El resurgir de la Surera


El Albergue la Surera en Almedíjar vuelve a abrir sus puertas para grupos, familias y colectivos

Como el corcho de los alcornoques que renace cada diez años, el albergue la surera, cerrado desde hacía casi una década, ha vuelto a abrir sus puertas para ofrecer a la sociedad sus actividades en contacto directo con la naturaleza de la sierra  de Espadán y las tradiciones de sus pueblos, en especial de Almedíjar, población en la que se ubica.

Desde principios de este año, un grupo de emprendedores constituídos como cooperativa, bajo el nombre de Canopia Coop. V gestionan el albergue con la misma filosofía con la que fue construído en sus inicios.

13118883_1012938192118464_2867545840570145051_n

El albergue, según nos apuntan sus nuevos socios y gestores, ofrece un punto de encuentro y de partida para descubrir los recursos naturales, culturales y gastronómicos del entorno con el objetivo de contribuir a la promoción del desarrollo local y sostenible de este singular territorio: El Parque Natural de la Sierra de Espadán, el de mayor extensión de toda la Comunidad Valenciana y con mayor cantidad de pueblos en su territorio. Un parque de vital importancia, tanto por la conservación del único bosque bien estructurado de Alcornoques, como por la conservación de un conjunto de tradiciones ya desaparecidas o inexistentes en otros lugares como son la extracción de corcho para la fabricación de tapones para vinos y cabas, la elaboración de quesos y sus cultivos tradicionales como la cereza y el aceite de Espadán  de sabor inconfundible.

13061969_1012938242118459_5282996817347785309_n

El albergue la Surera fue construido a principios de los años 90 y surgió como concepto educativo en octubre de 1994, momento en el que fue inaugurado. Funcionó durante casi once años y su nueva propietaria le cambió el nombre por “La Posada de Almedíjar” donde puso en valor la gastronomía y le dió una visión distinta al albergue. En él han participado distintas personas en su gestión de las cuales tengo recuerdos muy gratos sobre todo por el esfuerzo por transmitir y divulgar los valores del parque natural, sus pueblos y su cultura, muy especialmente con los colectivos escolares, prestando especial interés a los más pequeños y a la educación ambiental conscientes de que ellos eran el futuro que garantizarían una vida mejor, tanto en la ciudad como en el mundo rural. Las actividades tradicionales como la elaboración de queso de almedíjar, la saca del suro, los distintos talleres de artesanía y la divulgación de una cultura rural que estaba a punto de perderse. “Setas para todos y para todo” (que incluía excursiones por la Sierra de Espadán y un taller para la elaboración de platos culinarios con setas), “Cultura, artesanía y senderismo por la vía verde de Ojos Negros” (que incluía visitas a Jérica, Navajas y Segorbe, así como al gran bosque de alcornoques del barranco de Almanzor) y “Jornada de puertas abiertas para profes” (con un programa de muestra de actividades para profesores y sus familias), el invierno en la Surera: dulces y mermeladas de membrillo, calabaza y castañas, y de pasteles de invierno (calabaza, boniato, etc.)”. También los ciclos dedicados a los oficios tradicionales de la Sierra de Espadán, enseñando los propios artesanos de Almedíjar la elaboración de cestas hechas con caña y mimbre.

mimbre

Allí hemos dormido muchas veces durante nuestras travesías en bicicleta de montaña, era el punto idóneo para descansar, comer e incluso dormir cuando nuestros viajes duraban varios días. La comida siempre casera y cocinada con cariño nos reconfortaba y ayudaba en la recuperación de fuerzas. Hoy Espadán es más conocida, e incluso más accesible con la cantidad de información y rutas colgadas en las redes sobre todo con la aparición de los GPS y las distintas aplicaciones para móviles, pero entonces se curraba y mucho, en la recuperación de viejos senderos cubiertos por la vegetación. Entonces dormir en la Surera era toda experiencia, una verdadera aventura, un lugar de reposo en mitad de Espadán cuando ibas adentrándote en un territorio de bosques mágicos y caminos perdidos. Más de una vez en alguno de mis libros sobre  el Alto Palancia, el Albergue fue mi campamento base, y de ahí surgieron algunas de las rutas en BTT más hermosas de la sierra, contando con la colaboración y el conocimiento del entorno de Juan García Barrachina, fundador de Turiciclo y una de las personas que más ha contribuido al cicloturismo en la Comunidad Valenciana.

12771692_965310466881237_8220747466827464546_o

El Albergue la Surera cuenta de nuevo con la participación de la gente de Almedíjar, encantada con su nueva apertura y también con ilusión compartida de que el proyecto prospere. Siempre se han visto muy identificados con aquellos proyectos que ponían en valor su forma de entender su vida y la de sus antepasados, aprovechando los recursos naturales que la sierra de Espadán les podía ofrecer.

Los ejes sobre los que el Albergue se ha planteado desarrollar sus actividades giran alrededor del turismo responsable, la recuperación de espacios vinculados al patrimonio cultural y natural, producción, transformación y venta de productos locales, artesanía, actividades artísticas, formación y educación.

image_gallery

Son como decíamos al principio del artículo, los mismos pilares sobre las que surgió en sus principios el Albergue la Surera, su misma filosofía, pero adaptada a los nuevos tiempos y sobre todo, a la mayor sensibilidad que hoy tiene la sociedad frente a los espacios naturales.

Las habitaciones mantienen su estructura según el grupo o las personas que lo visiten, con distintas posibilidades a nivel individual (dobles, cuadruples y múltiples), lo que permite atender las necesidades tanto de familias como de grupos y escolares. El albergue cuenta también con varios espacios para realizar actividades como talleres, proyecciones, conferencias, salón y biblioteca. En su exterior cuenta con un pequeño rocódromo y un patio con juegos para los más pequeños.

0c4c3e_17623e74927641d788304374b7ff7d7d

No hemos probado aún su gastronomía, pero me asegura Jorge, uno de los responsables del Albergue que es casera, rica y muy saludable con productos locales. Lo tendremos en cuenta, por supuesto, tanto para cualquier miércoles por la tarde en nuestras excursiones cercanas, como durante un fin de semana. Probaremos sus platos que a buen seguro, nos devolverán las fuerzas que las severas cuestas de Espadán nos habrán mermado, eso sí, con la placentera satisfacción de haber rodado por un paraje extraordinario.

12553059_946277322117885_4705935639609170632_n

Texto: José Manuel Almerich, Fotos: Albergue la Surera, Habitatge GVA

VN:F [1.9.3_1094]
Valoracion: 5.0/5 (1 voto)
El resurgir de la Surera, 5.0 out of 5 based on 1 rating
Categorías: Comunitat Valenciana, Excursiones, Lugares con encanto
Temas: , , , ,




Comentarios

  1. 01 23 julio, 2016 | Amparo Cervellera |

    Personalmente, me siento muy satisfecha de este resurgir de La Surera. También me alegra ver que así se percibe desde la perspectiva de un usuario y amigo de la casa, entonces y ahora. Gracias José Manuel. Un abrazo. Amparo Cervellera

    VA:F [1.9.3_1094]
    Rating: 0 (from 0 votos)


    • 02 10 septiembre, 2016 | La Surera |

      Fantástico artículo. Aprovechamos para agradecer el apoyo y acogida de este resurgir a la gente que lo vió nacer, a la que lo ha ido apoyando a lo largo del tiempo y por supuesto a la que ahora mismo lo hace posible.
      La Surera

      VA:F [1.9.3_1094]
      Rating: 0 (from 0 votos)



Comentarios

Puedes utilizar las etiquetas más habituales de XHTML en tu comentario.

Formulario para comentar

Loguearme con Facebook

Nombre
Email (no será publicado)
Sitio web
Comentario

Suscribirse a la los comentarios (recibirás un mail cada vez que alguien responda).


Suscripción

Suscripción RSS - Icono RSS Suscribirse RSS / Feed

Suscríbete a través de tu dirección de correo electrónico.

José Manuel Almerich

José Manuel AlmerichEscritor, geógrafo y ciclista de montaña, José Manuel Almerich es un apasionado de la bicicleta por caminos forestales y divulgador por naturaleza del patrimonio rural valenciano. Viajero incansable, ha publicado [...]

leer más