La fuerza de los mapas


Quizás alguien pueda pensar que con las nuevas tecnologías, las fotos de satélite, la aparición de los GPS y la facilidad de descargarse cualquier aplicación para rutas en cualquier soporte, los mapas han pasado a la historia. En el mejor  de los casos a un segundo plano e incluso que puedan llegar a desaparecer del mundo excursionista. Los avances científicos y técnicos han cambiado muchas cosas de la cartografía, pero en el fondo, la esencia es la misma.

Hoy, con las aplicaciones existentes puedes descargarte cualquier track en tu dispositivo,  seguir las rutas con total seguridad, programarlo para que te avise si te despistas, llevar los mapas cargados en él y las imágenes del satélite que te marcan, en todo momento, tu posición exacta.

– “Hay mucho valiente desde que existe el wikiloc” me dijo una vez un senderista solitario en los bosques de Navarra. Hoy todo el mundo se atreve a salir, pero pocos saben interpretar correctamente un mapa y sacarle provecho a toda la información que proporciona.

Reconozco que soy un excursionista que no sabe salir a la montaña sin un mapa. Que mi GPS es una adquisición reciente obligado por las circunstancias de mi trabajo y que todavía no lo sé manejar en todas sus posibilidades.  Que soy de los que piensan que un mapa es una poderosa herramienta que plasma la información sobre el territorio y sus relaciones con el hombre, que es un intento de comprender el mundo, que combina, como dijo el geógrafo Jorge Cruz, la soberbia de querer reducir el territorio a un papel con la consciencia de la pequeñez que nos asalta frente a un mapa. La cartografía trata fijar la naturaleza y narrar la acción humana sobre ella.  Calvino dijo que un mapa presupone una idea narrativa, concebido en función de un itinerario, es una odisea.

Por otro lado, la cartografía es el arte de hacer buenos mapas: hay que reducir a escala la inmensidad del territorio a un papel y que además, este sea claro y comprensible.

La escala con las que trabajamos los excursionistas oscila entre 1:25.000 y 1:50000. Esta última la más adecuada para el ciclismo de montaña, y la primera para el caminante, ya que el detalle es mucho mayor. En un mapa bien realizado aparece muchísima información y datos precisos sobre el territorio. Las fuentes, las masías, los castillos, las ermitas, los pozos de nieve y todo un patrimonio que, en un GPS, no aparece si nos indica solo el itinerario. Te informa del entorno en general y te permite preparar mucho mejor una travesía en función de aquellos lugares que quedan cerca de la ruta y que podemos acercarnos a ver.

Cuando hace unos años me encontré en  la sierra de Chiva a un estudiante de la Universidad Politécnica marcando en GPS cada una de las rutas de todos mis libros, aquellas que fueron descritas km a km con gran esfuerzo e infinitas excursiones de exploración, detalladas al mínimo detalle en su elaboración y  editadas por el Centre Excursionista de València, pude entender que todo había cambiado.

Le pregunté y me lo dijo sin reparos: estoy realizando el proyecto fin de carrera pasando a GPS todas las rutas de los siete libros de este autor. Y ahí están, colgadas en Internet para que cualquiera las pueda descargar desde distintos enlaces lo que fueron años de trabajo. Bueno, al menos ésto las dejará ahí para siempre, y quizás con los años sea lo mejor, sobre todo cuando las guías impresas  desaparezcan o simplemente se hayan agotado en las librerías.

Texto y fotografías: Jose Manuel Almerich

VN:F [1.9.3_1094]
Valoracion: 5.0/5 (2 votos)
La fuerza de los mapas, 5.0 out of 5 based on 2 ratings
Categorías: Comunitat Valenciana, Excursiones, Grandes travesías, Material deportivo, Noticias
Temas: , , , ,




Comentarios

  1. 01 29 diciembre, 2017 | Juanvi Hoyos |

    Estoy de acuerdo con lo que dice Almerich. Yo uso sistemáticamente el navegador gps (cargado en el móvil) tanto para bici como montañismo y tiene la ventaja de la facilidad e inmediatez para guiarte, pero eso se convierte en su inconveniente para no usarlo como herramienta de observación y análisis. Gracias a las épocas en que sólo usábamos mapas en papel, conservo mi capacidad de leerlos, interpretarlos y recrear en ellos lo que hice o preparar lo que voy a intentar.

    VA:F [1.9.3_1094]
    Rating: +1 (from 1 voto)



Comentarios

Puedes utilizar las etiquetas más habituales de XHTML en tu comentario.

Formulario para comentar

Loguearme con Facebook

Nombre
Email (no será publicado)
Sitio web
Comentario

Suscribirse a la los comentarios (recibirás un mail cada vez que alguien responda).


Suscripción

Suscripción RSS - Icono RSS Suscribirse RSS / Feed

Suscríbete a través de tu dirección de correo electrónico.

José Manuel Almerich

José Manuel AlmerichEscritor, geógrafo y ciclista de montaña, José Manuel Almerich es un apasionado de la bicicleta por caminos forestales y divulgador por naturaleza del patrimonio rural valenciano. Viajero incansable, ha publicado [...]

leer más