El Alto de Alcola. Un circular de altura por la muela de Jalance (I Parte)


La ruta circular del Alto de Alcola discurre por distintos ecosistemas: fluviales, bosques de coníferas, valles agrícolas humanizados y cinglos rocosos con vegetación rupícola.

La ruta que proponemos por el Alto de Alcola, trata de rodear y cruzar por su parte central, la muela de Jalance, también conocida como Alto de Morrones, aunque estos términos hacen referencia a los puntos más elevados de la sierra, con 808 y 852 m de altura respectivamente.

El Alto de Alcola es un extraordinario mirador sobre el valle de Cofrentes, el valle de Sacarás por el que subiremos y la muela de Cortes de Pallás. Tan sólo su parte final tiene algo de dificultad por su carácter más técnico, pero en este caso y para los ciclistas menos atrevidos, se ofrece la alternativa de bajar a Cofrentes por una pista forestal asfaltada.

Saldremos de la población de Cofrentes, concretamente del Centro BTT el Valle,  para seguir el camino junto al polideportivo en dirección sur, entre la población y el río Júcar que queda a nuestra derecha. El amplio meandro que forma el río está rodeado de vegetación palustre: carrizos, juncos, espadañales y masiegas que protegen sus riberas y son un refugio ideal para la fauna. Cruzamos el puente sobre el río, en el punto donde se cierra el amplio meandro para dirigirnos ahora por la vertiente contraria, es decir, siguiendo el margen derecho del rio y quedando éste a nuestra izquierda.

Comenzamos un fuerte ascenso por pista de tierra una vez cruzada la pista asfaltada que se dirige a la antigua presa de Embarcaderos. Nosotros llegaremos también cerca de esta antigua presa hoy desmantelada, donde además se ubica el muelle de donde parten los barcos que te llevan de excursión por el profundo cañón del Júcar, en realidad, el embalse de Cortes de Pallás que llega hasta aquí y cuyo nivel, por razones estratégicas y de energía, debe siempre mantenerse igual. Este embalse tiene una profundidad considerable, y anegó las huertas de Cofrentes y los molinos que había junto al rio cuando fue construido en 1988.

Esta zona de gran valor ecológico, recoge las aguas del Cabriel  y confluyen en el fondo de esta cubeta, de cuyo nombre viene Cofrentes, que significa, Confluentum, o confluencia de ríos. La vegetación es la típica de zonas húmedas, compuesta por juncales, cañaverales, saucedas y choperas. En este caso tiene el valor añadido que se unen los dos ríos más importantes y de mayor caudal del territorio valenciano. Ambos cursos fluviales, Júcar y Cabriel,  envuelven y parecen abrazar la población de Cofrentes que vista desde el aire queda en el medio de ambos ríos, lo que confirma el carácter de fortaleza y lugar estratégico que fue Cofrentes a lo  largo de la historia.

El agua remansada que es ahora en la actualidad la cola de un embalse que tiene casi 20 km de longitud y una superficie total anegada de 570 ha. ha formado un interesante ecosistema donde los juncos y los pastizales actúan como sustitución de la vegetación arbolada que en su día dominó este paraje. Este tipo de ecosistema, incluyendo todo el margen del río Cabriel, está considerado como uno de los más productivos del mundo, tanto lacustre como bosque lineal o de ribera como es el caso del Cabriel. El agua del antiguo embalse de Embarcaderos, hoy desaparecido bajo las aguas del embalse de Cortes, modificó las antiguas condiciones ecológicas, ya que con la inundación aumentó también los niveles freáticos y condicionó la presencia de especies flotantes que no podían desarrollarse en el curso de un río con aguas en constante movimiento. Carrizos y eneas se distribuyen a lo largo de los bordes formando barreras biológicas y hacia el exterior dan paso a comunidades terrestres como la adelfa, el taray, las olmedas o las distintas variedades de sauce.

Los tarayares que vemos a lo largo de este tramo son los más importantes y mejor conservados de todos los humedales valencianos, ya que se instalan como es el caso, en las ramblas o fondos de naturaleza margosa, alcanzando su grado óptimo en las zonas áridas o semiáridas. En este caso se da la circunstancia de que la plataforma de inundación de los ríos Júcar y Cabriel forma un gran remanso de agua que, al estar sobre una zona margosa,  da lugar a grandes y espesos bosques de taray. El taray, como podremos observar en la primera parte de nuestra ruta es un tipo de vegetación abierta y luminosa, ya que las hojas de esta especie son de pequeño tamaño y no dificultan el paso de la luz, aún a pesar del denso entramado de las ramas.  Esta apreciación es importante puesto que solo los itinerarios junto a los ríos podremos observar esta peculiar formación botánica, donde el taray adquiere grandes dimensiones, acompañado de juncos, olivardas, ciscas y diversas gramíneas.

Texto y fotografías: José Manuel Almerich

VN:F [1.9.3_1094]
Valoracion: 5.0/5 (1 voto)
El Alto de Alcola. Un circular de altura por la muela de Jalance (I Parte), 5.0 out of 5 based on 1 rating
Categorías: Comunitat Valenciana, Excursiones
Temas: , , , , , ,




Comentarios


Comentarios

Puedes utilizar las etiquetas más habituales de XHTML en tu comentario.

Formulario para comentar

Loguearme con Facebook

Nombre
Email (no será publicado)
Sitio web
Comentario

Suscribirse a la los comentarios (recibirás un mail cada vez que alguien responda).


Suscripción

Suscripción RSS - Icono RSS Suscribirse RSS / Feed

Suscríbete a través de tu dirección de correo electrónico.

José Manuel Almerich

José Manuel AlmerichEscritor, geógrafo y ciclista de montaña, José Manuel Almerich es un apasionado de la bicicleta por caminos forestales y divulgador por naturaleza del patrimonio rural valenciano. Viajero incansable, ha publicado [...]

leer más