Tabarca


La isla de Tabarca es un regalo del Mediterráneo. Decadente y algo siciliana, este lugar es ideal para perderse unos días entre el sonido del mar y la luz del atardecer.

No he podido resistirme en esta ocasión a escribir sobre Tabarca; sí, se que no hay ninguna bicicleta en la isla, sé que si la hubiese, el recorrido más largo serían apenas dos kilómetros de largo por apenas medio de ancho, y no siempre las bicicletas son para el verano, sobre todo si hace mucho calor, y más todavía si el mar está tan cerca, o como es el caso, la envuelve por completo.

Camino hacia las calas y escollos de levante

La isla de Tabarca es la única isla habitada de toda la Comunidad Valenciana. Su territorio árido azotado por los vientos y la fuerza del oleaje, es un pequeño paraíso donde bucear entre los largos lazos de la Posidonia se convierte en una experiencia indescriptible aún incluso, con unas simples gafas y un tubo.

No necesitamos más, pero sobre este tema nuestro amigo y compañero Rafa Martos nos puede contar en su Blog mucho más de sus maravillas subacuáticas. No en vano la isla de Tabarca y sus fondos marinos fueron la primera reserva Marítimo Terrestre que se declaró en España.

En la isla he estado en varias ocasiones. Hace diez años la editorial Bromera me encargó un precioso libro sobre espacios naturales del litoral valenciano y para escribir sobre Tabarca estuve allí una semana entera alojado en el entonces, Hotel El Gobernador, la antigua casa señorial del gobernador de la Isla. Jamás olvidaré la calma en la que quedaba Tabarca cuando el último barco de turistas se alejaba hacia la costa con su bulliciosa carga.

Entonces sus calles y calas se quedaban solitarias, como alejadas del mundo, con una sensación de paz acrecentada al caer la tarde y el sol ocultándose tras las montañas de sal de la cercana Santa Pola. Como si flotase en el agua, las luces de la isla visibles desde Alicante. parpadeaban sobre las olas en cuanto en el cielo aparecían, las primeras estrellas.

 

Las murallas barrocas de Tabarca envuelven el casco urbano de la isla

Por diversos motivos esta vez ha sido diferente. Entonces vi a la isla descuidada y decadente. Abandonada por todos y con intentos de construir sobre un paisaje virgen de ladrillo. Pero ahora la isla está mucho mejor. Como en cualquier viaje, a veces  influye más con quien vas que donde. Pero en esta ocasión, Tabarca la he visto más cuidada y más blanca que nunca. Partes importantes de la muralla han sido restauradas, y la gente, incluidos sus propios habitantes, mucho más conscientes de que el futuro de la isla pasa por el turismo, la calidad y el paisaje.  He vuelto a ver los hoteles abiertos  y adaptados a los niveles de exigencia actuales, decorados para hacer la estancia del visitante más agradable y convertir esos días de paz y sosiego en algo inolvidable, sensaciones que transmite la isla habitada más pequeña del Mediterráneo.

 

Los islotes de la Galera y la Nao forman parte también del arquipielago

A medida que el barco se acerca hacia Tabarca, situada a tres millas de la costa, su singular fisonomía y su silueta amurallada se va perfilando con más claridad.

Iglesia Fortaleza de San Pedro y San Pablo

La iglesia fortaleza dedicada a San Pedro y San Pablo, levantada a finales del siglo XVIII para refugio de sus habitantes en caso de asedio por los piratas berberiscos. Destaca imponente sobre la isla totalmente plana, mientras se identifican, poco a poco la puerta de Alicante, el contorno totalmente amurallado del casco urbano, el faro y su castillo inacabado, y las casas pintadas de colores recortando el horizonte. Los actuales habitantes de la isla son, en su mayor parte, descendientes de los prisioneros genoveses que fueron liberados de la isla tunecina de  la que tomó su nombre.

La reducida extensión y sus duras condiciones climáticas condicionan la vegetación

Todo el contorno de la isla aparece muy recortado, con una línea de costa formada por acantilados de poca altura, costas bajas de roca y calas de cantos rodados. De hecho, el máximo desnivel que alcanza la isla apenas llega a los 15 metros sobre el nivel del mar y por eso, en los días de tempestad, esta porción de tierra parece que vaya a ser tragada por las aguas.

La única playa de arena de Tabarca se encuentra en el Istmo, al lado opuesto del pequeño puerto de pescadores, y tiene una longitud aproximada de doscientos cincuenta metros. A su alrededor se ubican casi todos los restaurantes y es un lugar muy frecuentado por los turistas que, en numerosas ocasiones, centran su visita sólo en tomar el sol y bañarse en sus cristalinas aguas.

 

Antigua cantera junto a la puerta de San Gabriel.

Pero Tabarca es mucho más que playa y mar, aunque esté abrazado por él y su historia vaya íntimamente unida a los avatares de la historia. Griegos, fenicios y romanos utilizaban la isla como base de operaciones y la llamaron Planesia. Carlos III tomó la decisión de fortificar la isla, que entonces se llamaba Isla de San Pablo, y la repobló con 69 familias de origen genovés que habían sido hechas prisioneras y esclavizadas por el rey de Túnez.

Detalle de la piedra desgastada por el viento de la puerta de San Pablo

Estas familias se dedicaban a la pesca del coral rojo en el norte de Italia donde la corona española tenía intereses desde el siglo XVI.  Sus descendientes vivieron de la pesca al menos durante cuatro generaciones, e incluso llegó a funcionar una almadraba hasta los años cincuenta. Hoy es el turismo el que permite la vida en la isla y por ello, estos valencianos de origen italiano, la cuidan y protegen como parte que es de sus propias vidas, y la memoria de sus antepasados.

Tabarca es la isla de los nombres perdidos. Desde las rejas de hierro de su antiguo cementerio pueden verse las estelas de marmol con las inscripciones de nombres italianos, primeros habitantes de la isla.

Pasar un fin de semana en la isla de Tabarca es el mejor regalo que puedes hacer a alguien especial.  Un par de hoteles exclusivos te permiten descansar en habitaciones decoradas con alma mediterránea, al nivel de la hostelería europea, algo que se detecta inmediatamente cuando viajas con frecuencia y que consiste en esa mezcla de buen gusto, pequeños detalles, diseño y atención exquisita. Era precisamente lo que Tabarca necesitaba para ofrecer toda una variedad de servicios a la altura de un turismo de calidad. Porque esta actitud, igual que todo en la vida, revaloriza nuestro patrimonio y mantiene el prestigio y el paisaje que es, en definitiva, lo más importante.

La isla de Tabarca es hoy día algo menos decadente. Quizá la he visto de forma diferente, pero pasear por su recinto amurallado, uno de los escasos ejemplos de arquitectura militar barroca, caminar de madrugada por el sendero que rodea la isla y acercarse al solitario cementerio al pie de los acantilados o simplemente dejarse llevar por el sonido del mar, en cualquiera de sus calas alejadas del bullicio, es vivir de lleno la esencia del Mediterráneo. Como una parcela genovesa en tierras valencianas, Tabarca es mucho más que un merendero a la orilla de la playa. Representa la lucha por la supervivencia de generaciones de nombres perdidos y la defensa de la costa frente a los piratas que saquearon, durante siglos, los pueblos y ciudades del litoral valenciano.

Texto y fotografías: José Manuel Almerich

Sugerencias

Casa La Trancada

Hotel Isla Tabarca

Casa Tere. Restaurante

VN:F [1.9.3_1094]
Valoracion: 0.0/5 (0 votos)
Categorías: Comunitat Valenciana, Lugares con encanto
Temas: , , ,




Comentarios

  1. 01 8 marzo, 2013 | Janice56319 |

    Helpful info. Lucky me I discovered your web site unintentionally, and I am surprised why this accident did not happened in advance! I bookmarked it.

    VA:F [1.9.3_1094]
    Rating: 0 (from 0 votos)


  2. 02 13 julio, 2013 | Marcelle Arno |

    I just want to mention I am just newbie to weblog and honestly savored your page. Most likely I’m going to bookmark your blog . You actually come with incredible articles and reviews. Thanks a lot for revealing your web site.

    VA:F [1.9.3_1094]
    Rating: 0 (from 0 votos)


  3. 03 12 abril, 2014 | Anstin |

    hello there and thank you for your information – I’ve definitely picked up anything new from right here. I did however expertise some technical points using this site, since I experienced to reload the web site lots of times previous to I could get it to load properly. I had been wondering if your web hosting is OK? Not that I am complaining, but sluggish loading instances times will often affect your placement in google and can damage your quality score if ads and marketing with Adwords. Anyway I’m adding this RSS to my email and can look out for much more of your respective exciting content. Ensure that you update this again very soon..…I will be happy if you visit my blog and say something http://twitter-guide-1.blogspot.com/

    VA:F [1.9.3_1094]
    Rating: 0 (from 0 votos)



Comentarios

Puedes utilizar las etiquetas más habituales de XHTML en tu comentario.

Formulario para comentar

Loguearme con Facebook

Nombre
Email (no será publicado)
Sitio web
Comentario

Suscribirse a la los comentarios (recibirás un mail cada vez que alguien responda).


Suscripción

Suscripción RSS - Icono RSS Suscribirse RSS / Feed

Suscríbete a través de tu dirección de correo electrónico.



José Manuel Almerich

José Manuel AlmerichEscritor, geógrafo y ciclista de montaña, José Manuel Almerich es un apasionado de la bicicleta por caminos forestales y divulgador por naturaleza del patrimonio rural valenciano. Viajero incansable, ha publicado [...]

leer más