El Castell de la Solana


Considerado como uno de los mejores hoteles rurales de la Comunitat Valenciana, el Castell de la Solana cumple hoy cuatro años y se ha convertido en uno de los referentes del turismo de interior. El hotel es también, punto de partida para una amplia variedad de rutas BTT por la Vall de Pop, y desde su inauguración, ha sido lugar de encuentro de ciclistas que, con sus parejas, buscan el descanso en un lugar exclusivo.

No en vano Angel Vives es un gran viajero, y compañero también, con quien hemos recorrido el mundo a fuerza de pedal. Hoy se cumplen cuatro años desde que inauguramos el hotel, estrenamos sus habitaciones, cenamos al calor de la hoguera y, como no, ascendimos al Coll de Rates a la mañana siguiente. Un fin de semana inolvidable, lluvioso también, que fue el primero de una larga serie de excursiones y descubrimientos en un entorno fascinante y que ahora formará parte de los lugares con encanto dentro del nuevo Centro de BTT la Vall de Pop.

Dedicación y exclusividad, turismo de calidad y garantía de confort para quien desee conocer, a pie o en bici un pequeño valle escondido en la montaña de Alicante. Y como un pequeño homenaje al día que comenzó su verdadero viaje, el inicio de su aventura empresarial, os transcribo el texto que en su momento le fue dedicado:

Es cierto que mi buen amigo Ángel no necesita publicidad; ni él como persona, ni Mariví como mujer. Ni tan siquiera el hotel rural que en la pequeña población de Alcalalí acaba de inaugurar. Cierto es también que para todos los que lo conocen no necesita presentación: inquieto, emprendedor, buen negociador, adalid con sus amigos y algo zascandil, como dirían nuestros clásicos. Siempre dispuesto a viajar y su casa abierta para aquellos momentos en los que la vida nos empuja a quedarnos solos junto al mar.

Con él he tenido la suerte de recorrer el mundo en bici, de caminar por los más recónditos parajes y fue con quien exploré durante un año las complejas e inaccesibles zonas montañosas del interior de Castellón. Viajes de los que surgió uno de mis libros más entrañables: Els Ports. Con el brazo roto bebimos el agua de la font de la Donzella, pasamos innumerables noches junto al fuego en los santuarios perdidos del Maestrazgo o nos adentramos en barrancos como el Carbo donde colonias de neorrurales vivían, ya de vuelta de todo, como Dios los trajo al mundo.

Irlanda, Escocia, Croacia, Islandia, las altas montañas de Marruecos o las arenas del Sahara, Formentera, Fuerteventura o las frías tierras de las Merindades de Castilla y León fueron, entre otros muchos, los destinos que forjaron a golpe de pedal, esfuerzo y tesón, la amistad que surgió, hace quince años en el camino de Santiago, por una de esas circunstancias que no sabes muy bien si es el destino de la vida o simplemente la casualidad.

Cansado de sufrir, o de luchar, el muy bribón se ha construido una preciosa casa en Alcalalí que ha convertido en hotel Rural. El Castell de la Solana, o el descanso del guerrero. Un lugar para él y sus amigos. Un castillo que tiene princesa: Mariví, una de esas mujeres que a todo hombre nos gustaría tener a nuestro lado de por vida. Un espacio también para aquel que desee pasar unos días en la tranquilidad más absoluta disfrutando de las delicias de Pedro, su cocinero. Un dos estrellas michelín donde cada plato es un universo de sabores, una fugaz obra de arte, un homenaje al viajero, una forma de elevar a lo más alto la cocina más selecta, un privilegio entre montañas, una dedicación absoluta a su trabajo y a una profesión que bien llevada, es una entrega al placer de los demás.

Hace poco más de un año rodamos allí un capítulo de Planeta Bicicleta, “les Muntanyes de la Marina”. Recuerdo que la casa todavía no estaba acabada pero era el lugar ideal para pasar la noche en nuestra ruta. El zoom tuvo que ser rápido para que el telespectador no viese que las ventanas todavía no tenían cristales.

Pero la escena de la cena, las velas encendidas, la luna de Alcalalí, el olor a jazmín, la buena compañía, las carriladas al vino, mis mejores amigos, Oriana, Chelo y Mariví, la dulce Mariví, convirtieron aquella velada de trabajo en un momento mágico, fascinante. Un momento que ahora recuerdo una vez la casa ya funciona porque transmite a sus huéspedes exactamente, lo que allí se vivió.

Unos días antes de Navidad estrenamos el hotel. La cama, las sábanas, las cortinas, las toallas, los aderezos y pequeños detalles. Fue la primera noche, como la primera vez, como el arranque de una nueva etapa que ya no tiene vuelta atrás. Con o sin Ángel, seguiremos viajando. Y espero que nos pueda acompañar alguna vez si sus obligaciones como empresario se lo permiten. Y yo me permito por supuesto, recomendaros el Castell de la Solana, como no podía ser menos.

Porque es mi amigo, y por que es, con diferencia, la mejor casa rural donde jamás he estado. Siempre que descubro algo hermoso, tengo la irresistible tentación de transmitirlo. Por eso escribo, y por eso también os adjunto estas fotos.

Punto de partida para innumerables excursiones por el Cavall Verd, el Carrascar de Parcent, la Vall de Laguar, o simplemente dejarse llevar entre guiris, cerveza y vino, por el mercado de antigüedades de Xaló los sábados por la mañana. Un castillo de cristiano viejo en tierras de moriscos. Un lugar para enamorar, como dice su eslogan, o para culminar lo ya enamorado. Un hotel que reúne entre sus paredes la esencia del Mediterráneo, lo que nos gustaría encontrar, princesa incluida, cuando nos llegue el momento de colgar la armadura.

Texto y fotografías: José Manuel Almerich

Mas información:

www.castelldelasolana.es

www.totvalldepop.es

Mas imágenes del Castell de la Solana

VN:F [1.9.3_1094]
Valoracion: 5.0/5 (3 votos)
El Castell de la Solana, 5.0 out of 5 based on 3 ratings
Categorías: Comunitat Valenciana, Lugares con encanto, Nuestros protagonistas
Temas: , , , ,




Comentarios


Comentarios

Puedes utilizar las etiquetas más habituales de XHTML en tu comentario.

Formulario para comentar

Loguearme con Facebook

Nombre
Email (no será publicado)
Sitio web
Comentario

Suscribirse a la los comentarios (recibirás un mail cada vez que alguien responda).


Suscripción

Suscripción RSS - Icono RSS Suscribirse RSS / Feed

Suscríbete a través de tu dirección de correo electrónico.



José Manuel Almerich

José Manuel AlmerichEscritor, geógrafo y ciclista de montaña, José Manuel Almerich es un apasionado de la bicicleta por caminos forestales y divulgador por naturaleza del patrimonio rural valenciano. Viajero incansable, ha publicado [...]

leer más