El casal d’Esplai y la Devesa


Un recorrio desde Pinedo hasta el Casal d’Esplai siguiendo el Cami Vell de la Devesa

La Devesa de l’Albufera es una franja de bosque mediterráneo junto a la ciudad de Valencia, que se extiende a lo largo de la costa desde la población de Pinedo hasta el Perellonet. Tiene una longitud aproximada de 10 km y una anchura variable de 1 km. La superficie estimada es de unas 850 ha entre la Albufera y el mar.

IMG_1027

A lo largo de toda la Devesa se suceden una serie de ecosistemas bien diferenciados entre los que destacan el bosque mediterráneo, con toda la variedad de especies adaptadas a estas condiciones de cercanía al mar, como son el pino carrasco, el lentisco, el palmito junto con la alternancia de vegetación palustre propia de zonas húmedas, los saladares o mallaes, que son zonas inundables puesto que se encuentran bajo del nivel del mar, con pequeñas lagunas que suelen tener agua en época de lluvias y por último, los sistemas dunares, que se prolongan por el litoral donde se acumula la arena transportada por el viento, formando pequeñas colinas que protegen la vegetación de la Devesa y albergan también, una serie de plantas adaptadas a estas duras condiciones de salinidad y sequedad puesto que sobreviven aferrada a la misma arena.

WEBDSC_0290Estas plantas tienen un extraordinario valor ecológico puesto que sujetan las dunas y evitan en parte su avance.

Hace unos años, el Ayuntamiento de Valencia señalizó una serie de itinerarios para caminar, con un recorrido total de ocho km y medio, que permiten mediante su marcaje, recorrer estos ecosistemas con temática distinta.  A lo largo de estos seis recorridos balizados con colores distintos, podemos conocer en profundidad este extraordinario paraje, así como una serie de recomendaciones para la conservación y protección del entorno. Un total de 11 paneles informativos nos ayudan en el recorrido para facilitar la interpretación de los distintos ecosistemas.

WEBDSC_0913

Nuestra propuesta de ruta en bicicleta, bien híbrida o de montaña, pasa en parte por alguno de estos itinerarios, que de forma auto guiada, nos permitirá conocer en una tarde o un día completo si queremos llegar hasta el Palmar, este extraordinario paisaje litoral junto a la ciudad de Valencia.

Partiendo de la misma ciudad y siguiendo el carril bici que se dirige hacia Pinedo, salvando el nuevo cauce del río y cruzando la Punta, el último reducto de la huerta de Valencia al sur, podremos realizar una preciosa y tranquila excursión sin desnivel acompañados de la familia o de amigos con menos experiencia para iniciarse en el mundo de la bicicleta saliendo del entorno urbano y adentrándose en un Parque Natural sin apenas transición, un privilegio que tienen los ciudadanos de Valencia y que no se repite en ningún lugar de Europa.

WENDSC_0015

En una sola excursión podremos unir los seis recorridos, y llegar hasta el Casal d’Esplai, siempre respetando las señales y evitando entrar en los senderos cuyo acceso en bici está restringido.

Saldremos de Pinedo, al inicio del Paseo Marítimo, junto al cual transcurre el carril bici. El punto de partida es la cruz de término, una cruz gótica que marcaba el fin de la ciudad y que se encontraba sobre todo, en los caminos de acceso a las poblaciones. Seguiremos por el carril bici sin dejarlo en ningún momento hasta el Saler. Llegaremos a las antiguas estalaciones del Polideportivo del Saler, hoy desmanteladas y en pleno proceso de recuperación, donde observaremos los trabajos de restauración dunar, donde se instalan de manera artificial, una serie de franjas de cañas y vegetación para facilitar la sedimentación de la arena y permitir el crecimiento de la vegetación que poco a poco va colonizando la duna.

WEBDSC_0279

En algunos casos se han realizado obras de regeneración más duras, puesto que se han introducido elementos y tierra para que la duna se desarrolle. En otros se están protegiendo mediante este sistema las dunas naturales para evitar que la arena se desplace y cubra el paseo o el carril bici. Por eso en algunos tramos veremos que la arena ocupa el carril por lo que tendremos que tener cuidado de no derrapar sobre la arena, que de forma natural, trata de avanzar sobre los viales.

webDSC_0174

Una vez en el Saler, y frente al retén permanente de bomberos, nos volveremos a adentrar en la Devesa en dirección al mar, para inmediatamente salir por nuestra derecha y seguir el antiguo camino de Valencia al Perellonet, también conocido como el camino Nazaret Oliva. Seguiremos este vial que a tramos está cimentado y posteriormente pasa a ser de tierra. Junto a él podremos ver los malladars, algunos de ellos de gran tamaño, con una serie de pasarelas y barandillas de madera por si queremos acercarnos a contemplar las aves, cuya presencia solo será visible si estas lagunas están inundadas.

WEBIMG_0581

Siguiendo en todo momento el Cami Vell de la Devesa se irán sucediendo a partir del paseo marítimo y su cordon dunar, el tallafoc del Saler, el muntanyar de la Mona, las principales mallaes como la del Saler, la Rambla, la Redona y la Llarga. En el tallafoc de la Rambla, ya más hacia el sur, se ha señalizado un recorrido para realizar a pie, de una duración de veinte minutos y cinco paradas, que podremos acercarnos siempre y cuando seamos respetuosos con la señalética y el entorno. Al final del cami Vell nos encontraremos con las edificaciones de los apartamentos construidos en los años 70, cuando se planteo un modelo turístico totalmente destructivo e irrecuperable, que afortunadamente fue paralizado por la presión popular.

WEBIMG_0566

La idea inicial era urbanizar toda la Devesa, con edificios de apartamentos, sin  ningún respeto por el paraje y que hubiera significado la desaparición de este paisaje único, tan solo comparable al Parque Nacional de Doñana.

Pasados estos edificios por un sendero que los bordea llegaremos a otro malladar importante y cruzaremos la gola del Puchol, una de las tres salidas al mar de la Albufera de Valencia. Regulada con compuertas, su control permite el mantenimiento del lago y su riqueza piscícola ya que evita la entrada de agua salada al lago y también, regular los niveles del agua cuando viene la Perelloná, o la inundación de todos los campos colindantes al lago para el cultivo del arroz.

WENDSC_0021

Una vez crucemos el puente de la gola del Puchol, llegaremos al lago artificial del Saler. A pesar de que es una obra construida por el hombre, y con la finalidad de ser un lugar de esparcimiento si se hubiese llevado a cabo la urbanización de la Devesa, el paraje es de una belleza acaparadora, sobre todo si lo visitamos al atardecer, sin gente, y con los últimos rayos de sol sobre la laguna. El lugar tiene un encanto especial, después de décadas ya está totalmente integrado en el entorno hasta el punto que parece formar parte de él, pero la realidad es que el lago está comunicado con el mar por unas tuberías subterráneas que le permiten mantener siempre un nivel permanente de agua. Está prohibido bañarse precisamente por esta peligrosidad. Aún así, lo bordearemos con la bici y disfrutaremos de un entorno privilegiado hasta que sigamos el camino hasta el Casal d’Esplai. Nos queda un buen tramo de bosque mediterráneo, aquí más desarrollado y con pinos de gran tamaño. Es frecuente en este tramo la observación de perdices, conejos y aves que buscan en este reducto de paz pasar la noche con tranquilidad.

WEN1832446

Aunque el mar queda cerca, no lo veremos todavía hasta que no lleguemos al Casal d’Esplai del Saler, cuyas indicaciones seguiremos en todo momento. Esta casa de grandes dimensiones junto a la playa más solitaria de toda la Devesa, y antes de llegar al Perellonet, fue un antiguo cuartel de carabineros desde donde se ejercía el control del contrabando.

WEBMG_0589

Fue rehabilitado en el año 1982 como albergue municipal por parte del Ayuntamiento a partir de las ruinas de este antiguo cuartel. En la actualidad se llevan a cabo actividades de educación ambiental dirigidas principalmente a escolares. Cada año acoge a miles de jóvenes que participan activamente en las plantaciones de especies autóctonas y las actividades de recuperación ambiental que se llevan a cabo en el parque natural. Tiene el valor añadido que el Casal de Esplai se encuentra en la mejor zona de la Devesa, la más conservada y la que es, biológicamente más pura, ya que aquí las intervenciones humanas han sido prácticamente nulas. El hecho de su aislamiento, al encontrarse a varios kilómetros de las construcciones más cercanas, y la imposibilidad de acceder en vehículo a motor, hacen de este lugar un paraje único donde confluyen las dunas, el bosque y el mar en un silencio absoluto. La inmensa playa es muy poco frecuentada incluso en verano. Aves costeras que anidan en la arena, chorlitejos, ánades, alondras, gaviotas y charranes encuentran aquí el hábitat ideal para reproducirse sin ser molestadas. Este lugar también es uno de los puntos de suelta de tortugas marinas cuando son recuperadas tras algún accidente y curadas en las instalaciones del Oceanografic o en la Universidad.

WEBIMG_0597

La vuelta a nuestro punto de partida la haremos con alguna ligera variante para conocer aún mejor este singular paisaje. Una vez rebasada la gola del Puchol tras deshacer el mismo camino desde el Casal d’Esplai, seguiremos a nuestra derecha para acercarnos de nuevo al mar. Así pasaremos junto a las kasbas, una urbanización privilegiada de casas bajas junto al mar, para pasar junto al hotel Sidi Saler y seguir hasta el inicio del paseo marítimo por el que volveremos paralelos a la costa. En este tramo veremos las dunas recuperadas sobre lo que fue el antiguo paseo elevado que existía hace algunas décadas, dejando atrás algunos restaurantes, y llegando de nuevo hasta las instalaciones desmanteladas del Polideportivo. Siguiendo dirección hacia el interior, junto a la carretera del Saler recuperaremos el carril bici y volveremos de nuevo hacia Pinedo por el paseo marítimo, con el puerto y la ciudad de Valencia al fondo. Una veintena de kilómetros pausados, tonificantes, donde habremos disfrutado de uno de los Parques Naturales más accesibles de la Comunitat Valenciana, un claro ejemplo de intervención positiva y recuperación de un paisaje que estuvo a punto de perderse para siempre.

WEBDSC_0030Texto y fotografías: José Manuel Almerich

Ver y descargar ruta

VN:F [1.9.3_1094]
Valoracion: 5.0/5 (1 voto)
El casal d'Esplai y la Devesa, 5.0 out of 5 based on 1 rating
Categorías: Comunitat Valenciana, Excursiones, Lugares con encanto
Temas: , , ,




Comentarios


Comentarios

Puedes utilizar las etiquetas más habituales de XHTML en tu comentario.

Formulario para comentar

Loguearme con Facebook

Nombre
Email (no será publicado)
Sitio web
Comentario

Suscribirse a la los comentarios (recibirás un mail cada vez que alguien responda).


Suscripción

Suscripción RSS - Icono RSS Suscribirse RSS / Feed

Suscríbete a través de tu dirección de correo electrónico.

José Manuel Almerich

José Manuel AlmerichEscritor, geógrafo y ciclista de montaña, José Manuel Almerich es un apasionado de la bicicleta por caminos forestales y divulgador por naturaleza del patrimonio rural valenciano. Viajero incansable, ha publicado [...]

leer más