El Puente Modernista de la Lloma Rasa (I)


IMG_0984 puente

Una obra de ingeniería metálica que unió la Solana y la Umbría en el entorno rural d’Ontinyent

El barranco de Alianda o del Golgorrubio, que luego pasa a llamarse Barranc de la Lloma Rasa y que, tras unirse al barranco de Borrás forman la cabecera del Río Clariano, surcan el precioso valle entre las sierras de la Solana y la Umbría, o mejor, entre la sierra Grossa y la Sierra de Agullent que se prolonga hasta Fontanars.

paisaje fontanars3

Fotografía Miquel Francés

Este paisaje de transición entre el altiplano dels Alforins i las tierras blancas de la Vall d’Albaida, ha sido ocupado desde la más remota antigüedad por su abundancia de fuentes, buena climatología y tierras fértiles. Salpicado de masías y heredades, puesto que la explotación agrícola adquirió cierta importancia desde el siglo XVIII hasta la actualidad, es un espacio privilegiado, protegido de los vientos y con presencia permanente de agua, además de poseer un microclima idóneo para el cultivo de la vid.

Pero la complejidad orográfica siempre ha sido un obstáculo a superar al que el hombre se ha ido adaptando con los siglos, y superándolo con la tecnología.

IMG_0982 puente

Doña Carmen Donad Alonso, propietaria de varias fincas en el valle, mandó la construcción de un puente metálico sobre el barranco de Golgorrubio para poder acceder con facilidad a sus propiedades, que en ese momento eran la Casa de la Lloma Rasa, la Casa Gandía y la Casa de Don Fernando, además de la Heredad de Can Tomás, actualmente la Finca de San Agustín. De este modo no tenía que descender por el azagador hasta el fondo del profundo barranco para volverlo a remontar para llegar a sus fincas, además de tener bien comunicados todos sus dominios.

IMG_3240 san agustin habitacion bici

Habitación de Finca San Agustín

Al ser un puente de construcción privada y propiedad particular, a la propietaria se le ocurrió la idea de cobrar peaje por su paso, y así los transeúntes que pasaban el puente debían pagar diez céntimos de las antiguas pesetas por carro, caballería o carruaje, y cinco céntimos por persona.

Quizá aquella mujer sin saberlo fue, la inventora de los actuales peajes.

 

Textos José Manuel Almerich.   Fotografía: Mapa de Ruta

VN:F [1.9.3_1094]
Valoracion: 0.0/5 (0 votos)
Categorías: Comunitat Valenciana, Excursiones, Lugares con encanto
Temas: , , , ,




Comentarios


Comentarios

Puedes utilizar las etiquetas más habituales de XHTML en tu comentario.

Formulario para comentar

Loguearme con Facebook

Nombre
Email (no será publicado)
Sitio web
Comentario

Suscribirse a la los comentarios (recibirás un mail cada vez que alguien responda).


Suscripción

Suscripción RSS - Icono RSS Suscribirse RSS / Feed

Suscríbete a través de tu dirección de correo electrónico.

José Manuel Almerich

José Manuel AlmerichEscritor, geógrafo y ciclista de montaña, José Manuel Almerich es un apasionado de la bicicleta por caminos forestales y divulgador por naturaleza del patrimonio rural valenciano. Viajero incansable, ha publicado [...]

leer más