Las primeras cámaras hiperbáricas


No es nada habitual que el buceador haga uso de una cámara hiperbárica, pero en caso de ser necesaria puede salvarnos el pellejo.

Como sabemos al bucear respiramos aire que no es sino una mezcla filtrada de los gases más habituales en la atmósfera, esto es, oxígeno (que es el único que aprovechamos para la obtención de nuestra energía vital), dióxido de carbono o lo que es lo mismo, anhidrido carbónico, que está en una cantidad muy reducida, algo así como el 0,03% aunque como es el residuo de la combustión y metabolización del oxígeno lo expulsamos en más de un 5% en el aire espirado, y el nitrógeno, gas inerte que no aprovechamos para nada pero que al ser respirado se introduce en nuestro organismo.

Si la ascender hemos acumulado demasiado nitrógeno y no hemos procedido a eliminarlo correctamente pueden formarse macro burbujas que pueden generarnos graves problemas, algunos de los cuales pueden requerir tratamiento en una cámara hiperbárica, es decir, una recompresión controlada.

Ya desde los primeros trabajos subacuáticos respirando aire comprimido, mediante el uso de ingenios como cajones etcétera, se advirtió que el tratamiento del ataque de presión consitía en una recompresión inmediata del accidentado. Así, en 1863 Foley recomedaba a los trabajadores que habían estado en los cajones de hinca el volver de nuevo al ambiente presurizado del cajón. Esta práctica pudo confirmarse con los trabajos de Paul Bert en su cajón neumático y cámaras de dos compartimentos, y de ahí se postuló la creación de cámaras de recompresión de acero para el tratamiento de los síntomas del “mal del buzo”.

La primera cámara se instala en 1893 para los trabajos del túnel bajo el río Hudson de Nueva York y con ella se consigue eliminar casi por completo los problemas descompresivos. No obstante la mayor desarrollo en la concepción y construcción de cámaras hiperbáricas se debe a las casas Siebe-Gorman y a Draeger.

History of Hyperbaric Chambers

En España la primera cámara de recompresión va destinada a la Armada y su Escuela de Buzos y aparece en 1923 y es de producción de la casa Siebe-Gorman de Inglaterra. Luego las cámaras van popularizándose y sobrepasando su aplicación en buceo profesional y militar se utilizan también en el buceo recreativo donde el elevado número de practicantes y de inmersiones aconseja disponer de ellas en las proximidades de los núcleos más populares del buceo.

VN:F [1.9.3_1094]
Valoracion: 5.0/5 (3 votos)
Las primeras cámaras hiperbáricas, 5.0 out of 5 based on 3 ratings
Categorías: Centros de buceo, Un mar de Historia
Temas: , , , , , , , , , ,




Comentarios


Comentarios

Puedes utilizar las etiquetas más habituales de XHTML en tu comentario.

Formulario para comentar

Loguearme con Facebook

Nombre
Email (no será publicado)
Sitio web
Comentario

Suscribirse a la los comentarios (recibirás un mail cada vez que alguien responda).


Suscripción

Suscripción RSS - Icono RSS Suscribirse RSS / Feed

Suscríbete a través de tu dirección de correo electrónico.

Rafa Martos

Rafa MartosTécnico Deportivo en AA.SS, Instructor de buceo y fotógrafo submarino, autor de publicaciones divulgativas de buceo y snorkel, editó el libro Buceo en la Costa Blanca y es [...]

leer más