciclista de montaña, José Manuel Almerich es un apasionado de la bicicleta por caminos forestales y divulgador por naturaleza del patrimonio rural valenciano. Viajero incansable, ha publicado [...]

leer más