Probando el traje seco


Estos días he tenido ocasión de probar un traje seco, ya sabéis, de esos en los que, en teoría, no entra nada de agua y permanecemos calentitos, aunque otra cosa es el resultado final.

En anteriores posts se hizo referencia a los distintos tipos de trajes que se suelen utilizar en buceo recreativo y así encontramos los convencionales trajes húmedos, el más especializado traje semiseco -hoy en día normalizado para el buceo invernal- y el más técnico traje seco, poco usado hasta ahora en nuestras aguas pero que tiene una implementación cada vez mayor, sólo hay que ir a bucear a algún centro en los meses de invierno para comprobar que año tras año son cada vez más los buceadores que apuestan por él, generalmente experimentados y quién sabe, a lo mejor nos vamos haciendo mayores y estamos menos dispuestos a pasar frío.

 

El traje seco está hecho de una pieza

El traje seco es de una pieza

Pero el uso del traje seco no tiene nada que ver con los otros trajes mencionados. Está construido en una pieza incluyendo los escarpines y dispone de una válvula en el pecho para, del mismo modo que con el jacket, insuflarle aire en su interior. El resultado que experimentamos es un aumento de flotabilidad que en el caso del traje seco nos hace variar el equilibrio al que estábamos acostumbrados pues el aire introducido va a acumularse en la zona de menos presión (en la parte del cuerpo menos profunda) por lo que al adoptar una postura invertida, con la cabeza más baja que los pies, el aire tenderá a embolsarse en las piernas generándonos una peculiar flotabilidad que rompe nuestros esquemas previos por lo que no debemos probar por primera vez un traje seco en una inmersión convencional sino emplear una para este fin y seguir los consejos y recomendaciones de alguien habituado a su uso que nos acompañe en la prueba.

La rata la vestiremos bajo el traje seco y nos dará calor

La rata la vestiremos bajo el traje seco

Si el traje ajusta bien -de eso se encargan los buenos acabados a nivel del cuello y muñecas- no nos entrará agua; otra cosa es la sensación de frío. Si aunque no entre agua ésta está en contacto con el traje y a su vez éste con nuestro cuerpo, el frío nos llegará por convección. La solución es ponernos ropa térmica -tipo chándal o rata que es como se denomina el mono de calor para los trajes secos- y a medida que vayamos descendiendo ir hinchando el traje para que no nos haga placaje y para crear una cámara de aire que nos aisle del contacto directo del neopreno y evitar así la convección.

En el pecho está la válvula de hinchado y en el brazo la de deshinchado

Detalle de las válvulas de hinchado en el pecho y deshinchado en el brazo

Al ascender habrá que ir sacando aire sobrante del interior del traje, al igual que hacemos con el jacket aunque aquí la válvula se suele encontrar a la altura del brazo izquierdo, que habrá que levantar levemente para permitir la salida del aire sobrante.on un poco de práctica encontraremos cada vez más comodidad a un traje que no es estrictamente necesario en nuestras latitudes pero que aporta un pequeño plus de comodidad sobre todo a los que trabajan diariamente en el buceo, como los guías de los centros.

VN:F [1.9.3_1094]
Valoracion: 5.0/5 (2 votos)
Probando el traje seco, 5.0 out of 5 based on 2 ratings
Categorías: Comunitat Valenciana
Temas: , , , , ,




Comentarios


Comentarios

Puedes utilizar las etiquetas más habituales de XHTML en tu comentario.

Formulario para comentar

Loguearme con Facebook

Nombre
Email (no será publicado)
Sitio web
Comentario

Suscribirse a la los comentarios (recibirás un mail cada vez que alguien responda).


Suscripción

Suscripción RSS - Icono RSS Suscribirse RSS / Feed

Suscríbete a través de tu dirección de correo electrónico.

Rafa Martos

Rafa MartosTécnico Deportivo en AA.SS, Instructor de buceo y fotógrafo submarino, autor de publicaciones divulgativas de buceo y snorkel, editó el libro Buceo en la Costa Blanca y es [...]

leer más