…a través del regulador


Una acción tan natural como respirar tiene sus particularidades cuando lo hacemos bajo el agua mediante el regulador.

Esa es una de las primeras cuestiones que nos plantean los que se sumergen por primera vez con un equipo de buceo y respiran bajo el agua, la de que les parece como si les costara respirar. Y es que, tras toda una vida acostumbrados a hacerlo espontáneamente en superficie ahora resulta que necesitamos de un artilugio que nos colocamos en la boca -el regulador- y al que hay que ordenarle que nos proporcione el preciado elemento, y nuestro cerebro tiene que estar pendiente -al menos en los primeros momentos- de demandar el aire.

Al principio nos puede resultar artificial la respiración

Al principio nos puede resultar artificial la respiración

A parte de lo artificial que la maniobra nos pueda resultar, también sucede que la respiración requiere de un esfuerzo mayor que en superficie dado que el aire se hace más denso a medida que aumentamos la profundidad, es decir, según se incremente la presión ambiental, de modo que si en superficie ya empleamos sobre un 2% del oxígeno respirado en la mecánica muscular del aparato respiratorio, este porcentaje se incrementa progresivamente según vamos descendiendo.

A mayor profundidad más consumo

A mayor profundidad más consumo

Pero ahí es donde juega un importantísimo papel nuestro equipo, fundamentalmente el regulador que con el tiempo ha ido perfeccionándose hasta conseguir un funcionamiento muy eficiente donde se reduce el esfuerzo inspiratorio para que nos surta de aire hasta ser mínimo, de modo que casi con pensar en respirar e iniciar el movimiento de demanda, nos entra la cantidad de aire suficiente para llenar nuestros pulmones. Por tanto un buen regulador es fundamental, como lo es que se encuentre en perfecto estado de funcionamiento por lo que tendremos que tenerlo convenientemente revisado y mantenido, vigilando que no haya pérdidas de aire en latiguillos, juntas o en el octopus por no encontrarse bien calibrado.

Aire de calidad y reguladores bien mantenidos

Aire de calidad y reguladores bien mantenidos

Respirar relajadamente, con un buen ritmo – en una respiración normal un ciclo dura unos 4 segundos y tiene lugar entre 12 a 18 veces por minuto-, llenando bien los pulmones con inspiraciones profundas y espiraciones prolongadas que nos permitirán expulsar buena parte del aire viciado que queda en los espacios muertos, es imprescindible para encontrarse cómodos, sin la molesta sensación de falta de aire y con una buena disposición a disfrutar de las mil maravillas que nos depararán nuestras incursiones en el mundo sumergido.

VN:F [1.9.3_1094]
Valoracion: 4.9/5 (7 votos)
...a través del regulador, 4.9 out of 5 based on 7 ratings
Categorías: Comunitat Valenciana, Escuela de buceo
Temas: , , , , , , , , , ,




Comentarios


Comentarios

Puedes utilizar las etiquetas más habituales de XHTML en tu comentario.

Formulario para comentar

Loguearme con Facebook

Nombre
Email (no será publicado)
Sitio web
Comentario

Suscribirse a la los comentarios (recibirás un mail cada vez que alguien responda).


Suscripción

Suscripción RSS - Icono RSS Suscribirse RSS / Feed

Suscríbete a través de tu dirección de correo electrónico.

Rafa Martos

Rafa MartosTécnico Deportivo en AA.SS, Instructor de buceo y fotógrafo submarino, autor de publicaciones divulgativas de buceo y snorkel, editó el libro Buceo en la Costa Blanca y es [...]

leer más