Las percepciones en el buceo profundo


Cuando comenzamos las incursiones en buceo profundo notamos claramente ciertos cambios en nuestras percepciones. Veamos en qué consisten.

Hace unas semanas buceamos en la segunda Llosa de Benidorm, cerca de -40mts. Siempre que descendemos a gran profundidad, entendiendo ésta como la que se desarrolla entre los -30 m y los -40 m, nos asomamos a un entorno cambiante respecto al que estamos acostumbrados. Ya hemos hablado en otras ocasiones de la mutabilidad de la vida y paisajes que vamos a encontrar. Ahora vamos a tratar brevemente de los cambios que experimentaremos nosotros.

 

Lo primero que nos llamará la atención es probablemente la pérdida de luz y como consecuencia, de los colores, que a estas profundidades comienzan a presentarse cada vez más apagados y monocromos, teniendo a reducirse en un azul grisáceo. La rojísima estrella de mar nos parecerá de un morado mortecino… hasta que encendamos una luz y renacerá su colorido a nuestros ojos.

Todo se oscurece en profundidad

Vamos a notarnos más pesados, más densos, más lentos en nuestros movimientos. Todo parece que se ralentiza. Y no es extraño. Cada vez tenemos que soportar más peso al ser mayor la columna de agua encima de nosotros. Por ello nos moveremos suavemente, sin brusquedades ni rapidez, que lo único que pueden generarnos es un aumento muy importante de nuestro consumo de aire.

Consumiremos mucho más aire

El silencio será  abrumador, no oiremos nada más que nuestra respiración, o mejor, las burbujas que exhalamos a través del regulador, y que son mucho más densas que en aguas someras. Y es que en nuestros pulmones estamos alojando cuatro y cinco veces más aire que en superficie, por lo que tendremos que extremar el cuidado ante ascensos descontrolados.

Otro aspecto que con seguridad experimentaremos será el frío o al menos, el descenso sensible de la temperatura. En invierno ésta se mantiene bastante equilibrada a cualquier cota pero en verano sí que hay cambios bruscos entre el calorcito de superficie y la frescura del fondo debido a las conocidas termoclinas estacionales.

Ojo a la narcosis

A la vez que somos más pesados y lentos, también notaremos la ralentización de nuestras percepciones y de la acción que nos rodea; y es que está actuando la acción del nitrógeno, ese gas inerte que nos intoxica, aún levemente, y que requerirá de nuestra máxima atención y concentración en buceo profundo

VN:F [1.9.3_1094]
Valoracion: 5.0/5 (6 votos)
Las percepciones en el buceo profundo, 5.0 out of 5 based on 6 ratings
Categorías: Buceando por la Comunitat, Comunitat Valenciana
Temas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,




Comentarios


Comentarios

Puedes utilizar las etiquetas más habituales de XHTML en tu comentario.

Formulario para comentar

Loguearme con Facebook

Nombre
Email (no será publicado)
Sitio web
Comentario

Suscribirse a la los comentarios (recibirás un mail cada vez que alguien responda).


Suscripción

Suscripción RSS - Icono RSS Suscribirse RSS / Feed

Suscríbete a través de tu dirección de correo electrónico.

Rafa Martos

Rafa MartosTécnico Deportivo en AA.SS, Instructor de buceo y fotógrafo submarino, autor de publicaciones divulgativas de buceo y snorkel, editó el libro Buceo en la Costa Blanca y es [...]

leer más