La laguna de la Dehesa


Un lago de montaña en la sierra de Espadán, único en la Comunitat Valenciana.

Como ubicada en el cráter de un volcán, en lo alto de una colina envuelta de alcornoques, la laguna de la Dehesa es uno de los lugares de mayor valor ecológico y paisajístico de la sierra de Espadán.

Perteneciente al municipio de Soneja, la laguna y su entorno es un ecosistema formado una zona húmeda rodeada de un bosque mediterráneo puro. Alcornoques, encinas, lentiscos, arrayanes, palmitos, romerales, jaras y numerosas especies botánicas difíciles de encontrar, algunas incluso endémicas o en peligro de extinción como la Crassula Campestris o la Chaetonychia Cymosa, envuelven una laguna endorreica de aguas dulces procedentes de la lluvia y sin manantiales cercanos, fenómeno único en la Comunidad Valenciana por ubicarse precisamente, en una zona de montaña.

La formación de la laguna se debe a que está situada sobre areniscas triásicas muy compactadas sobre margas de arcillas, que hacen que el suelo se impermeabilice y permita la existencia de esta lámina de agua permanente. Esta lámina permite también la vida de plantas acuáticas y diversas especies de anfibios como el sapo común, el sapo partero o el sapo de espuelas, además de la rana común.

Las orillas están pobladas de juncos y eneas como paso intermedio al roquedo que protege el charco.

A tan sólo 440 m de altura, la laguna de la Dehesa en las  estribaciones más orientales de Espadán, es como una isla de agua en un mar de bosques. Tiene apenas 700 Ha y fue declarada Microreserva de Flora en el año 2000. Dos años después el Consell le aumentó su protección con la figura de Paraje  Natural Municipal.

Hay un pequeño recorrido que nos descubre las formaciones de rodeno, las vistas sobre el valle del Palancia y la Calderona, y restos de corrales de ganado junto con una antigua cantera de ruedas de molino.

Descubrir la laguna de la Dehesa en bicicleta de montaña sobre todo con las luces del atardecer, es todo un regalo para los sentidos a finales del invierno. El silencio que la envuelve cuando te acercas salta de inmediato al alejarse de nuevo, cuando los anfibios recuperan sus sonidos.  Tradicionalmente utilizada como abrevadero puesto que  quedaba junto a una colada pecuaria y por allí pasaban los ganados de Aragón, hoy solo pueden verse las huellas de jabalíes que se acercan a revolcarse en el barro.

Desde hace 11.000 años el hombre ha habitado su entorno. La constancia de la actividad de aquellos primeros cazadores recolectores se conserva en el Museo Arqueológico de Segorbe en las puntas de flecha, molinos de trigo y piezas de  sílex.

La bici nos permite acercarnos a este singular espacio sin alterarlo. Tanto desde Soneja como desde Azuébar o Chóvar, podemos llegar a él siguiendo el PR CV-320, sendero señalizado con marcas blancas y amarillas.

Otras propuestas para llegar a la laguna

Desde Soneja

Desde Algar del Palancia

Desde el Centro de Interpretación

Parque Natural Municipal

 

VN:F [1.9.3_1094]
Valoracion: 4.0/5 (1 voto)
La laguna de la Dehesa, 4.0 out of 5 based on 1 rating
Categorías: Comunitat Valenciana, Excursiones, Lugares con encanto
Temas: , , ,




Comentarios


Comentarios

Puedes utilizar las etiquetas más habituales de XHTML en tu comentario.

Formulario para comentar

Loguearme con Facebook

Nombre
Email (no será publicado)
Sitio web
Comentario

Suscribirse a la los comentarios (recibirás un mail cada vez que alguien responda).


Suscripción

Suscripción RSS - Icono RSS Suscribirse RSS / Feed

Suscríbete a través de tu dirección de correo electrónico.



José Manuel Almerich

José Manuel AlmerichEscritor, geógrafo y ciclista de montaña, José Manuel Almerich es un apasionado de la bicicleta por caminos forestales y divulgador por naturaleza del patrimonio rural valenciano. Viajero incansable, ha publicado [...]

leer más