Prepararse para los días fríos de surf en la Comunidad Valenciana


Menuda entrada de Octubre estamos teniendo, pero si empiezas a mirar atrás es algo que casualmente se repite y no son casualidades. Os dejaré alguna foto en el artículo que recuerda un día dos de octubre en distintos años. Y es que es un mes especial, se terminó la locura de sombrillas y bañistas en el agua, que se mezclan entre tablas aún estando en una zona balizada para poder hacer surf, sup u otros deportes de deslizamiento. Pero bueno poco a poco espero que la gente se vaya culturizando y respetando estos deportes.

Aún es pronto para hablar de invierno, es más estamos viviendo un octubre calentito, el agua aún está para entrar en licra o bañador, si sopla algo de aire pues un traje 2/2 pero irás sobra, vamos. Como no quiero que os pille de golpe el no estar preparado para el frío, ya sea mediados de otoño, invierno o si te vas a surfear a otra parte más fresca.

Lo bueno de esta época es que los picos se llenan menos, pero no tanto por que es una animalada la de gente nueva que se puede ver en el agua. Cada vez somos más en el agua y aún hay gente que piensa que en la Comunidad Valenciana no se surfea y eso que llega el carril bici hasta la playa.

Se puede decir que el frío no es excusa para librarte de tu dosis de surfing, así que aquí he recopilado unos consejos para hacer que el surf en invierno o en días más fríos sea más placentero.

Aún recuerdo un febrero que entro un mar de historia, estábamos mi gran amigo, mi BRO José Montalar los dos entrando en el Dosel, estábamos solos. El hacer los patos era como vivir un episodio de Bart Simpson, cuando se toma el granizado del Badulaque y te pega un pinchazo en la cabeza que te deja por unos segundos en estado de ¡buuuuu que frío! Pues la misma sensación es la que puedes llegar a tener un día frío sobre todo si tienes que hacer un montón de patos (pasar por bajo de la ola). También recuerdo que en una playa cercana estaban algún que otro surfista, llamados PROS, junto al buen fotógrafo que tenemos, Victor González. Un fotógrafo que sabe bien lo que es pasar duros inviernos para captar una buena imagen. Seguro que nos podría dar algún consejo 😉

Equipo

Neopreno. Ya es hora de volver a la segunda piel o si no quedarte pajartito. Recuerda que si compras un neopreno te aconsejo que hagas una inversión ya que es un producto que te dura años si lo cuidas y luego en el agua dirás buff estoy cansado por pasar frío por las costuras o elasticidad. Si realmente quieres disfrutar de esas olas frías, un buen neopreno es totalmente esencial. Hazte con un 4/3 o 5/3. Las costuras selladas con líquido son la clave, y lo ideal es ir sin cremallera o con cremallera en el pecho para minimizar el enrojecimiento. Del mismo modo repara cualquier rasgadura, mientras que un par de agujeros no son un gran problema en verano, en el invierno se convierten en un problemón. Los 5/3 o 5/4/3 suelen venir con un accesorio de capucha.

Es muy importante que te quede bien de tamaño el neopreno. Si te lo compras olgado facilitarás la entrada de agua y gastarás más energía y si te queda muy apretado restringirá el flujo sanguíneo, hará que sientas el frío más rápido y posiblemente te sientas al final agarrotado por ir tan comprimido.

A todos o casi todos nos encanta sentir la tabla directamente con los pies y no llevar escarpines, pero en algún momento tendrás que olvidarte de esa manía. No puedes surfear si no sientes los pies, es más cuando tienes el pie congelado es más doloroso que cuando salgas del agua, el caminar te resultará difícil por no sentir los pies.

Con las manos lo mismo, hay trucos de ponerte las manos bajo la axila para que puedan entrar en calor. No tienes que castigarte tanto y es mejor entrar ya con todo para evitar congelarse. Para los guantes es importante que te queden bien justos cuando te los compres, luego con el agua se agrandan un poco. Evitarás que te haga bolsa dentro y cuando remes te sea más incómodo.

Luego está la capucha que te ayudará a prevenir dolores de cabeza haciendo el pato, tortuga, como ya os he comentado antes y la temida 1. exóstosis.

No te hagas el macho y consigue un buen par de botas, así como guantes y capucha. No puedes surfear si no puedes sentir tus pies y golpear los dedos en rocas afiladas duele incluso más cuando tus pies son trozos inútiles de carne congelada. Una buena capucha te ayudará a prevenir dolores de cabeza haciendo el pato y la temida exóstosis.

Empieza bien la sesión

Coge fuerzas antes de meterte en el frío mar mediante una buena dosis de hidratos, proteínas y agua. Asegúrate de estar caliente antes de cambiarte: dispara la calefacción del coche de camino a la playa. Viste una buena chaqueta para el previo chequeo de la zona. Tampoco te pases para evitar un contraste fuerte con el exterior. Tiene que intentar entrar en calor para ponerte el traje y entrar al agua. Una vez en el agua ya irás entrando en calor por el movimiento.

Estira y calienta en la playa antes de entrar al agua. Cuando te sumerges en agua muy fría el mecanismo de defensa natural de tu cuerpo es reducir el flujo de sangre a tu piel y extremidades; el objetivo es reducir la pérdida de calor de la piel y mantener la sangre caliente en tu cuerpo para proteger los órganos vitales. Desafortunadamente, esto también puede hacer que tus manos y pies estén casi inutilizables, lo que más bien frustra el objetivo de surfear. Calentar antes de meterse en el agua hace que la sangre bombee con fuerza desde el principio, aumentando la cantidad de tiempo que puedes sentir los dedos de los pies.

Por eso el grosor de los neoprenos está repartido para que en la zona de los organismos esté bien caliente, de ahí ahora se ven más trajes con forro para dar un aporte de calor mayor.

Crema hidratante y vaselina

Pasar mucho tiempo en aguas frías y vientos fuertes es bastante desastroso para la piel y los labios. Llega a ser molesto el tener los labios cortados, te recomiendo que te pongas buena cantidad de crema antes de entrar. Al salir podrías hacer el mismo gesto de ponerte vaselina para evitar la humedad. No es ser coquet@, es cuidarse 😉

Tablas

El invierno normalmente trae olas más grandes y mejores. Existe la teoría de que el agua fría es más densa, más pesada y más poderosa que la cálida, lo cual combinada con que tu tabla es más pesado y menos flexible, significa que vas a necesitar un poco de ayuda adicional para entrar en las olas. Escoge una tabla un poco más grande y con más volumen que la de verano para disfrutar del surf de invierno.

La cera, la tendrás que cambiar por la de temperatura del agua. Así que lo más seguro que tengas que hacer una buena limpieza a la tabla para poner la de la nueva temporada. Usa una rasqueta y no ensucies la playa 😉

Durante la sesión

Si te quedas parado, te vendrá a la mente el quedarte momificado de frío. Por lo que te recomiendo que te muevas, para poder durar más tiempo sin pasar frío. Cuanto más remes y te muevas más caliente estarás y más sangre caliente bombearás a tus manos y pies. No quiere decir que te pongas a remar a lo loco de un lado a otro, pero si aprovecha a la hora de remontar hacerlo con más energía y potencia. Intenta evitar el pato tanto como sea posible. Para eso tendrás que conocer bien el pico y ver bien por donde tienes que entrar, evitando pasar tanta espuma.

Cuando estés sentado sobre la tabla prueba meter las manos en las axilas para mantener el calor. Alternativamente, pon los brazos hacia abajo con las manos hacia afuera como si trataras de imitar a un pingüino, y encoje los hombros hacia arriba y hacia abajo, sentirás cómo esto fuerza a la sangre caliente a circular.

Si todo eso falla, recuerda que toda esa agua que bebiste antes para evitar la deshidratación puede convertirse en un sistema de calefacción interno…

De pequeño te decían que no te hicieras pis en la cama y noche tras noche hacías caso, hasta que lo conseguiste. Si yo ahora te digo que si tienes frío te puedes hacer pis encima, me dirás que soy un cochino y estoy mal de la cabeza. Sí, existe algo extrañamente satisfactorio sobre orinar en el neopreno (¡no te olvides de lavarlo después!). Quien diga que no ha orinado en el neopreno es un mentiros@ 😉

Practicar surf en agua muy fría es agotador ya que tu cuerpo gasta mucha energía tratando de mantenerse caliente. Sal mientras todavía te queda energía, surfea siempre con un amigo y manteneros atentos el uno al otro. Vigila los signos de hipotermia. Si te quedas rato fuera esperando para volver entrar, te quedarás más frío. Y lo de surfear con alguien, es siempre recomendable por si te ocurre algo no estar solo.

Cambiarse

Cambiarse después de la sesión es probablemente la peor parte de toda la experiencia ya que el viento se cuela en la piel expuesta… En un mundo perfecto todos tendríamos una furgo para cambiarnos, sin embargo hay algunos métodos más baratos para hacerlo.

Intenta llenar una botella grande de agua con agua hirviendo antes de salir de la casa. Siempre me acordaré en la Playa de Las Arenas, una chica que iba sin coche, y se volvía en transporte público. Se dejaba el termo de agua caliente en la orilla con la funda, para luego ponerse agua caliente mezclada con otra botella de agua del tiempo.

Te recomiendo calentar los pies y las manos para ir entrando en calor. Antes de entrar al agua no dejes todo tirado, luego al salir y abrir el coche o furgo querrás las cosas rápido porque te estas quedando pajarito. Prioriza lo que tengas que usar antes, toalla o poncho de surf. Antes te comentaba lo del termo de agua, pues el mejor sitio para dejarlo es junto a la camiseta y ropa interior para que esté luego calentita.

Cuando hayas terminado de surfear el agua tendrá una temperatura más aceptable y podrás usarla para enjuagar la arena y la sal mientras te calientas los pies, sin llegar a quemarte.

No empieces a quitarte el traje a lo loco y piensa que hace frío, estás mojado y la puedes liar si no empiezas a ponerte cosas que se puedan mojar. Yo te recomiendo que te quites primero la parte de arriba te seques bien la parte superior. Una vez estés bien seco te puedes poner la camiseta, sudadera y el resto que tengas para poder ir entrando en calor. Luego con la toalla o el poncho que te lo has quitado para poder ponerte la ropa de arriba te bajas la parte inferior y te secas lo antes posible para ir poniéndote ya el resto de ropa.

Como accesorio estaría bien que tengas algo que te evite el contacto directo con el suelo, para no notar el frío del suelo y aislarse un poco más la planta del pie. Hay más formas de cambiarse. ¿Cuál funciona mejor para ti?

No todo termina en la playa

Calentarse, frotarse los brazos, piernas, después de una exposición prolongada al frío es uno de los sentimientos más placenteros del mundo. A bailar el baile Mongo Longer para entrar en calor 😉

Abrígate con jerseys gruesos de lana y una chaqueta de plumón, forro polar, etc. Y si eres apañad@ te habrás llevado un termo de café o té, esto si que es ya modo TOP. Todo sienta mejor después de una buena sesión de surf.

1. Exóstosis. Estar en contacto continuo con agua y viento fríos puede producir un crecimiento anormal de hueso en el conducto auditivo externo. El término médico de este crecimiento óseo se denomina exóstosis, también conocido comúnmente como oído de surfista.

 Nos vemos en el agua 😉
¡Larga vida al LOG!
@pepolongboard
#MongoLonger

VN:F [1.9.3_1094]
Valoracion: 0.0/5 (0 votos)
Categorías: Comunitat Valenciana
Temas:




Comentarios


Comentarios

Puedes utilizar las etiquetas más habituales de XHTML en tu comentario.

Formulario para comentar

Loguearme con Facebook

Nombre
Email (no será publicado)
Sitio web
Comentario

Suscribirse a la los comentarios (recibirás un mail cada vez que alguien responda).


Suscripción

Suscripción RSS - Icono RSS Suscribirse RSS / Feed

Suscríbete a través de tu dirección de correo electrónico.



Pepo Torres

Pepo TorresPepo Torres Rengel. A los 8 años de edad comenzó su pasión por los deportes de deslizamiento de agua, en especial el surf. Comenzó como muchos con el Bodyboard y [...]

leer más