Cámaras anti pinchazos. Una solución idónea


Ante los distintos sistemas antipinchazos van surgiendo novedades que intentaremos analizar una a una. La cámara con liquido reparador nos permitirá seguir rodando en caso de uno o varios pinchazos con una duración de dos años.

Los que utilizan cubiertas tubeless, es decir sin cámara y con líquido sellante, tienen la ventaja de que los pequeños pinchazos se sellan inmediatamente en cuanto el líquido toma contacto con el oxígeno y se vulcanizan. Esto hace que mientras tengamos líquido suficiente en su interior y las cubiertas estén en buen estado, no tengamos que pararnos a reparar los pinchazos excepto que sean cortes en los neumáticos o pinchazos de diámetro considerable.

No obstante, muchos ciclistas temen el cambio de cubierta, o su sustitución por cámaras cuando pierden aire y ya no se reparan automáticamente. El motivo es el líquido que en la mayoría de las veces se ha secado en su interior, es bastante incómodo añadir una cámara, o en caso de reventón, se expande fuera de la rueda provocando una situación bastante desagradable.

También la válvula es especial y necesita ser substituida cuando pasamos a la cámara. Ante este problema, existen en el mercado las cámaras con líquido sellante integrado, es decir, el líquido ya va incorporado dentro de la cámara, y ésta a su vez dentro de la cubierta, y por tanto no se sale de la rueda.

Hay varias marcas de este tipo, su precio oscila entre 7 y 14 euros, todo es cuestión de gustos y sobre todo de calidad. Para ello no hay que escatimar y así no nos arrepentiremos de su fiabilidad.

Su funcionamiento es muy sencillo: sólo con rodar es la fuerza centrífuga la que se encarga de repartir el producto por todo el interior de la cámara de una manera uniforme. Al pinchar, el líquido entrará en contacto con el aire y solidificará, sellando la fuga, al igual que ocurría con las cubiertas tubeless, pero en este caso, la diferencia es el líquido no se sale, taponado a su vez por la cubierta, y por tanto no ensucian el entorno.

Las ventajas son evidentes: en primer lugar la instalación y retirada es muy sencilla, como una cámara normal. En segundo lugar, y creo que la mayor ventaja, es la resistencia a los pinchazos, ya que permiten disfrutar de una protección fiable,  gastando mucho menos dinero que si los neumáticos son tubeless. También son bastante más ligeras ya que no se le incorpora líquido y permite llevar cubiertas menos pesadas y apurarlas más en cuanto a la banda de rodadura. Su duración estimada es de dos años aproximadamente, y siempre tenemos que tener la precaución cuando tengamos la bicicleta parada es mantener la válvula en la parte superior para que el líquido no se deposite a la entrada de la válvula y nos impida hinchar la rueda cuando pierda algo de aire. El líquido que utilizan estas cámaras no es tóxico ni inflamable, y al ser soluble en agua es bastante respetuoso con el medio.

 

Como desventajas es por supuesto el peso, que aunque sea menos que una tubeless normal, como mínimo estaríamos hablando de 300 gr en ruedas de la talla. También hay que tener en cuenta que esta protección anti pinchazos no es efectiva ante un corte o raja en la cubierta ya que está diseñada para vulcanizar pequeños cortes hasta 3 mm. Y como última desventaja el hecho de que no se pueden reparar, es decir, no admiten parches, por lo que una vez el líquido se pierde, hay que sustituirlas por unas nuevas.

 

 

VN:F [1.9.3_1094]
Valoracion: 0.0/5 (0 votos)
Categorías: Comunitat Valenciana, Material deportivo, Mecánica y mantenimiento
Temas: , , ,




Comentarios


Comentarios

Puedes utilizar las etiquetas más habituales de XHTML en tu comentario.

Formulario para comentar

Loguearme con Facebook

Nombre
Email (no será publicado)
Sitio web
Comentario

Suscribirse a la los comentarios (recibirás un mail cada vez que alguien responda).


Suscripción

Suscripción RSS - Icono RSS Suscribirse RSS / Feed

Suscríbete a través de tu dirección de correo electrónico.



José Manuel Almerich

José Manuel AlmerichEscritor, geógrafo y ciclista de montaña, José Manuel Almerich es un apasionado de la bicicleta por caminos forestales y divulgador por naturaleza del patrimonio rural valenciano. Viajero incansable, ha publicado [...]

leer más