¿El kite es más fácil que el windsurf?


Jimy enseñando el wáter start a su alumno

Jimy enseñando el wáter start a su alumno

Existe la creencia muy extendida, que el kite es mucho más fácil de aprender que el windsurf, pero, ¿es cierta esta afirmación?

Explicando desde el simulador

Explicando desde el simulador

Hola amigos/as es muy habitual escuchar en tertulias a personas que afirman que el kite es mucho más fácil de aprender que el windsurf, pero a menudo nadie lo argumenta.

El windsurf y el kitesurf tienen muchas similitudes pero también, no es menos cierto, que tienen diferencias importantes, de entrada, es arriesgado comparar el pilotaje de una vela con el de una cometa ya que la vela no vuela y la cometa no está unida a la tabla por un mástil.

En principio quién compara el kite con el windsurf está comparando la modalidad de iniciación del kite, cometa de iniciación con tabla bidireccional- twintip grande, con la modalidad del funboard, que no es la de iniciación en el deporte del windsurf, sino una modalidad avanzada debido a que utiliza tablas sin demasiado volumen y es obligado aprender el planeo rápido y el wáter start.

Postura previa al wáter start en el kite

Postura previa al wáter start en el kite

El funboard se practica con una tabla direccional que nada tiene que ver con una tabla twintip ya que esta última desliza sobre el canto de talones y la primera sobre su carena e implica además tener que aprender a virar y a trasluchar a diferencia del twintip, que moviendo simplemente la cometa, se cambia de amura sin necesidad de sacar los pies de los footstraps.

Pero como he comentado antes no es correcto comparar una modalidad de iniciación al deporte del kite con una modalidad avanzada del deporte del windsurf así que ya partimos de un error de inicio.

La primera gran diferencia con el kite es que la iniciación al deporte del windsurf se suele hacer sin planeo, con tablas direccionales con mucho volumen, que flotan sin problemas, y que permiten aprender a “cámara lenta” las maniobras básicas de control de la vela, orzar, arribar, drizar, las técnicas de control de rumbos y los cambios de amura.

Instrucciones en tierra sin riesgo alguno a diferencia del kite

Instrucciones en tierra sin riesgo alguno a diferencia del kite

En cambio en la iniciación al kite, el pilotaje de la cometa se suele aprender en tierra firme y en el agua con el cuerpo en flotación ya que aprenderlo directamente encima de una tabla es muy difícil (pero no imposible) ya que la fuerza de tracción que genera una cometa es infinitamente mayor que la que puede generar una vela de windsurf y mantener el equilibrio encima de la tabla sería muy difícil para un novato/a.

Además el pilotaje de cometa requiere gran número de técnicas para controlar la postura del cuerpo, la dirección, la velocidad y la potencia de la cometa, así como las maniobras de despegue, aterrizaje y técnicas de evasión del peligro (emergencia), etc.

Sin embargo el aprendizaje del control de una vela de windsurf en tierra y con simulador, es muchísimo más rápido, más fácil y sobre todo mucho menos arriesgado, ya que las maniobras más básicas necesarias son orzar, arrivar, levantar la vela tirando de la driza (drizar), y los movimientos del cuerpo para adoptar la postura correcta encima de la tabla del simulador y así mantener el equilibrio y el control de la vela.

El primer deslizamiento

El primer deslizamiento en el kite

Pasemos al aprendizaje del control de la tabla, como he dicho antes en windsurf el alumno/a aprende con una tabla direccional, con mucho volumen, que flota y no se hunde y que le permite mantenerse de pie encima sin gran dificultad, facilitando el aprendizaje del control de la tabla cambiando el peso en un lado u otro de la misma.

Sin embargo en la iniciación al kite el alumno/a debe aprender a planear con una tabla bidireccional (twintip) desde el minuto cero, sin que haya aprendido previamente en un simulador o sin planear con deslizamiento lento, como ocurre en el windsurf, por tanto desde la lógica pedagógica es mucho más fácil y menos arriesgada la progresión con tabla en el windsurf que en el kite.

Surfkite la modalidad comparable al Funboard

Surfkite la modalidad comparable al Funboard

Dicho esto, antes de comparar dos deportes con muchas similitudes pero también con importantes diferencias, es necesario previamente establecer qué entendemos por aprender cada uno de estos deportes.

Si el único criterio que tenemos en cuenta es quién accede antes al planeo en la iniciación, el kite se anticipa mucho antes pero no porque la lógica pedagógica así lo recomiende, sino por una cuestión mercantil.

El windsurf comparte el mismo aparejo que el resto de modalidades de vela y desde el principio aplicó una metodología similar a la que se desarrolla en vela ligera, donde la progresión es lenta, larga y muy segura, pensada principalmente para los niños/as.

El salto básico con Funboard es muy similar al surfkite

El salto básico con Funboard es muy similar al de Surfkite

Sin embargo la irrupción del kite en las playas fue arrollador, llamaba la atención y era muy espectacular, mucha gente quería aprender y las posibilidades de negocio y ganancia rápida de dinero instauró desde el primer momento una metodología de enseñanza “exprés” que prometía aprender kite en 8 horas y que a precio de oro ha perdurado hasta nuestros días.

La cuestión es si se pueden considerar estos cursos de kite como de iniciación y comparar con la metodología de enseñanza del windsurf, la respuesta lógica es NO.

Nadie se cree en su sano juicio que un alumno/a que termina un curso de iniciación al kite de 8 horas, que no controla todos los rumbos, en especial el de ceñida, que no sabe trasluchar, ni relanzar la cometa del agua en todas sus variantes, ni las principales técnicas básicas de auto rescate, etc. pueda compararse con un alumno/a de funboard, que antes de empezar el curso de iniciación a esta modalidad avanzada ya controla la técnica de los rumbos, los cambios de amura, los auto rescates, etc, con planeo lento con una tabla con volumen y que lleva más de 50-100 horas de clases a sus espaldas.

La pregunta que nos deberíamos hacer es ¿cuántas horas debería realizar un alumno/a de kite con un material similar al que utiliza un alumno/a de funboard para aprender las técnicas básicas de wáter start, control de todos los rumbos, virada por avante, trasluchada, etc?

El wáter start con funboard

El wáter start en el Funboard

Pues yo os lo diré, tantas o más que un alumno/a de windsurf, con la dificultad añadida que hay que controlar una potencia bestial que te puede lanzar por los aires y causarte graves lesiones.

Si queremos comparar el kite de iniciación con el funboard deberemos compararlo con la modalidad de kite avanzada, “el surfkite”, es decir al kite con una tabla direccional.

Aquellos/as que no practicáis kite preguntad lo que cuesta aprender a trasluchar con una cometa y una tabla direccional y os dirán que no es nada fácil.

Como ya he dicho antes, la potencia o fuerza de tracción (tirón) que puede llegar a generar una cometa en el gancho de arnés y en la barra es muy superior a la que genera una vela de windsurf, con la misma intensidad de viento y esta diferencia se hace más exagerada con vientos flojos donde los funboard no consiguen ni planear, esto tiene una serie de ventajas en algunos aspectos del aprendizaje pero a la vez desventajas en otros.

El wáter start en el Kite

El wáter start en el Kite se realiza con una tabla diferente a la que se usa en el Funboard

La primera gran ventaja es que en lugares donde el viento no suele ser tan fuerte como los spots de la Comunitat Valenciana, en verano, con vientos térmicos, hay muchos más días para practicar y aprender kite que para aprender funboard o windsurf con tablas de poco volumen, lo cual puede llevar a la conclusión errónea de que el kite es más fácil cuando la verdadera razón es que se puede practicar más días y por tanto se progresa en menos tiempo, en cambio si viviéramos en Tarifa o en Canarias los días de viento son parecidos para ambos deportes.

Tener siempre potencia de sobra en la cometa tiene sus ventajas, por ejemplo para aprender el wáter start, en cambio el aprendiz de funboard cuando baja el viento tiene que hacer verdaderas virguerías para subirse a la tabla, pero visto desde otra perspectiva esta ventaja se vuelve desventaja si tenemos en cuenta que el aprendiz de kite puede salir volando si se pasa tirando de la barra y el aprendiz de funboard es casi imposible que tenga un accidente aprendiendo esta maniobra, lo cual puede bloquear según quien por el factor miedo.

Otra diferencia, que nunca nadie comenta, es que el aparejo en el windsurf, vela y botavara, están conectados a la tabla a través del pie de mástil, sin embargo en el kite la única forma de transmitir la fuerza de tracción de la cometa a la tabla es a través de nuestro cuerpo lo que nos convierte en aparejo vivo y esto lejos de facilitar el aprendizaje lo que hace es complicarlo, tanto cuando se va encima de la tabla, que el equilibrio dinámico es mucho más inestable, como cuando cae la cometa al agua y hay que relanzarla, maniobra mucho más compleja que levantar una vela del agua.

Levantar una vela del agua es mucho más fácil que relanzar una cometa del agua

Levantar una vela del agua es mucho más fácil que relanzar una cometa del agua

Resumiendo, comparar a un alumno/a que acaba de terminar un curso de kite de 8-9 horas con un alumno/a que finaliza toda una etapa de aprendizaje del windsurf, con tablas con volumen (TDV) a tablas sin volumen (Funboard), es un craso error que lleva a conclusiones erróneas y con consecuencias negativas ya que la propagación de esta idea invita a los principiantes a finalizar el curso de kite de 8 horas y plantearse seguir aprendiendo por su cuenta con el riesgo que ello supone para él/ella y para terceros.

La otra conclusión no menos importante es que hoy por hoy, la metodología del windsurf es de mayor calidad pedagógica que la que se aplica actualmente en las escuelas de kite, ya que la progresión con monitor/a , en una escuela de windsurf es mucho más larga y además existe una adaptación del material acorde a las características del alumno/a que en el kite no sucede por el afán de ganar dinero en el mínimo tiempo posible.

Las escuelas de kite deberían abandonar la enseñanza exprés marcada por las ocho horas y la obsesión por llegar cuanto antes al wáter start y explorar otro tipo de metodología donde el protagonista sea el alumno/a y su singular y particular ritmo de aprendizaje, (metodología por objetivos), con una variedad de ejercicios mucho mayor y sin prisas en entrar en el agua, explorando otros recursos como simuladores, adaptación de material y pilotaje de cometas sobre tablas direccionales con volumen, tipo SUP, con planeo lento, etc.

Relanzar la cometa del agua con el cuerpo en flotación es una de las maniobras más difíciles en la fase de iniciación

Relanzar la cometa del agua con el cuerpo en flotación es una de las maniobras más difíciles en la fase de iniciación

Actualmente ya existen personas que están explorando esta nueva metodología y aunque parezca sorprendente no son las escuelas sino los padres/madres de niños/as que siendo expertos navegantes han pasado mucho más de 8 horas solo en tierra, volando pequeños parapentes hasta que sus hijos/as automatizan el pilotaje y siempre sin prisas, esperando el momento idóneo en que la progresión pide un aumento de dificultad técnica.

Preguntad a un padre/madre cuánto tiempo estuvo su hijo/a volando el parapente en tierra y cuanto tiempo tardó en meterlo en el agua con una tabla, seguro que más de 8 horas.

Podría estar escribiendo líneas y líneas comparando ambos deportes pero no quiero aburriros.

Bueno amigos/as, espero no haber levantado ampollas y molestado a nadie ya que esta reflexión está escrita desde el respeto y el amor a dos deportes que he practicado y conozco a fondo.

 

Hasta pronto y PURA VIDA!!!

VN:F [1.9.3_1094]
Valoracion: 4.2/5 (18 votos)
¿El kite es más fácil que el windsurf?, 4.2 out of 5 based on 18 ratings
Categorías: Comunitat Valenciana
Temas:




Comentarios

  1. 01 2 septiembre, 2016 | Cristina |

    Me parece totalmente acertada tu opinión. Y estoy contigo en que deberían preocuparse más de enseñar a los alumnos de kite al total y absoluto manejo de la cometa,preocuparse más por la satisfacción de enseñar bien a alguien que tiene toda la ilusión por aprender,que de sacar la cantidad de dinero que te sacan por 1misera hora de clase.un saludo.

    VA:F [1.9.3_1094]
    Rating: 0 (from 0 votos)


    • 02 Raúl Arellano 17 septiembre, 2016 | Raúl Arellano |

      Así es Cristina, hay que convencer a los que llegan nuevos a este deporte que deben invertir más en horas de formación para evitar accidentes y las escuelas deberán buscar nuevas fórmulas de negocio que les permita amortizar lo invertido y a los clientes no dejarse una fortuna en cursos.
      Gracias por escribir

      VN:F [1.9.3_1094]
      Rating: 0 (from 0 votos)



Comentarios

Puedes utilizar las etiquetas más habituales de XHTML en tu comentario.

Formulario para comentar

Loguearme con Facebook

Nombre
Email (no será publicado)
Sitio web
Comentario

Suscribirse a la los comentarios (recibirás un mail cada vez que alguien responda).


Suscripción

Suscripción RSS - Icono RSS Suscribirse RSS / Feed

Suscríbete a través de tu dirección de correo electrónico.



Raúl Arellano

Raúl ArellanoRaúl Arellano es un valenciano que practica Kite desde el 2001, anteriormente practicó windsurf durante 15 años. Fue presidente de la AEK, secretario autonómico de Kite de la FVCV, [...]

leer más