Papá quiero aprender Kitesurf


Adrian y Marcos con Marc, uno de sus entrenadores

Adrian y Marcos con Marc, uno de sus entrenadores

Ya os he hablado en otros posts de las jóvenes promesas del norte de Alicante, Sebastián Ducós y Kiko Peiró però en esta ocasión os voy a hablar de dos niños de la provincia de Valencia que apuntan maneras, son Marcos Zaragoza y Adrián Carbonell, salidos de la escuela kite power, una magnífica cantera de campeones.

Marcos Zaragoza marcándose un raley

Marcos Zaragoza marcándose un raley en su home spot

Hola amigos/as, mucha gente cree que el kite exige una gran fuerza para practicarlo y aunque en el pasado así era, la evolución del material ha permitido que aquellas personas que no poseen una fuerza destacada puedan practicarlo sin ninguna limitación, por ejemplo los niños/as.

Adrian marcándose un buen grab

Adrian Carbonell marcándose un buen front grab

Actualmente las marcas fabrican material específico para los niños y gracias a la gran capacidad de despotenciación que tienen hoy en día las cometas, es suficiente con elegir una medida de kite adecuada al peso del niño y a la intensidad del viento en ese momento.

Adrian, supermán a una sola mano

Adrian, supermán a una sola mano

Muchos de los niños que están aprendiendo kite son hijos de kiters o windsurfistas que les han contagiado la afición y me llama la atención como algunos de ellos obsesionados por navegar, muchos días dejan de hacerlo para dedicarse a la formación de sus cachorros y a estar pendientes de ellos durante toda la tarde sacrificando su navegada.

Marcos con su padre Nacho

Marcos en volandas con su padre Nacho

Los niños aprenden más deprisa que los adultos, quizá porque perciben el riesgo de una manera diferente, sin un miedo obsesivo a la pérdida del control, viven la experiencia como un juego más, están acostumbrados a practicar deportes de deslizamiento como skate, patines, patinete, etc. y poseen un buen equilibrio dinámico y su condición física en relación a su tamaño y peso les da una gran ventaja respecto a los adultos, mucho más pesados y menos flexibles.

Marcos y Adrián con su monitor David

Marcos y Adrián con su monitor David

La edad de inicio siempre es difícil de establecer y en ocasiones es motivo de debate pero quizá todos estén de acuerdo que los 10-11 años es una buena edad para iniciarse en la navegación con cometa, pero que a partir de los 8-9 años los niños ya pueden empezar a volar pequeños parapentes y a practicar el equilibrio con tablas de surf o paddel surf, la clave está en no tener prisa y dejar que el niño te vaya pidiendo aprender, aunque todos sabemos que cada niño es un mundo y siempre tenemos que adaptarnos a sus características y particularidades y nunca al revés.

Adrián con su primo Sergio Lillo

Adrián con su primo Sergio Lillo

Aunque veo a muchos padres enseñar a sus hijos, os recomiendo que si no tenéis la debida formación como instructor de kite y el material adecuado, no es arriesguéis ya que está en riego la seguridad de vuestro propio hijo.

Marcos aprendiendo surfkite strapless

Primeros bordos de Adrián con una surfkite strapless (Mitu)

Una de las escuelas que se ha especializado en la formación de niños es la escuela Kite Power situada en la playa de Mareny de Barraquetes, muy cerca de Valencia, que posee todos los requisitos habidos y por haber para la enseñanza del kite a niños siento una de las canteras de nuestro deporte más activas de la Comunitat Valenciana.

Adrián y Marcos amigos para siempre

Adrián y Marcos, amigos unidos por el deporte

Adrián Carbonell y Marcos Zaragoza son precisamente alumnos de esta escuela y promesas de nuestro deporte y están aprendiendo y subiendo su nivel muy deprisa, sin duda los veremos muy pronto realizando maniobras de altísima dificultad.

Marcos con su tabla mitu

Adrián con su tabla mitu

Son amigos íntimos desde los 4 años cuando coincidieron en el colegio La Salle de Valencia, comparten skate y snowboard desde esa edad y sus padres Nacho Zaragoza y David Carbonell son aficionados al windsurf y les han inculcado el hábito de hacer deporte y todos sus valores asociados, algo que para la escuela kite power es fundamental

Adrián navegando en Altea

Adrián navegando en las aguas turquesas de Altea

Marcos Zaragozá tiene 12 años. Además del Kitesurf, disciplina con la que se ha iniciado el pasado año, practica otros deportes de deslizamiento como el surf, el skate y el snow. Su equipo para esta temporada está compuesto por una cometa BEST TS 7, tabla BEST ARMADA 131 y un arnés de la misma marca.

Marcos navegando a todo trapo

Marcos navegando a todo trapo

Adri Carbonell, actualmente con 13 años, es otra promesa. Empezó en Kite Power hace dos años y con muy poco tiempo comenzó con los saltos y las rotaciones. En la actualidad avanza hacia los trucos con potencia.

Marcos entrenando el equilibrio con "la roca" Bruno

Marcos entrenando el equilibrio con “la roca” Bruno

Esta temporada navegará con su magnífico equipo F-ONE compuesto por una cometa BANDIT 8 y una tabla ACID 132.

Adrian tomándose un descanso con su primo Sergio

Adrian tomándose un descansillo con su primo Sergio en el spot de Altea (desembocadura río Algar) demostrando cualidades de fakir acostados encima de las piedras

Desde luego, la influencia ejemplar de unos padres windsurfistas ha sido esencial para que desarrollen estas virtudes a pesar de su corta edad.

Otro front grab de Adrián, esta vez en el spot de Altea

Otro front grab de Adrián, esta vez en el spot de Altea

Sus monitores han sido David, Rafa y Marc però también se de buena tinta que Sergio Lillo, primo de Adrían y gran especialista de freestyle con botas, les va chivando algún que otro truquito para sacar maniobras.

Marcos navegando amurado a estribor

Marcos navegando amurado a estribor

Su spot habitual donde entrenan es la playa de Motilla en Mareny de Barraquetes pero también han navegado en las playas de punta Molins , espigón de Dénia, el pollo (Cullera), Altea incluso en el pantano de Alarcón.

Adrián en pleno salto acrobático

Adrián en pleno salto acrobático

El Kite sólo es un deporte extremo y de alto riesgo si se practica en condiciones duras o sin la debida formación pero si se practica en condiciones fáciles y favorables es un deporte muy seguro, muy completo y muy recomendable para niños que aprenden un deporte con una psicomotricidad muy rica además de que aprenden a apreciar,  valorar y a respetar la naturaleza.

Marcos trimando su barra

Adrián trimando su barra

Esperemos que cada vez sean más los niños que se inician en este deporte y así aseguremos el relevo generacional y que nuestro políticos apoyen este deporte en vez de prohibrirlo.

Bueno amigos/as espero que os haya gustado el post.
Hasta pronto y PURA VIDA!

VN:F [1.9.3_1094]
Valoracion: 4.7/5 (7 votos)
Papá quiero aprender Kitesurf, 4.7 out of 5 based on 7 ratings
Categorías: Comunitat Valenciana
Temas:




Comentarios

  1. 01 2 julio, 2015 | Nacho Zaragoza |

    Gran Articulo Raul, espero y deseo que este deporte y el entorno sea mas acogido por las autoridades valencianas, dandonos facilidades de
    navegacion y mas entradas y salidas para poder disfrutar y extender esta filosofia de vida y repeto al mar y el medio ambiente.

    VA:F [1.9.3_1094]
    Rating: 0 (from 0 votos)


    • 02 Raúl Arellano 5 julio, 2015 | Raúl Arellano |

      Gracias Nacho por transmitir esos valores a tus hijos, nos vemos en el agua

      VN:F [1.9.3_1094]
      Rating: 0 (from 0 votos)



Comentarios

Puedes utilizar las etiquetas más habituales de XHTML en tu comentario.

Formulario para comentar

Loguearme con Facebook

Nombre
Email (no será publicado)
Sitio web
Comentario

Suscribirse a la los comentarios (recibirás un mail cada vez que alguien responda).


Suscripción

Suscripción RSS - Icono RSS Suscribirse RSS / Feed

Suscríbete a través de tu dirección de correo electrónico.

Raúl Arellano

Raúl ArellanoRaúl Arellano es un valenciano que practica Kite desde el 2001, aunque antes practicó funboard 15 años. Es Presidente de la AEK, secretario de Kite de la FVCV, [...]

leer más