Las bicicletas ¿son para el verano?


Sugerencias que no nos cansaremos de repetir para disfrutar de la bici los meses de mayor calor

No es el primer post que dedicamos a la práctica del ciclismo durante el verano. No lo es ni será el último, porque a pesar de las recomendaciones tanto de los profesionales deportivos como de los médicos especializados, los aficionados a la bicicleta siguen desoyendo las recomendaciones sobre todo los días en los que las elevadas temperaturas no invitan precisamente, a disfrutar de la bici.

IMG_1879

Tan sólo hace falta fijarnos en los ciclistas que circulan a las horas de mayor insolación, sobre un calor aplastante, y no utilizan ni el equipo adecuado, ni el casco (que ayuda a mantener estable la temperatura del cuerpo) ni tan siquiera gafas o botellín de agua.

IMG_1845

No tenemos porqué exponernos a riesgos innecesarios: los golpes de calor, la deshidratación o la insolación son desgraciadamente muy frecuentes en un país como el nuestro de clima mediterráneo. Con tan sólo unas pocas consideraciones evitaremos estos problemas que pueden acarrear graves consecuencias.

IMG_0629

En primer lugar, hay que salir temprano. Tanto con la bicicleta de carretera como la de montaña la hora de salida es fundamental. Lo ideal sería comenzar a pedalear no más tarde de la siete de la mañana, y así acabar sobre las once o doce del mediodía, si es posible, tomando un refresco o con un bañito en el mar o la piscina. Otra opción es salir por la tarde, pero en nuestros veranos esto no será posible antes de las siete, por lo que hemos de calcular la hora del anochecer. Además en caso  de problemas, averías o cualquier contratiempo, siempre es mejor ir cara el día, que hacia la noche.  Recordad que la mayor temperatura y cuando el sol hace más daño, se da entre la una o las dos del mediodía y las cinco o seis de la tarde.

IMG_0611

El segundo factor de vital importancia es la hidratación: no será suficiente un bidón de medio litro, que además va en el porta bidones de la bici y por tanto se calienta, sino que es muy recomendable un camel back, o bolsa de agua a la espalda, que habremos tenido la precaución de dejar en la nevera la noche antes, o bien, sumarle al agua fresca unos cubitos para que mantenga, en la medida de lo posible una temperatura agradable al paladar y podamos beber. Hay quien en la mochila lleva una botella de plástico reciclada de un litro y medio en la mochila, pero esto puede ser algo incómodo por el hecho de la forma (el camel back va perdiendo volumen a medida que bebemos).

DSC_0809

También las bebidas isotónicas son fundamentales, da igual la marca, con que contengan sales minerales como el magnesio, sodio, potasio o calcio, será suficiente para reponer al organismo los electrolitos que se pierden con el sudor. Llevar o bote o botellín de reserva, o mezclarlo con el agua si va en forma de polvo, también es una buena idea. Dicen los especialistas que durante el ejercicio, y más si es con calor, deberemos beber entre medio litro y un litro de agua por hora. Si la ruta va a ser larga, también prever algo de comida: fruto, pequeños sándwiches, barritas energéticas, frutos secos, etc. Hidratarse bien  antes también tiene efectos positivos en el organismo, no debemos esperar a tener sed.

bolsa-camelback-bicicleta-ciclismo-bici-hidratacion-de-25lt-S_395121-MCO20711802591_052016-F

En tercer lugar, la ropa. Fundamental que tenga colores claros, que sea transpirable, y que nos cubra la mayor parte del cuerpo, incluidos los brazos. Si  el material es de calidad nos permitirá mantener la temperatura corporal al no estar nuestra piel expuesta tanto al sol. Si la ropa es oscura o negra, absorberá más el calor y si es blanca lo reflejará. Crema solar, por supuesto, para cubrir las partes del cuerpo expuestas. Aunque es verdad que nuestra piel transpirará algo menos, el factor de protección evitará quemaduras y futuros problemas si salimos con frecuencia.

IMG_8928

Y por último, planificar la ruta. Si conocemos con detalle el itinerario, podremos pasar por las fuentes de agua (si estamos en montaña) o por alguna población si hacemos carretera. También evitaremos los barrancos o vaguadas sin ventilación u orientadas al sur y procuraremos, si es posible, diseñar nuestras excursiones por las partes altas. Pedalear al límite de los 1000-1200 m de altitud es una gozada en verano y además de disfrutar de un paisaje extraordinario, tendremos una diferencia de varios grados respecto a las zonas más bajas. En otro artículo hablaremos de las montañas más adecuadas para recorrer en verano, y las más apropiadas para el invierno o la primavera. La altitud y la orientación, lo condiciona todo.

IMG_1747

Recordemos, y ya como consideración final, que es más perjudicial para pedalear en verano la humedad que la temperatura. Esta combinación entre humedad relativa y calor, se obtiene lo que se denomina índice térmico, o temperatura aparente, que es la sensación de calor que tenemos más que los grados. Recuerdo que en mi último viaje a Nicaragua y Costa Rica en bicicleta, la temperatura alcanzaba los 30 grados, pero la humedad era de un 90%. Respirabas agua, sentías agua, y esta sensación aumentaba la sensación de sofoco y calor.

IMG_2731

Sin embargo en viajes por el Sahara o el Alto Atlas, estas temperaturas, incluso más elevadas, eran mucho más soportables para el cuerpo humano. En Dénia, por ejemplo, durante los meses de verano la humedad también alcanza el 90% y con 30 grados la sensación es de mucho mayor calor. Sin embargo estos mismos grados en la Sierra del Toro o el macizo de Javalambre son mucho más soportables. El problema es que esta sensación, igual que la sensación térmica de frio, se mide teniendo en cuenta otros parámetros más allá de la temperatura que marque un termómetro. El viento, la humedad, la evaporación o la propia aclimatación.

IMG_1693

No obstante, como hemos repetido muchas veces, la prudencia es nuestra mejor consejera, y al final cada persona es diferente. El cuerpo suele adaptarse bien a las temperaturas altas en tres o cuatro días, pero eso no es óbice para que apliquemos nuestro sentido común y evitemos, como hemos dicho antes, las horas de mayor calor.

Texto y fotografías: José Manuel Almerich

VN:F [1.9.3_1094]
Valoracion: 0.0/5 (0 votos)
Categorías: Comunitat Valenciana, Material deportivo, Sugerencias y consejos
Temas: , ,




Comentarios


Comentarios

Puedes utilizar las etiquetas más habituales de XHTML en tu comentario.

Formulario para comentar

Loguearme con Facebook

Nombre
Email (no será publicado)
Sitio web
Comentario

Suscribirse a la los comentarios (recibirás un mail cada vez que alguien responda).


Suscripción

Suscripción RSS - Icono RSS Suscribirse RSS / Feed

Suscríbete a través de tu dirección de correo electrónico.

José Manuel Almerich

José Manuel AlmerichEscritor, geógrafo y ciclista de montaña, José Manuel Almerich es un apasionado de la bicicleta por caminos forestales y divulgador por naturaleza del patrimonio rural valenciano. Viajero incansable, ha publicado [...]

leer más