Buceando en agua turbia


La mar es imprevisible y a veces parece acogernos con un poco de desgana, ofreciéndonos el lado oscuro o lo que es lo mismo, presentándose turbia y sin visibilidad.

Cualquier buceador con un mínimo de experiencia se habrá encontrado alguna vez esta situación, inicialmente desagradable pero no insuperable. Entonces es cuando nos planteamos qué hacer, nos sumergimos preparados para un tortuoso recorrido en chocolate o prescindimos por ese día de bucear y demà ja vorem?

Si no siempre podemos hacer...windsurf?

Si no siempre podemos hacer...windsurf?

La turbidez suele ser causada por la presencia de materia inorgánica en suspensión (arena y barro  sobre todo) generando ese aspecto parduzco tan propio del litoral después de un temporal, por lo que la causa primaria de la presencia de las partículas serían las cuestiones meteorológicas del oleaje y las corrientes y en algunos supuestos, hasta el aleteo del grupo, y es que nunca me cansaré de recomendar un buen control de la flotabilidad y un aleteo eficiente, que nos impulse al ritmo deseado pero sin levantar el fondo.

Pues bien, en caso de turbidez evidente, aunque tengamos muchas ganas de bucear, si no lo vemos claro lo mejor es no sumergirnos, no hay que olvidar que la finalidad es pasárnoslo bien, no sufrir para vernos hasta el reloj. Pero si encontramos una mar tranquila y, aunque sucia, está buceable podemos adentrarnos aunque con algunas cautelas para hacer más segura la inmersión:

Será conveniente llevar linterna

Será conveniente llevar linterna

El recorrido deberá ser más corto pues así el esfuerzo para orientarnos no será agotador y las posibilidades de perdernos se reducirán.

Es importante llevar una fuente de luz, no para ver sino para que nos vean. En este sentido las partículas en suspensión generan un efecto similar al de la niebla en la carretera: entonces se impone quitar la larga y poner la corta o las luces específicas; pues aquí igual, una luz de poca potencia o mejor, una luz estroboscópica.

La distancia respecto al compañero se reducirá tanto como la visibilidad. En este tipo de inmersiones es cuando comprobamos la conveniencia de que algunos elementos del equipo sean de colores chillones, sobre todo las aletas, que de ser amarillas fosfo, por ejemplo, a ser negras pueden suponer ser vistas a pasar completamente desapercibidas.

Las aletas de color chillon son más visibles

Las aletas de color chillón son más visibles

También será muy útil llevar –y saber manejar- una brújula, y en ocasiones, un carrete guía que nos devuelva al punto de inicio de inmersión, sobre todo si buceamos desde embarcación.

VN:F [1.9.3_1094]
Valoracion: 5.0/5 (2 votos)
Buceando en agua turbia, 5.0 out of 5 based on 2 ratings
Categorías: Comunitat Valenciana, Escuela de buceo
Temas: , , , , , , , , , ,




Comentarios


Comentarios

Puedes utilizar las etiquetas más habituales de XHTML en tu comentario.

Formulario para comentar

Loguearme con Facebook

Nombre
Email (no será publicado)
Sitio web
Comentario

Suscribirse a la los comentarios (recibirás un mail cada vez que alguien responda).


Suscripción

Suscripción RSS - Icono RSS Suscribirse RSS / Feed

Suscríbete a través de tu dirección de correo electrónico.



Rafa Martos

Rafa MartosTécnico Deportivo en AA.SS, Instructor de buceo y fotógrafo submarino, autor de publicaciones divulgativas de buceo y snorkel, editó el libro Buceo en la Costa Blanca y es [...]

leer más