La isla de los pulpos de Altea


Isla de los Pulpos, así es como también se conoce a la isla Mitjana, ese hito geográfico tan frecuentado por los buceadores a mitad de camino entre Altea y Benidorm y en pleno parque natural de la Serra Gelada.

No hace muchos años había una generosa presencia de pulpos, de ahí su otrora denominación, aunque a día de hoy, sin haber desaparecido, su población se ha reducido de un modo importante. Pero sigue siendo un destino excelente con una amplia representación de la más característica fauna marina mediterránea, sin olvidar que también en superficie es destacable al tener la isla la consideración de ZEPA (zona de especial protección para aves) por la importancia de las colonias de aves, sobre todo del paíño común, la gaviota patiamarailla o el cormorán moñudo, por citar sólo algunas de las especies que anidan en este enclave y en el litoral de la Serra Gelada.

La isla de los pulpos

La isla de los pulpos

Pero nosotros vamos a disfrutar de la inmersión en sus acogedoras aguas. Salimos con el centro de buceo Celacanto y tras una navegación que recorre un impresionante escarpado litoral, llegamos a la isla y nos amarramos en un nuevo punto, una boya a mitad de su cara norte. Otras veces lo hemos hecho un poco más adelante, frente a la punta oeste. Pero bueno, nos lanzamos al agua y caemos en un fondo poco profundo en el que destaca la exuberancia de la verdísima pradera de posidonia oceánica que tapiza los fondos. Desde aquí y como las condiciones de la mar son muy buenas, con generosa visibilidad y nada de corriente, decidimos abordar un recorrido circular de la isla, vaya, vamos a intentar darle la vuelta dejando la pared a nuestra izquierda en giro inverso a las agujas del reloj. No hay problema en darle toda la vuelta si nuestro nivel de buceo es bueno y nuestro consumo razonable. Si no es así, lo mejor es recorrer sólo algún tramo y volvernos cuando nos quede poco más de media carga en nuestra botella.

Avanzamos por el tramo rocoso

Avanzamos por el tramo rocoso

Según nos aproximamos a la punta más al oeste se consolida la presencia de rocas que al girar se hacen más y más grandes y que esconden astutas morenas, tal vez una de las razones de la disminución de los pulpos pues como sabemos estos forman parte de la dieta de la morena. Luego la pared va presentántose cada vez más vertical hasta llegar un momento en que es un pronunciado cortado que cae hasta unos -30 metros de profundidad en un lecho blando y eventualmente más turbio. La pared está cubierta de vistosa anémona incrustante amarilla e incrustaciones de esponjas y no será raro encontrar algún pequeño nudibranquio o platelminto de pequeñísimo tamaño pero luminosa y colorida librea.

El delicado nudibranquio

El delicado nudibranquio

Cerca de la punta este el veril comienza a volverse más suave y luego hace de nuevo su aparición la posidonia, reduciéndose progresivamente la profundidad y permitiéndonos eliminar cómoda y seguramente el exceso de nitrógeno hasta llegar a la embarcación

VN:F [1.9.3_1094]
Valoracion: 5.0/5 (5 votos)
La isla de los pulpos de Altea, 5.0 out of 5 based on 5 ratings
Categorías: Buceando por la Comunitat, Centros de buceo
Temas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,




Comentarios


Comentarios

Puedes utilizar las etiquetas más habituales de XHTML en tu comentario.

Formulario para comentar

Loguearme con Facebook

Nombre
Email (no será publicado)
Sitio web
Comentario

Suscribirse a la los comentarios (recibirás un mail cada vez que alguien responda).


Suscripción

Suscripción RSS - Icono RSS Suscribirse RSS / Feed

Suscríbete a través de tu dirección de correo electrónico.

Rafa Martos

Rafa MartosTécnico Deportivo en AA.SS, Instructor de buceo y fotógrafo submarino, autor de publicaciones divulgativas de buceo y snorkel, editó el libro Buceo en la Costa Blanca y es [...]

leer más