Cuando nos falta el aire…


Por muy raro que sea, en algún momento podemos encontrarnos que nos falta aire y tenemos que reaccionar rápida y acertadamente.

Nuestro paseo subacuático suele ser tranquilo y placentero, disfrutando sosegadamente del recorrido, como un senderista que se propone llegar al sitio pero disfrutando del camino, sin pretender hacerlo rápidamente. Nuestro consumo de aire es por tanto bastante previsible y si hemos planificado bien la inmersión y seguimos las reglas estaremos en condiciones de haber acabado antes incluso de haber entrado en reserva. Esto es lo normal, pero a veces las cosas se complican.

Hay que comprobar bien juntas y regulador

Puede darse el caso de que tengamos una avería que puede afectar al regulador, a la junta del grifo o al propio grifo de la botella, o bien a alguno de los latiguillos; vaya, que puede ser que inesperadamente no tengamos aire o comencemos a perderlo en unas circunstancias -por ejemplo cuando ya nos estamos acercando a la reserva- o a tal velocidad que no nos permita el ascenso seguro a superficie. En ese caso tendremos que recurrir a fuentes alternativas de aire.

La primera de ellas y si la avería sólo afecta a  nuestro regulador principal es el octopus o el regulador auxiliar que la normativa obliga a que llevemos siempre montado y operativo. Tendremos que echar mano rápida de él para lo cual es muy importante que lo tengamos localizado, no por ahí suelto y quien sabe si en funcionamiento o no. Por eso es interesante que en cada inmersión lo usemos unos minutos para comprobar que funciona correctamente.

En cada buceo deberíamos comprobar el octopus

Si el problema es la carencia de aire en la botella tendremos que acudir inmediatamente a nuestro compañero de inmersión para que nos pase su octopus. Como sabemos, éste suele llevar montado un latiguillo más largo que el regulador principal, y habitualmente de color amarillo para que resulte facilmente identificable en caso de emergencia.

Aquí es donde comprobaremos la tremenda importancia de tener siempre localizado al compañero y que nos mantengamos cerca de él, al menos a una distancia que haga viable que acudamos a tomar aire de su octopus. Es una consigna que forma parte de todos los cursos de iniciación al buceo pero que parece que a medida que vamos buceando, nos vamos olvidando de cumplir a rajatabla. Hasta que nos haga verdadera falta.

Nunca perder de vista al compañero

VN:F [1.9.3_1094]
Valoracion: 5.0/5 (4 votos)
Cuando nos falta el aire..., 5.0 out of 5 based on 4 ratings
Categorías: Buceando por la Comunitat, Centros de buceo, Escuela de buceo
Temas: , , , , , , , , , , ,




Comentarios


Comentarios

Puedes utilizar las etiquetas más habituales de XHTML en tu comentario.

Formulario para comentar

Loguearme con Facebook

Nombre
Email (no será publicado)
Sitio web
Comentario

Suscribirse a la los comentarios (recibirás un mail cada vez que alguien responda).


Suscripción

Suscripción RSS - Icono RSS Suscribirse RSS / Feed

Suscríbete a través de tu dirección de correo electrónico.

Rafa Martos

Rafa MartosTécnico Deportivo en AA.SS, Instructor de buceo y fotógrafo submarino, autor de publicaciones divulgativas de buceo y snorkel, editó el libro Buceo en la Costa Blanca y es [...]

leer más