El buceador fantasma


No me estoy refiriendo a ninguna aparición espectral de un buceador en las profundidades ni a ningún superhéroe subacuático, que tampoco sería extraño dada la saturación de los más variopintos y portentosos personajes con superpoderes en el cine actual.

El buceador fantasma es una expresión que leí recientemente y que venía a significar la actitud que todo buceador debería adoptar para conseguir minimizar su presencia en el mar durante sus inmersiones. Se decía que el buceador adopta un comportamiento activo cuando se sumerge, tocando la vida marina -ya sea involuntariamente como cuando con el aleteo golpeamos especies sobre todo las sésiles bentónicas, como gorgonias, ascidias etc., ya sea con toda la conciencia del mundo como cuando damos de comer a los peces o intentamos tocar y hacernos amigos del sufrido pulpo de turno o alterando la disposición de elementos que hay en los fondos, y que esto nos debe hacer tomar conciencia para cambiar nuestra actitud y pasar a ser buceadores fantasmas que se limitan a observar el ambiente y entorno subacuático.

Nada de molestar a la fauna

Pero ser activo tampoco está nada mal, como cuando contribuíamos a limpiar los mares de la basura y restos que desgraciadamente encontramos en nuestras inmersiones.

Sin duda el buceador es un aliado de la vida marina que se queda deslumbrado de la belleza de los fondos y que disfruta con su mera contemplación, sin necesidad de tocar nada ni fastidiar. Así creo sinceramente que son la mayoría de los buceadores. Pero esta actitud hay que conjugarla a mi parecer con la mera satisfacción de bucear,  con la inigualable sensación de ser ingrávidos y de volar sin límites. De hecho yo necesito bucear como simple acto de sumergirme y respirar bajo el agua.  Me reconforta, me hace sentir mejor, me relaja… y si encima la visibilidad es buena,  el paisaje  bonito,  la vida  diversa y abundante y si las especies permiten acercamientos, pues muchísimo mejor.

Disfrute sin límites

Tenemos que ser buceadores fantasmas en tanto a limitarnos a contemplar y evitar dañar el fondo o los moradores del mar. Pero tenemos que estar bien vivos y activos para disfrutar de cada ocasión, siempre extraordinaria, de sumergirnos y dar vida a nuestros sueños.

 

VN:F [1.9.3_1094]
Valoracion: 5.0/5 (7 votos)
El buceador fantasma, 5.0 out of 5 based on 7 ratings
Categorías: Centros de buceo, Comunitat Valenciana
Temas: , , , , , , , , , , , , , , , ,




Comentarios


Comentarios

Puedes utilizar las etiquetas más habituales de XHTML en tu comentario.

Formulario para comentar

Loguearme con Facebook

Nombre
Email (no será publicado)
Sitio web
Comentario

Suscribirse a la los comentarios (recibirás un mail cada vez que alguien responda).


Suscripción

Suscripción RSS - Icono RSS Suscribirse RSS / Feed

Suscríbete a través de tu dirección de correo electrónico.

Rafa Martos

Rafa MartosTécnico Deportivo en AA.SS, Instructor de buceo y fotógrafo submarino, autor de publicaciones divulgativas de buceo y snorkel, editó el libro Buceo en la Costa Blanca y es [...]

leer más