Esplendor en la Llosa


Sumergirse en la Llosa de Benidorm es casi una garantía de que vamos a disfrutar de una muy buena inmersión.

Memorable, así es como adjetivaría la inmersión que el otro día disfrutamos en aguas frente a la isla de Benidorm, en la conocida Llosa. Casi siempre se goza de una buena visibilidad y considerable presencia de vida, pero lo del otro día superó todas nuestras expectativas, y más cuando unos días antes casi todo el litoral andaba revuelto porque había caído lluvia y soplado un viento levantino. Te asomabas a la costa y buena parte de ella estaba “chocolate”, por eso, cuando hablé con Jorge de Diving Stones y me dijo que habían 10 ó 15 metros de visibilidad, me pareció muy aceptable.

Rumbo a la Llosa

Rumbo a la Llosa

De modo que a la mañana siguiente, con el día nublado pero sin viento, me planté en el centro Diving Stones y tras equiparnos nos subimos a la neumática para, en poco minutos, llegar a una de las boyas de la Llosa, a la que nos amarramos. Nada más lanzarme al agua y abrir los ojos me deslumbré, literalmente, de la excelente visibilidad que habíamos tenido la suerte de encontrar. Nada que ver con los 10 metros con los que me conformaría, teníamos unos 30 metros, algo realmente abrumador.

Cayendo desde el acantilado

Cayendo desde el acantilado

Así de emocionados comenzamos un recorrido que nos llevaría hasta la punta más al norte del islote sumergido desde donde nos lanzamos a un vacío que descansaba en unos -29mts, para seguir serpenteando entre las grandes rocas que jalonan el paisaje, pasando, como no, por la pequeña cueva que alberga la figura de la virgen, probablemente el único sitio donde la visibilidad se reducía pero debido a que con seguridad habrían pasado buceadores unos minutos antes y se había levantado el lecho arenoso.

Un icono de la Llosa

Un icono de la Llosa

La excelente visibilidad nos permitía atisbar con facilidad innumerables bancos de peces, que como las corvinas, en tranquilos grupos, y los sargos, en perfecta formación, permanecían pasivos e indolentes entre dos aguas.

Luego, más pegados a la pared, el espectáculos continuaba. Pudimos ver un mero de buen calibre escurrirse rápido hacia su guarida y, al ir a observarlo, encontrarnos en una grieta nada menos que dos morenas y un congrio, todos compartiendo el mismo alojamiento, en aparente plena armonía de dos especies competidoras y muy territoriales.

El más tímido, el congrio

El más tímido, el congrio

Miles de castañuelas, nubes de julias y doncellas, algún pulpo y pequeños nudibranquios, todos daban gotas de colorido a esta tormenta de vida y esplendor que es la Llosa de Benidorm.

VN:F [1.9.3_1094]
Valoracion: 5.0/5 (5 votos)
Esplendor en la Llosa, 5.0 out of 5 based on 5 ratings
Categorías: Buceando por la Comunitat, Centros de buceo
Temas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,




Comentarios


Comentarios

Puedes utilizar las etiquetas más habituales de XHTML en tu comentario.

Formulario para comentar

Loguearme con Facebook

Nombre
Email (no será publicado)
Sitio web
Comentario

Suscribirse a la los comentarios (recibirás un mail cada vez que alguien responda).


Suscripción

Suscripción RSS - Icono RSS Suscribirse RSS / Feed

Suscríbete a través de tu dirección de correo electrónico.

Rafa Martos

Rafa MartosTécnico Deportivo en AA.SS, Instructor de buceo y fotógrafo submarino, autor de publicaciones divulgativas de buceo y snorkel, editó el libro Buceo en la Costa Blanca y es [...]

leer más