El Alto de Alcola. Un circular de altura por la muela de Jalance (II Parte)


Durante esta parte del trayecto recorreremos el escondido valle de Sacarás, con restos de antiguas casas moriscas y tierras todavía hoy cultivadas entre la muela de Cortes y la muela de Jalance

A medida que vamos avanzando y alejándonos de la cubeta de inundación donde confluyen los ríos Júcar y Cabriel, nos adentramos en otro tipo de bosque, el dominio del pino rodeno. Vamos ganando altura y dejamos abajo las antiguas compuertas del embalse de Embarcaderos y el muelle de los barcos para bordear por un camino bien trazado, las vertientes septentrionales de la muela de Alcola. Como corresponde a su orientación, los pinos son espesos y disponen de un sotobosque generoso, compuesto por albaidas, tomillares y aliagas en las zonas más degradadas y lino blanco, y brezos, coscoja y enebro, junto con alguna sabina en las zonas más protegidas.

Las vistas también son espectaculares pues desde aquí podemos observar el impresionante Cañón del Júcar, todo el trazado del embalse, y al fondo, el castillo de Xirel, la fortaleza que fue levantada para reducir la población morisca sublevada en la muela de Cortes a raíz del decreto de expulsión en 1609.

La muela de Cortes queda justo frente a nosotros, antes de que tomemos dirección sur en busca del valle de Sacarás, cuyos cintos impresionan por su caída y verticalidad. El agua da vida a todo el conjunto y conforma un escenario grandioso y sublime donde nos sentiremos insignificantes ante el panorama visual que se abre frente a nosotros. En la actualidad un barco lleva a los visitantes a lo largo de todo el cañón del Júcar hasta Cortes de Pallás, una oportunidad de adentrarse en lugares inaccesibles donde no es difícil observar numerosos grupos de cabras montesas.

El valle de Sacarás tiene la huella morisca impregnada en el paisaje. Antes de su expulsión en 1609 y la revuelta que tuvo lugar a causa del Edicto Real, por quienes no quisieron abandonar sus tierras, las que consideraban propias por derecho y por herencia, sería un valle relativamente poblado a pesar de su tamaño, donde sus habitantes trabajaban la tierra y vivían en sus pequeñas casas, junto con los animales domésticos y el ganado que, también compartía con los humanos el mismo techo. Para hacernos una idea de cómo sería la vida rural en esta época, basta con realizar un viaje al norte de África, como Túnez o el Rif por ejemplo, donde el paisaje es similar a nuestras montañas y los musulmanes que allí habitan, viven en condiciones parecidas a nuestros moriscos que, tras su expulsión, pudieron establecerse allí. Algunas de las casas que se conservan en el valle de Sacarás y que podremos ver junto al camino, tienen la misma forma y distribución que tendrían a principios del siglo XVII. En el caso de los corrales, por ejemplo, era frecuente que los cristianos que repoblaron esta zona, años después, aprovecharan algunas casas moriscas para guardar el ganado.

Cruzamos el valle de Sacarás de norte a sur hasta alcanzar el desvío ahora asfaltado, que nos lleva en fuerte pendiente, pero ciclable sin problemas, a las cumbres más altas de Alcola y Morrones (852 m). El desvío, para no equivocarnos, lo cogeremos a nuestra derecha y poco después, nos cruzamos con el camino asfaltado que asciende implacable. No hay pérdida posible pues si continuásemos recto, llegaríamos a cruce con la carretera que viene de Jarafuel, y se dirige hacia la muela de Cortes y a la cumbre del Caroig. En este desvío, hay también una casa en ruinas.

Texto y fotografías: José Manuel Almerich

 

VN:F [1.9.3_1094]
Valoracion: 0.0/5 (0 votos)
Categorías: Comunitat Valenciana, Excursiones
Temas: , , , ,




Comentarios


Comentarios

Puedes utilizar las etiquetas más habituales de XHTML en tu comentario.

Formulario para comentar

Loguearme con Facebook

Nombre
Email (no será publicado)
Sitio web
Comentario

Suscribirse a la los comentarios (recibirás un mail cada vez que alguien responda).


Suscripción

Suscripción RSS - Icono RSS Suscribirse RSS / Feed

Suscríbete a través de tu dirección de correo electrónico.



José Manuel Almerich

José Manuel AlmerichEscritor, geógrafo y ciclista de montaña, José Manuel Almerich es un apasionado de la bicicleta por caminos forestales y divulgador por naturaleza del patrimonio rural valenciano. Viajero incansable, ha publicado [...]

leer más