KOKI, un japonés enamorado de Valencia