Disfrutando de la Reserva de Sant Antoni


La Reserva Marina del Cap de Sant Antoni siempre nos depara sorpresas cuando nos asomamos a sus fondos

Con el día nublado, sin  nada de viento y la mar como una balsa de aceite, enfilamos hacia la reserva marina del Cabo de San Antonio, al sur de la Cova Tallà. Una travesía exquisita que nos asoma a los vertiginosos acantilados que, desde su punto más alto, donde se ubica el faro, caen nada menos que  163 metros hasta el mar.

Nos encontramos en un punto frente a las costas de Xàbia. Este espacio de agua  destaca por la variedad de sus fondos, dominados por el sustrato rocoso pero donde también encontramos paisajes arenosos y extensas zonas presididas por la frondosa pradera de Posidonia oceánica.  Escenarios sumergidos de grandes bloques  donde los buceadores disfrutan de las sorprendentes asimetrías que dejan huecos entre los que se escabullen especies esquivas y discretas, como las corvinas, siempre de buen calibre, y que muchas veces también resultan tentaciones invencibles para atravesarlas buceando, aunque siempre con mucho cuidado para no dañar la delicada vida que suele cubrir las paredes.

Un excelente dia de calma chicha

Nos sumergimos y encontramos un agua profundamente azul, con excelente visibilidad y a buena temperatura, sobre los 18º. El recorrido que vamos a seguir nos llevará a sortear las innumerables  formaciones rocosas que se asientan en el fondo, unas veces aisladas y otras solapadas y que albergan grandes grupos de peces como los sargos y las mojarras. Algunos meros hacen su breve aparición cautos y prudentes para esconderse rápidamente en cuanto ven un amago de dirigirnos hacia ellos, mientras que una gran escorpa permanece inmutable en el fondo.

La flemática escorpa

Los numerosos huecos y grietas de las rocas procuran cobijo a otros animales, como pulpos de considerable tamaño, que hoy se muestran relajados e incluso abandonan su refugio momentáneamente para deleite de los buceadores, que pueden disfrutar de su señorial elegancia tanto cuando evolucionan en sedoso movimiento sobre el fondo como cuando se quedan quietos adoptando curiosas posturas y mutando la textura y el color de su piel, aunque no entendemos si es por habernos visto o porque han encontrado alguna presa o depredador o cualquier otra ignorada razón.

Casi sin darnos cuenta, disfrutando de la fuerza del cuadro sumergido y de la vitalidad de estas aguas, el tiempo transcurre y el manómetro nos marca la reserva e impone el ascenso para pasar al otro lado del telón marino.

Grupos de tranquilas corvinas

VN:F [1.9.3_1094]
Valoracion: 5.0/5 (5 votos)
Disfrutando de la Reserva de Sant Antoni, 5.0 out of 5 based on 5 ratings
Categorías: Buceando por la Comunitat, Comunitat Valenciana
Temas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,




Comentarios


Comentarios

Puedes utilizar las etiquetas más habituales de XHTML en tu comentario.

Formulario para comentar

Loguearme con Facebook

Nombre
Email (no será publicado)
Sitio web
Comentario

Suscribirse a la los comentarios (recibirás un mail cada vez que alguien responda).


Suscripción

Suscripción RSS - Icono RSS Suscribirse RSS / Feed

Suscríbete a través de tu dirección de correo electrónico.

Rafa Martos

Rafa MartosTécnico Deportivo en AA.SS, Instructor de buceo y fotógrafo submarino, autor de publicaciones divulgativas de buceo y snorkel, editó el libro Buceo en la Costa Blanca y es [...]

leer más