El azaroso mar de Cullera


La mar tranquila y el agua limpísima. Un buen punto de partida para sumergirnos en las azarosas aguas de Cullera.

Con la expresión azarosas aguas de Cullera quiero decir que, como muchas otras ocasiones en que me sumerjo por su litoral, el recorrido no está programado de ningún modo; obedece a impulsos, al magnetismo de la curiosidad que nos empuja a ir hacia aquí o hacia allá, sin la losa tiránica de tener que deshacer los pasos para el retorno al punto de origen. Es el buceo más libre y espontáneo que podemos hacer, aunque como sucede con las improvisaciones, no siempre salen bien y, si bien no hay ninguna garantía de llegar a un vistoso arco en la roca, o a la conocida morada de un gran congrio o una exuberante langosta, todos los encuentros que tengamos serán pura casualidad y su mera imprevisión serán motivo de enorme satisfacción.

 

Así da gusto bucear

Así da gusto bucear

Con toda esta perorata quiero plasmar de algún modo la atracción que me generan las inmersiones a la deriva;  y allá donde no hay pared para tomar como referencia, como suele suceder en los fondos de Cullera y otros punto donde el buceo tiene lugar en mar abierto es donde solemos disfrutar de esta modalidad de buceo. De modo que, tras cargar los equipos en la barca de Dani salimos del náutico de Cullera y enfilamos un punto que su padre conocía bien en sus incursiones de pesca con caña. Nos hablaba de un fondo rocoso a unos -20mts con algún pequeño veril, que podría merecer la pena recorrer.

 

Y con la mar como un plato, al llegar al punto nos lanzamos a un agua de una transparencia extraordinaria. Nada más sumergirnos podíamos ver el ancla posada a lo que luego resultaron ser -19mts, algo poco habitual en estas aguas. Desde aquí comenzamos Dani y yo el recorrido en el que nos acompañaban pequeños peces como castañuelas y bogas en aguas abiertas, y más pegados al fondo, custodiando sus escondrijos, otros más territoriales como serranos y tordos.

 

Escondía una bonita comátula

Escondía una bonita comátula

Entonces nos deslumbró el colorido y la forma de una preciosa esponja candelabro, de tonos anaranjados. Hacía años que no veía un ejemplar tan bonito. Y además albergaba entre sus brazos un par de estrellas comátulas, de delicados brazos peludos, como frágiles plumeros. Allí nos entretuvimos unos minutos, contemplando tan curiosos seres y seguimos rumbo al azar.

 

Y luego una enorme nacra

Y luego una enorme nacra

Poco después vimos una enorme nacra que incluso nos permitió asomarnos a su interior a través de la abertura cenital y descubrir un pequeño cangrejo blanquecino que vivía en simbiosis con este gran molusco. Lo que no nos dejó fue hacerle una foto, y al acercar la cámara para este fin cerró rápidamente las valvas. Esa contrariedad nos hizo consultar el manómetro y comprobar cómo habían transcurrido ya 45′ y estábamos muy cerca de entrar en deco por lo que sacamos la boya e iniciamos el ascenso que ponía fin a otra sorprendente inmersión en Cullera.

Fin de fiesta

Fin de fiesta

VN:F [1.9.3_1094]
Valoracion: 5.0/5 (6 votos)
El azaroso mar de Cullera, 5.0 out of 5 based on 6 ratings
Categorías: Buceando por la Comunitat, Comunitat Valenciana, Vida submarina
Temas: , , , , , , , , , , , ,




Comentarios


Comentarios

Puedes utilizar las etiquetas más habituales de XHTML en tu comentario.

Formulario para comentar

Loguearme con Facebook

Nombre
Email (no será publicado)
Sitio web
Comentario

Suscribirse a la los comentarios (recibirás un mail cada vez que alguien responda).


Suscripción

Suscripción RSS - Icono RSS Suscribirse RSS / Feed

Suscríbete a través de tu dirección de correo electrónico.

Rafa Martos

Rafa MartosTécnico Deportivo en AA.SS, Instructor de buceo y fotógrafo submarino, autor de publicaciones divulgativas de buceo y snorkel, editó el libro Buceo en la Costa Blanca y es [...]

leer más