El Molino del Quisi, ruta familiar por el entorno rural de Benissa


Una buena manera de comenzar este sencillo e intenso itinerario es conocer el centro histórico de Benissa. Desde la Plaza de Jaume I como punto de partida de nuestra excursión, pasaremos junto a la Iglesia de la Puríssima Xiqueta y la Plaza del Portal. El casco histórico de Benissa posee edificios de indudable interés arquitectónico y casas señoriales blasonadas que recuerdan el esplendor del cultivo de la pasa y de una economía basada en los productos de la tierra y en menor medida, de los extraídos del mar.

 

Una vez fuera del entorno urbano, la ruta sigue entre campos de cultivo y antiguas casas de labor, a la vez que nos iremos encontrando con elementos de gran valor histórico y etnográfico como son el Lavadero del Pou d’Avall, la ermita de Santa Anna, el Riu Rau del Tio Joan, el puente modernista del Quisi y por último, el Molino del Quisi, una extraordinaria obra de ingeniería hidráulica que ha sido declarado recientemente, Bien de Relevancia Local.

La vuelta, una vez cruzado el barranco que da nombre al molino, la realizaremos por el Cami de Serrallonga.

El Molíno del  Quisi es un molino harinero que aprovechaba los escasos recursos hídricos del clima mediterráneo, donde el agua almacenada por la noche movía durante el día las piedras de moler.  Tiene unas características singulares al estar adaptado a una geografía de secano, sin cursos de agua permanente.   El agua era conducida desde el Barranc de Paratella hasta la balsa situada a 11 m de altura. Desde ella el agua al caer tenía la fuerza  suficiente para mover las muelas.

Otro de los elementos singulares por los que pasa nuestra ruta es el puente metálico del Quisi. Dicen que si París tiene la Torre Eiffiel, Benissa tiene el puente. Este puente es la obra de ingeniería  de carácter modernista  más importante de la comarca. Construido en 1911 tiene 162 m de  longitud por 40 de  altura. Salva el barranco del Quisi y permite el paso del ferrocarril Alicante-Dénia. Es sorprendente ver como los trenes se han ido modernizando, pero el puente se mantiene intacto. Poco antes de llegar al puente, que cruzaremos por debajo, pasaremos por el riu rau del tío Joan, una construcción tradicional donde se secaba la uva moscatel para convertirla en pasa tras su proceso de cocción. El comercio de la pasa fue un pilar fundamental desde el siglo XIX hasta principios del XX en la economía de la Marina Alta.

Pero sin lugar a dudas, la ermita de Santa Ana es el edificio de mayor valor artístico. La veremos al poco de salir de la población, junto al barranco y manantial del mismo nombre. Fue construida en 1613 en piedra arenisca y está frente a una pequeña plaza con una cruz central. Es de una sola nave con un edificio adosado donde vivía el ermitaño. En el año 2002 se descubrieron ocultas, unas pinturas murales que han sido restauradas.

El entorno de la ermita de Santa Ana, con las sierras de Oltá y Calpe al fondo, es un reducto de paz y tranquilidad. Está envuelta de bosque y la cercanía del manantial y la fuente aumenta la belleza de este lugar que tiene algo especial. Desde ahí, siguiendo antiguos caminos y sendas podríamos llegar al mar, ya que todavía se conservan los viejos viales del mundo rural, los que unían los pueblos de la costa con el interior, aquellos que formaban parte de un paisaje profundamente mediterráneo.

Texto y fotografías: José Manuel Almerich

Para seguir la ruta con detalle: Ver track y perfiles

VN:F [1.9.3_1094]
Valoracion: 0.0/5 (0 votos)
Categorías: Comunitat Valenciana, Lugares con encanto
Temas: , , , , ,




Comentarios


Comentarios

Puedes utilizar las etiquetas más habituales de XHTML en tu comentario.

Formulario para comentar

Loguearme con Facebook

Nombre
Email (no será publicado)
Sitio web
Comentario

Suscribirse a la los comentarios (recibirás un mail cada vez que alguien responda).


Suscripción

Suscripción RSS - Icono RSS Suscribirse RSS / Feed

Suscríbete a través de tu dirección de correo electrónico.

José Manuel Almerich

José Manuel AlmerichEscritor, geógrafo y ciclista de montaña, José Manuel Almerich es un apasionado de la bicicleta por caminos forestales y divulgador por naturaleza del patrimonio rural valenciano. Viajero incansable, ha publicado [...]

leer más