La Marjal de Pego-Oliva, los caminos del arroz


En apenas unas horas podremos recorrer el corazón del Parque Natural donde el agua y las aves son sus principales protagonistas

Un grupo de cigüeñas negras levantan el vuelo a nuestro paso mientras atravesamos los arrozales de la marjal de Pego.  Sorprendente y extraordinario este espectáculo nos deja sin aliento, nos hace detenernos y observar una de las aves más raras de Europa y cuya presencia en España es muy escasa, limitándose a descansar en zonas concretas del norte de Extremadura, la sierra de Malcata y en los Arribes del Duero, entre otros lugares puntuales. Capaz de volar hasta 250 km diarios, la cigüeña negra es una especie muy rara de ver, más salvaje y solitaria que la cigüeña común, además de rehuir la compañía humana.

   12967983_10209660948703772_3893186631750790881_o         Cigüeñas negras levantando el vuelo al paso de un ciclista

DSC_0763

Por eso ver una colonia en el Parque Natural de la Marjal de Pego-Oliva es un verdadero privilegio, una oportunidad única de disfrutar de su presencia, aunque sea observándola desde lejos, tras haber pasado el invierno en los humedales de Nigeria y Mali o haber atravesado el Mediterráneo sobrevolando el Bósforo, Sicilia y el norte de África desde la India en su migración anual.  Según los datos del Ministerio de Medio Ambiente, las estimaciones más optimistas, apenas alcanzan las 250 parejas en toda la Península Ibérica y en torno a 1600 en toda Europa.

DSC_0819

Nuestra ruta por la Marjal comienza en Pego, aunque podemos adentrarnos a ella desde Oliva, o en un punto determinado de la carretera El Vergel-Pego. Los caminos entre arrozales nos permiten adentrarnos hacia el corazón del parque donde surgen los manantiales más importantes: el rio Bullent, el rio Racons y la Font Salada. La abundancia de agua esta primavera dota al parque de una belleza sobrecogedora.

DSC_0786

Los numerosos manantiales o “ullals” que abundan en toda la marjal, aportan sus aguas a los humedales que se extienden a lo largo de todo el parque formando lagunas y zonas pantanosas cubiertas de vegetación donde se refugian y anidan todo tipo de aves destacando especies que, como el caso de estos días, no dejan de sorprendernos.

DSC_0812

La presencia de cigüeña negra confirma el buen estado del humedal y sobre todo, una gestión responsable y comprometida que ha permitido que se conserve este tipo de ecosistemas, antaño tan abundantes en la llanura cuaternaria valenciana.

DSC_0791

El primer objetivo ha sido ascender a la Muntanyeta Verda, una pequeña colina cubierta de pino blanco, donde contemplar la totalidad de la marjal y desde donde se pueden ver los distintos tipos de paisaje que la caracterizan: las riberas de los ríos y su confluencia, los campos de arroz donde se han cultivado hasta diecisiete variedades distintas y desarrollado algunas autóctonas como el bombon y el pegonil, arroces endémicos de gran calidad, así como el horizonte enmarcado por las montañas de la Gallinera, la sierra de Segaria y el mar.

12022441_10209660782339613_8421913013672158325_o

Desde la muntanyeta verda, volveremos por el mismo sitio y seguiremos el nacimiento del rio Salinar, para llegar a la senda del mismo nombre y alcanzar el Blau del Calapatar, un precioso paraje donde el río se ensancha y por el que discurre en abundancia, agua fresca y transparente.  Este lugar es el punto donde el Salinar desemboca en el rio Bullent, junto a las ruinas de una casa abandonada que aparece documentada en el siglo XVII cuando Escolano la cita en una de sus obras.

12916164_10209660934783424_8192644676090136098_o

DSC_0800

Finalizaremos la excursión en la Font Salada, un manantial donde el agua mantiene la misma temperatura tanto en verano como en invierno. Sus propiedades curativas son conocidas desde la antigüedad y hoy es un lugar acondicionado tanto para el baño como para el ocio y el esparcimiento al encontrarse cerca un par de restaurantes y un hotel.

DSC_0832Font Salada

El Parque Natural de la Marjal de Pego-Oliva tiene una extensión de 1250 Ha y fue declarado espacio protegido en 1994. Su origen está en la formación geológica de un proceso de colmatación, es decir, la transformación de una antigua bahía marina en albufera, que se fue cerrando por los sedimentos aportados por los ríos y las corrientes marinas hasta su estado actual. Se encuentra separada del mar por una barrera dunar de 9 km de longitud que protege la vegetación, los manantiales y los arrozales.

DSC_0798

Los ríos Bullent y Racons bordean el parque por el norte y sur respectivamente y sus aguas se distribuyen por los campos a través de una extensa red de acequias y canales. El agua de lluvia se filtra en las montañas que la envuelven y es conducida hasta el marjal por corrientes subterráneas que facilitan un ecosistema de ullals y praderas sumergidas de macrófitos, dos de los hábitats más importantes de este espacio protegido.

DSC_0751

Texto y fotografías: José Manuel Almerich

VN:F [1.9.3_1094]
Valoracion: 1.0/5 (1 voto)
La Marjal de Pego-Oliva, los caminos del arroz, 1.0 out of 5 based on 1 rating
Categorías: Comunitat Valenciana, Excursiones, Lugares con encanto
Temas: , , , , ,




Comentarios


Comentarios

Puedes utilizar las etiquetas más habituales de XHTML en tu comentario.

Formulario para comentar

Loguearme con Facebook

Nombre
Email (no será publicado)
Sitio web
Comentario

Suscribirse a la los comentarios (recibirás un mail cada vez que alguien responda).


Suscripción

Suscripción RSS - Icono RSS Suscribirse RSS / Feed

Suscríbete a través de tu dirección de correo electrónico.



José Manuel Almerich

José Manuel AlmerichEscritor, geógrafo y ciclista de montaña, José Manuel Almerich es un apasionado de la bicicleta por caminos forestales y divulgador por naturaleza del patrimonio rural valenciano. Viajero incansable, ha publicado [...]

leer más