Circular por las aceras. Un peligro anunciado


A lo largo de las semanas anteriores han repartido folletos entre los ciclistas que circulan por las aceras. En el papel se podía leer que está prohibido y puede ser susceptible de multa tal y como consta en las ordenanzas de tráfico.

Lo peor no es la multa, sino los accidentes que podemos causar entre los peatones y por tanto, nuestra responsabilidad. Imaginad una mujer mayor, una persona inválida con muletas, un niño o cualquier peatón que circule por la acera, que se vea de repente abordado por una bici y no pueda reaccionar.

Hasta el momento han sido relativamente pocos los accidentes porque eran pocas las bicicletas que circulaban por la ciudad, y también porque los reflejos de una bici y un peatón en forma son bastante rápidos. Pero en los últimos años, el aumento de las bicicletas, fenómeno del que podemos estar orgullosos y que indica un avance cultural y de calidad de vida en nuestras ciudades, puede producir una mayor frecuencia de incidencias si circulamos por donde no debemos: las aceras.

La normativa de tráfico marca un ancho mínimo para ello, pero aún así, no es la vía natural para un ciclista, ni los parques ni los paseos. Podemos utilizarlos temprano, con mucha precaución, cuando apenas hay viandantes, como ocurre con los paseos marítimos, pero en cuanto empiezan a afluir los peatones, esto puede resultar peligroso. Recuerdo hace unos años en Dublín, durante uno de nuestros viajes en bici por Europa, cuando uno de nuestros amigos circulaba por la acera y se llevó por delante a un camarero cargado de gin-tonics que en ese mismo momento salía por la puerta del bar. Aquello no le hizo mucha gracia ni a él, ni a los clientes cuyos cubitos de hielo y trozos de limón volaron hacia sus cabezas.

Bromas aparte, y como hemos apuntado en este blog alguna vez, las sendas y las aceras son para los peatones. Para los ciclistas, las pistas forestales, los caminos, y en la ciudad, el carril bici. Poco a poco los coches irán cediendo espacio a los ciclistas, y cada vez se verán menos a medida que nos vayamos acercando a Europa en cuanto a la utilización de la bicicleta para desplazarnos para ir al trabajo, a la escuela o a la Universidad. Para ello la policía municipal también se compromete a advertir, y si es necesario multar, a todos aquellos que utilicen el carril bici para aparcar, o como depósito de mercancías mientras se descarga por ejemplo, una furgoneta de reparto.

El acuerdo entre todos los usuarios está servido: el ciclista no invadirá las aceras, y los vehículos a motor no lo harán, ni aparcarán, en los carriles bici ni en las rampas de acceso. Las calzadas poco a poco se verán repletas de ciclistas porque en un mundo cada vez más sostenible es su evolución natural, pero de momento el respeto mutuo es lo que nos hará ser mucho más razonables, más ciudadanos en definitiva.

En las próximas semanas, nos comentaba la Policía Local, buena parte de las multas tendrán como propósito erradicar el perjuicio que causan a los ciclistas los coches aparcados en los carriles bici, pero también se hará con los ciclistas que circulen por las aceras. La idea es que “el infractor se mentalice de lo insolidario de su comportamiento. Debemos conseguir, sigue el agente, que el tráfico sea para todos más fluido en la ciudad y erradicar los peligros de accidente».

A finales de año, la previsión es que la ciudad de Valencia tenga 165 Km de carril bici en perfecto uso. Otro compromiso es mejorar el existente y ejecutar los tramos que todavía quedan para enlazar carriles aislados de la red. También se intentará que los carriles nuevos vayan por la calzada, y no por las aceras.

La voluntad de la administración por mejorar la ciudad en este sentido, hace años que se observa. Pero ahora queda la parte de los ciudadanos: optimizar al máximo este espacio público, utilizar la bici en la ciudad y respetar las ordenanzas. Sólo así conseguiremos la armonía tan necesaria para todos. Y en una ciudad como Valencia que es, sin lugar a dudas, una de las mejores del mundo para circular en bicicleta.

José  Manuel Almerich

VN:F [1.9.3_1094]
Valoracion: 2.3/5 (3 votos)
Circular por las aceras. Un peligro anunciado, 2.3 out of 5 based on 3 ratings
Categorías: Comunitat Valenciana, Noticias, Sugerencias y consejos
Temas: , , , ,




Comentarios


Comentarios

Puedes utilizar las etiquetas más habituales de XHTML en tu comentario.

Formulario para comentar

Loguearme con Facebook

Nombre
Email (no será publicado)
Sitio web
Comentario

Suscribirse a la los comentarios (recibirás un mail cada vez que alguien responda).


Suscripción

Suscripción RSS - Icono RSS Suscribirse RSS / Feed

Suscríbete a través de tu dirección de correo electrónico.



José Manuel Almerich

José Manuel AlmerichEscritor, geógrafo y ciclista de montaña, José Manuel Almerich es un apasionado de la bicicleta por caminos forestales y divulgador por naturaleza del patrimonio rural valenciano. Viajero incansable, ha publicado [...]

leer más