Camping Pepe, compromiso con las dunas


El camping Pepe, integrado desde hace décadas en la playa de Oliva, es un lugar ideal para pasar unos días junto al mar, con o sin bicicleta, tanto en verano como en invierno

Con Vicent hemos quedado a media mañana. Estamos a finales de agosto y el camping está a pleno funcionamiento. Belgas, alemanes, ingleses y noruegos lo frecuentan todos los años junto con turistas nacionales, aunque los primeros vienen también en invierno, sobre todo en bicicleta. Porque el camping está abierto todo el año y por tanto te permite quedarte en sus bungalows de madera frente a las dunas, con todo tipo de comodidades, en un clima extraordinario y envueltos de una paz absoluta.

Así es fácil  entrenar, -nos comenta Vicent Chelet su propietario-, porque además combinan la estancia con el cercano Hotel Oliva-Nova Golf dando  distintas posibilidades de alojamiento para todos los niveles y realizar excursiones en bici por la Vall de Gallinera, la Vall de Pop, Laguar o Guadalest, circuitos de altura con grandes desniveles que recorren durante el invierno  ciclistas del centro y norte de Europa. Paradojas del turismo en el que el desnivel, la climatología y el alojamiento han vencido a la estacionalidad.

Por eso el entorno donde se ubica el camping ayuda a romper con la inercia de un turismo de sol y playa, desde el mismo lugar donde comenzó hace décadas.

El camping Pepe funciona desde principios de los años 60. Entonces las cosas no eran como ahora  y el restaurante del camping obtuvo una concesión del Estado para ubicarse frente al mar con una terraza en mitad del cordón dunar, Costas advierte, al igual que ocurre con el Hostal Galicia en la Marina de Elche, y otros restaurantes más, que dicha concesión tiene un límite temporal y puede no ser renovada.

Conscientes de esa situación y mientras dure la concesión, el camping se ha comprometido a mantener y cuidar las dunas, acordonarlas, delimitarlas y separarlas del propio camping con setos verdes, creando también unos caminos de madera para evitar que los campistas y usuarios pasen  por encima  de las dunas.

Antes era un continuo paso (nos comenta Vicent), ahora todos lo respetan, la vegetación se ha desarrollado y en ellas vuelve a anidar el Chorlitejo Patinegro, también conocido como Frailecillo Blanco o Corriol Camanegre en valenciano, especie en grave retroceso en nuestras costas y cuya supervivencia depende de la conservación de su hábitat.

Protección del cordón dunar para facilitar la nidificación del chorlitejo

Tan sólo cuatro gestos ayudarán por nuestra parte a que esta especie, que anida y vive en  la arena, sobreviva: No caminar sobre las dunas ni zonas acotadas, acceder a la  playa por sendas acordonadas, si ves huevos o polluelos ignorarlos por completo, no cogerlos  nunca y sobre todo, respetar la  prohibición de animales domésticos en la playa.

Dunas delimitadas y protegidas junto al camping

En este sentido, el Camping Pepe elaboró un proyecto técnico de  protección dunar para tratar de compatibilizar el  uso turístico y la conservación del hábitat. Nadie pone en cuestión el  impacto de la terraza  construida  hace más de medio siglo, pero mientras dure la concesión, podemos disfrutarla sin perjuicio del entorno.

Dicen que los  campings son la forma más ecológica y respetuosa con el medio ambiente, precursores del turismo sostenible e integrados en el paisaje.

Tónica y Pepe de Carcaixent, los padres de Vicent, compraron el camping en el año 1981 a los anteriores propietarios que casualmente se llamaban igual.

Vicent Chelet, actual propietario del camping Pepe

Desde entonces el restaurante y su terraza han sido lugar de encuentro familiar y turistas que todos los veranos repiten destino.

Terraza del restaurante (Camping Pepe)

Personalmente me recuerda el incipiente turismo de nuestros padres, aquel de pasar el día en la playa, con sombrillas y sillas de madre, sin crema solar (entonces no eran conscientes todavía del peligro de las quemaduras del sol en exceso) y paella junto al mar.

Cicloturismo en familia en el restaurante del camping

Un mar, el de Oliva cuyas playas siguen conservando ese aspecto primigenio de aguas transparentes y arena fina que han atrapado desde que los primeros fenicios, hace más de 3000 años, colonizaron nuestras costas.

Texto y fotografías: José Manuel Almerich

 

VN:F [1.9.3_1094]
Valoracion: 5.0/5 (1 voto)
Camping Pepe, compromiso con las dunas, 5.0 out of 5 based on 1 rating
Categorías: Comunitat Valenciana, Excursiones, Lugares con encanto, Nuestros protagonistas
Temas: , , , ,




Comentarios


Comentarios

Puedes utilizar las etiquetas más habituales de XHTML en tu comentario.

Formulario para comentar

Loguearme con Facebook

Nombre
Email (no será publicado)
Sitio web
Comentario

Suscribirse a la los comentarios (recibirás un mail cada vez que alguien responda).


Suscripción

Suscripción RSS - Icono RSS Suscribirse RSS / Feed

Suscríbete a través de tu dirección de correo electrónico.



José Manuel Almerich

José Manuel AlmerichEscritor, geógrafo y ciclista de montaña, José Manuel Almerich es un apasionado de la bicicleta por caminos forestales y divulgador por naturaleza del patrimonio rural valenciano. Viajero incansable, ha publicado [...]

leer más