El Palmeral de Elche


Un recorrido en bicicleta por el mayor oasis de Europa

Para los egipcios eran símbolo de fertilidad. Los cartagineses la estamparon en su moneda, griegos y romanos la utilizaban como ornamento para sus celebraciones triunfales y en la tradición cristiana, representan la paz.

Aunque ya aparecen testimonios pintados en la cerámica íbera  y Plinio  el Viejo cita su presencia en el sureste de Hispania, el origen de las palmeras se atribuye, de forma errónea,  a la conquista musulmana.  Sí es  cierto que durante la época de Abderramán I se extendió su cultivo y se trajeron de África miles de ejemplares para la producción de dátiles. Y a poco que hayas recorrido  algún oasis argelino, tunecino o marroquí podrás ver la similitud en la forma de cultivo de las mismas, delimitando los márgenes de los campos y la  huerta en el centro, como el campo de Elche.

El mayor palmeral de Europa  fue incluso capaz de superar el impacto económico y cultural cristiano y el mismo Jaime I lo protegió, prohibiendo expresamente que se talase ninguna palma. Un paraíso así no podía desaparecer y hoy, Patrimonio de la Humanidad, es un privilegio disfrutar de su sombra y pasear a pie o en bicicleta entre  los huertos de palmeras que conservan su estructura medieval intacta. En Elche los huertos se  mantienen integrados en la ciudad, como jardines urbanos.

(foto Eva Máñez) Palmeral de Elche

Recorrer en bici esta preciosa ciudad por su entorno rural y trasladarnos 2500 años atrás en el yacimiento arqueológico de l’Alcudia, allí donde apareció la Dama, es viajar por la esencia de la historia ilicitana.

Parque  Municipal

También es imprescindible recorrer el casco urbano para entender la importancia cultural de Elche y visitar sus monumentos: el palacio de Altamira, donde se encuentra el museo arqueológico, la torre de la Calahorra, los baños árabes en el sótano del convento de la Merced, la torre del Consell en el Ayuntamiento o la Basílica de Santa María donde se representa el Misteri d’Elx y desde cuya torre se puede contemplar la impresionante extensión del palmeral, con tantos ejemplares como habitantes (más de 200.000)

(foto Eva Máñez)

Elche es la ciudad por excelencia del sureste alicantino. Tiene una intensa vida cultural  a y personalidad propia, además de un importante desarrollo económico gracias a la industria del calzado.

Campo de Elche

Nuestra propuesta está basada en una excursión muy sencilla, apta para toda la familia, que recorre tanto la ciudad como los huertos de palmeras más relevantes de la ciudad como l’hort de Sempere, l’hort de la Rogeta, l’hort del  Sol o el huerto del capellán Castaño, más conocido como el huerto del Cura, cuya visita es muy recomendable por la variedad de palmeras provenientes de todos los continentes, y algunos ejemplares únicos,  como la palmera imperial, con siete troncos o hijuelos, que parten del mismo tascón a dos metros de altura. También la ruta puede completarse con un recorrido por el parque municipal, el casco histórico y el cauce del río Vinalopó.

Huerto del Cura.  Palmera Imperial al atardecer

 

Ruta completa del Palmeral y centro histórico (Ciclable 100%)

El cauce del Vinalopó

Texto: José Manuel Almerich/Fotos: Visitelche, Guía Repsol, Eva Máñez y J.M Almerich

VN:F [1.9.3_1094]
Valoracion: 0.0/5 (0 votos)
Categorías: Comunitat Valenciana, Excursiones, Lugares con encanto
Temas: , , , ,




Comentarios


Comentarios

Puedes utilizar las etiquetas más habituales de XHTML en tu comentario.

Formulario para comentar

Loguearme con Facebook

Nombre
Email (no será publicado)
Sitio web
Comentario

Suscribirse a la los comentarios (recibirás un mail cada vez que alguien responda).


Suscripción

Suscripción RSS - Icono RSS Suscribirse RSS / Feed

Suscríbete a través de tu dirección de correo electrónico.



José Manuel Almerich

José Manuel AlmerichEscritor, geógrafo y ciclista de montaña, José Manuel Almerich es un apasionado de la bicicleta por caminos forestales y divulgador por naturaleza del patrimonio rural valenciano. Viajero incansable, ha publicado [...]

leer más