Fred intens i salut


Frío intenso y salut.

Con este título, la Generalitat Valenciana, por medio de la Consellería de Sanitat, publica un folleto muy interesante que está distribuido en todos los Centros de Salud. El tema: cómo afrontar el frío intenso en grupos de riesgo y deportes al aire libre.

Como buen blogger, y como nos enseñaron en los cursos para su gestión, hemos de estar atentos a cualquier tema que pueda interesar a nuestros seguidores. Hemos de tener ojo avizor, como dirían nuestros clásicos, cuyo significado literal sería estar atento, espectante, interesado, en aquello que nos incumbe para realizar nuestro trabajo.

Pues bien, como os decía, dicho folleto está a nuestra disposición en los Centros de Salud y, con motivo de unos análisis rutinarios, cayó en mis manos, y mientras esperaba que me llamasen, pude leerlo con tranquilidad.

Se trata de una serie de consejos sobre cómo actuar en los días de frío. Sí, como suena. Conocer los grupos de riesgo, personas mayores, niños pequeños y lactanes, personas enfermas y…. personas que practican deportes al aire libre en zonas frías, alpinistas, montañeros, cazadores y ciclistas de montaña. Ante esta situación, siempre se ha insistido en una serie de premisas básicas y formas de actuar que siempre viene bien recordar. Para los días de mucho calor durante el verano, los medios de comunicación insisten con frecuencia en beber mucha agua, no salir a la calle durante las horas centrales del día, etc, etc, pero para el frío, la información no es tan exhaustiva y no se trata sólo de abrigarse.

Hay que evitar las exposiciones prolongadas al frío y sobre todo, al viento. Hay que llevar la ropa adecuada, de este tema hablamos en su momento, y prestar atención a la cabeza, las manos, el cuello y los pies.

Foto revista Bike

Todo esto protegerlo en nuestras travesías en bici puede ser complicado, pero las prendas existentes para las extremidades en nuestro deporte son variadas y de gran calidad. Materiales como las fibras polares, el goretex o sofitex y, sobre todo, prendas interiores que nos mantengan secos es fundamental.

Conviene, dice el folleto, comer de caliente y alimentos que nos aporten la energía necesaria (legumbres, sopa de pasta) sin renunciar a la variedad, antes y después del ejercicio. Alguna taza de bebida caliente como el caldo, cacao, leche, té o café) nos ayudarán a mantener la temperatura corporal o recuperarnos después del ejercicio.

En los albergues, hoteles o en nuestras casas particulares, prestar atención a las estufas de leña o gas para evitar riesgos de incendio o intoxicación por monóxido de Carbono. Asegurarnos  de que funcionan bien antes de ponerlas en marcha y que las salidas de aire no estén obstruídas.

Al respecto de los efectos directos del frío durante nuestra actividad, hay dos tipos de congelación que nos pueden afectar a la piel y los tejidos internos, la cogelación superficial que afecta a una parte de la piel, especialmente las mejillas, las orejas y los dedos, y la congelación profunda que afecta primero a la nariz, las orejas y los dedos. Los síntomas en este caso son graves y la piel se vuelve dura al tacto, e incluso pueden formarse úlceras y gangrena.

Foto Wikipedia

En nuestras salidas de montaña en esta época, la congelación superficial es frecuente en las mejillas y los dedos de las manos, sobre todo en los macizos que pertenecen a Javalambre o Peñagolosa en los que se alcanzan casi los dos mil metros de altura. Y sobre todo más que la altura, es el tipo de clima puesto que ya se considera continental y alejado por tanto, de la influencia mediterránea.

En el Cerro Calderón o Alto de Barracas, perteneciente al Rincón de Ademuz, es donde se han registrado históricamente las temperaturas más bajas de nuestra comunidad. También en la cumbre de la Salada, cerca de Andilla, Sacañet o la aldea de Canales se llega con frecuencia a temperaturas inferiores a diez grados bajo cero al igual que en la sierra de Mariola y Aitana. Todas sobre los 1500 m sobre el nivel del mar. En estas últimas la influencia de los vientos de levante aumenta considerablemente las precipitaciones de nieve.

Un fenómeno que suele ser frecuente al acabar nuestra excursión en invierno, o a veces en primavera u otoño si las temperaturas ya son bajas, es la hipotermia. Sus síntomas son temblores incontrolables y entumecimiento de las manos. Hay que moverse, es decir, realizar actividad física y seguir adelante si se trata de una parada técnica, tomar bebidas calientes si es posible, y si estamos mojados, hay que ir inmediatamente a un lugar caliente, quitarse la ropa mojada y abrigarnos. Si la hipotermia es severa, además de los temblores incontrolables, la persona afectada apenas podrá caminar, tendrá poca coordinación muscular, su pulso desciende y la respiración se hace pausada, con comportamiento irracional. En los casos más graves, el temblor desaparece. Ante esto, hay que tratar al enfermo como un caso de urgencia y llevarlo directamente al hospital. En caso de estar en un lugar aislado, cubrir a la personas con mantas y llevarla a un lugar seguro, calentando a la víctima incluso con el propio calor corporal.

Son consejos a tener en cuenta pero lo más prudente es no llegar a las condiciones que puedan provocar hipotermia severa o congelación. Aunque estemos en una zona mediterránea, la temperatura de nuestras montañas se asemeja a las zonas más frías de la península y la altura aquí actúa como factor de enfriamiento. Si tenemos clara la excursión, el lugar donde acabar si se trata de travesía, que disponga de todo lo necesario para pasar calientes la noche, si disponemos de la ropa adecuada, el invierno es una estación más para practicar nuestro deporte. Pero si desconocemos el entorno, no tenemos buen material y nos confiamos incluso en verano, podemos pasarlo mal. Aún a pesar de todo, la bici es un deporte expuesto en el que, por mucho que nos abriguemos, siempre habrá un huequecito por donde entra el aire frío. Lo importante es no dejar de movernos y cambiarnos de ropa inmediatamente al finalizar la etapa. Y no olvidemos nunca que el factor viento multiplica a la baja la temperatura, es decir, que en una bajada, la sensación térmica es mucho mayor que si estamos parados. Esto es lo mismo que esquiar, pero sobre ruedas…

Texto y fotografías: José Manuel Almerich

VN:F [1.9.3_1094]
Valoracion: 0.0/5 (0 votos)
Categorías: Comunitat Valenciana, Material deportivo, Sugerencias y consejos
Temas: , , , ,




Comentarios


Comentarios

Puedes utilizar las etiquetas más habituales de XHTML en tu comentario.

Formulario para comentar

Loguearme con Facebook

Nombre
Email (no será publicado)
Sitio web
Comentario

Suscribirse a la los comentarios (recibirás un mail cada vez que alguien responda).


Suscripción

Suscripción RSS - Icono RSS Suscribirse RSS / Feed

Suscríbete a través de tu dirección de correo electrónico.



José Manuel Almerich

José Manuel AlmerichEscritor, geógrafo y ciclista de montaña, José Manuel Almerich es un apasionado de la bicicleta por caminos forestales y divulgador por naturaleza del patrimonio rural valenciano. Viajero incansable, ha publicado [...]

leer más