Pedalear sobre las aguas


Por los campos inundados del Parque Natural

Los ciclos estacionales permiten viajar por nuestras comarcas a lo largo de las diferentes épocas del año con la sensación de estar en países distintos.

Esta es la riqueza de nuestro territorio, la nieve hibernal en las zonas de interior, el cromatismo de los bosques de ribera durante el otoño, la primavera en los altiplanos, y el verano junto al mar.  Pero hay lugares que cambian aún más si cabe que el resto de nuestro paisaje. Hay parajes que se modifican radicalmente y cuya percepción es muy distinta según las estaciones. Y no hablamos sólo de la alta montaña, blancas, verdes, ocres o o grises, sino de las llanuras litorales como es el caso del Parque Natural de la Albufera.

img_1021

Durante la época de la Perelloná, los campos se inundan y se mantienen en este estado para facilitar la plantación del arroz y también, permitir la presencia de miles de aves acuáticas que aprovechan uno de los humedales  más importantes de Europa para pasar el invierno.

La Albufera de Valencia vuelve a tener durante estos meses la misma extensión que tuvo hace doscientos años, cuando el lago era mucho mayor que en la actualidad y “los tancats”, cerramientos de la laguna para cultivar arroz, todavía no habían comenzado.

p1040779

El lago se fue colmatando con tierra y reduciendo su extensión, lo que creó un conflicto evidente entre pescadores y agricultores. Eran intereses contrapuestos, contra menor fuese la extensión de agua, menos la cantidad de pesca y mayor los campos cultivados y robados al lago.

img_35091

Hoy en día este conflicto ha desaparecido, la Comunidad de Pescadores del Palmar, una institución más antigua que el mismísimo Tribunal de las Aguas vigila que el lago mantenga sus niveles y los pescadores de raza, los únicos que tienen derechos de explotación de la Albufera desde la llegada del monarca Jaime I, pueden seguir pescando como lo han hecho siempre.

haypesca-albufera-8

Las intensas lluvias de los últimos días han aumentado el nivel que en los años precedentes había mermado considerablemente. Se ha renovado el agua del lago y se ha “depurado” de forma natural aunque, eso sí, con mayor cantidad de sedimentos que poco a poco,  lo irán colmatando hasta que algún día, si el hombre no interviene, se convertirá en un humedal cada vez más pequeño, cubierto    de cañas y barro

img_35101

La bici como siempre nos permite conocer este paisaje siempre cambiante. Es el momento de pedalear sobre sus aguas, eso sí, con mucha precaución y conociendo bien por dónde van los caminos. Caminos, ahora sumergidos, pero que en poco tiempo volverán a ser transitables sobre tierra.

img_35241

Un recorrido por los alrededores del lago, que como el milagro bíblico, nos permite “caminar sobre ruedas” con esa extraña sensación de navegar por un mar de agua dulce, de amplios horizontes y caminos escondidos.

Texto: José Manuel Almerich/Fotos: Javier Guirado, J.M. Almerich

VN:F [1.9.3_1094]
Valoracion: 0.0/5 (0 votos)
Categorías: Comunitat Valenciana, Excursiones, Lugares con encanto
Temas: , , , ,




Comentarios


Comentarios

Puedes utilizar las etiquetas más habituales de XHTML en tu comentario.

Formulario para comentar

Loguearme con Facebook

Nombre
Email (no será publicado)
Sitio web
Comentario

Suscribirse a la los comentarios (recibirás un mail cada vez que alguien responda).


Suscripción

Suscripción RSS - Icono RSS Suscribirse RSS / Feed

Suscríbete a través de tu dirección de correo electrónico.



José Manuel Almerich

José Manuel AlmerichEscritor, geógrafo y ciclista de montaña, José Manuel Almerich es un apasionado de la bicicleta por caminos forestales y divulgador por naturaleza del patrimonio rural valenciano. Viajero incansable, ha publicado [...]

leer más