¿CONOCES LA GAMIFICACIÓN? Aprender y divertirse a la vez es perfectamente posible.


El juego está presente en nuestras vidas prácticamente desde que somos niños, proporcionando diversión y entretenimiento. Así pues, ¿por qué no utilizar este recurso en el ámbito de la educación?